0
Publicado el 16 Octubre, 2018 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

La distancia no apagó el fuego

El superclásico del futbol mundial se jugó en el estadio King Abdullah de la lejana Arabia Saudí
Neymar fue entrega total. Foto: (infobae.com)

Neymar fue entrega total. Foto: (infobae.com)

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

Las dos selecciones grandes de Sudamérica sacan chispas siempre que se ven en una cancha de fútbol. La primera vez lo hicieron fue en 1914, y la victoria de hoy por parte de Brasil sobre Argentina 1-0, fue la versión número 100 de esta histórica rivalidad.

Previo a este encuentro había 37 triunfos para cada una y 25 empates, con 153 goles argentinos y 151 brasileños. Por la tanto, la diana anotada de testa por el defensor del Inter de Milán en el descuento tras el saque desde el corner de Neymar, constituye el desempate entre estas dos apasionadas naciones, que viven y mueren por el más universal de los deportes.

La superioridad de la verdeamarela se notó durante casi todo el compromiso al ataque, protagonizado fundamentalmente por la velocidad y la técnica del camiseta 10, Neymar. No obstante, la buena noticia para la selección argentina es la buena forma en que se mostró su línea defensiva y la organización en el campo, factores que incidieron en que la canarinha, aun con una posesión del 63 por ciento, solo consiguiese rematar tres veces con dirección de gol. Una escuadra albiceleste joven, con un técnico interino y la ausencia de Lionel Messi, fueron suficientes elementos en contra para ceder ante un 11 brasileño de lujo.


Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez