0
Publicado el 19 Noviembre, 2018 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

LUCHA. Radiografía a una cadena mágica

Los cubanos han ganado al menos una medalla mundial cada año desde 1982

 

 

Mijaín López: cinco medallas de oro y tres de plata en mundiales. (granma.cu)

Mijaín López: cinco medallas de oro y tres de plata en mundiales. (granma.cu)

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Era un signo de interrogación muy interesante. Los impetuosos luchadores cubanos viajaron hace unas semanas hasta Budapest con un objetivo siempre complicado: mantener la cadena casi mágica de ganar cada año al menos una medalla mundial. Así había ocurrido desde 1982. En esta ocasión (evento celebrado del 20 al 28 de octubre) iban de nuevo sin el casi invencible Mijaín López, quien se acoge a otro año semisabático para alargar su carrera e intentar buscar una cuarta medalla olímpica de oro en Tokio 2020.

El resultado añorado, como se conoce, se logró desde el primer día de las finales (esta vez en la segunda jornada). Esa primera alegría la propició un librista convertido por primera vez en campeón mundial: Yowlys Bonne (división de los 61 kilogramos). Fue un premio a su persistencia, pues antes no se rindió en momentos en los cuales no lo acompañó el éxito, y hasta pensó retirarse tras discutir y no lograr bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Otros cuatro se embullaron y terminaron con bronces: los también libristas Alejandro Calabaza Valdés (65), Franklin Marén (70), y la primera de una cubana en toda la historia: Lianna de la Caridad Montero (55), así como el grequista Oscar Pino (130).

Se debe recordar también que el equipo masculino de libre terminó en cuarto lugar, lo cual le dio cómoda clasificación para la próxima Copa del Mundo.

Y todo ello invita a intentar hacer una radiografía. Al principio, como es lógico, las cosas no funcionaban así: cuando los cubanos se presentaban en las fuertes competencias europeas solían perder en el primer combate. A pesar de ello Gustavo Rolle, considerado el padre de la lucha cubana, siempre tuvo esperanzas de que se llegarían a ganar medallas en Campeonatos Mundiales y en Juegos Olímpicos.

“La confianza ofreció los primeros frutos cuando en ellos comenzamos a quedar en quintos o sextos lugares. Ello me daba la idea de que se podía. En los primeros momentos hubo quienes se reían de nosotros. Hoy nos respetan. Lo piensan cuando tienen que enfrentarnos. Cuba es la nación que más ha progresado en los últimos 25 años. Pasamos de ser un deporte con poca tradición aquí a una potencia”, dijo Rolle, siempre entusiasmado, para los lectores de BOHEMIA.

El especialista nos abrió los profundos archivos de un libro suyo muy valioso que hoy es tan solo un proyecto, Historia de la lucha cubana, que debería ser apoyado por alguien que digitalice parte de esa información, y luego por una editorial, pues nos hemos dado cuenta, desde muy cerca, de que corre el peligro de nunca ver la luz. Ello sería algo muy lamentable. Y puede evitarse.

En esos archivos aparece que los cubanos han ganado 105 medallas en campeonatos mundiales, divididas en 29 de oro, 28 de plata y 48 de bronce. La división por estilos deja a los de la libre masculina con 55 (12-17-26), en tanto los de la grecorromana tienen 49 (17-11-21). Ahora, en la femenina, que solo compite en la libre, se sumó la ya citada primera rayita, propiciada por Lianna de la Caridad Montero.

Y que, todavía sin actualizarse los datos del último mundial, es decir, hasta lo ocurrido en el de 2017, nuestro país aparecía en un destacado décimo lugar, con 28 de oro-27 de plata-44 de bronce=99 (la suma de lo de ahora llevó a pasar del centenar de preseas, con las cifras ya mencionadas en el párrafo anterior).

La cima, casi no hace falta escribirlo, pertenecía a Rusia (253-93-69=415). Sí hace falta el recordatorio, se vuelve imprescindible, que un equipo grecorromano de esa potencia fue relegado al segundo lugar en el de Patras 2001 por unos imponentes cubanos dirigidos por el inolvidable Pedro Val.

“Las dos primeras fueron de bronce, en el de México 1978, ganadas por Luis Ocaña y Bárbaro Morgan. Las dos de oro en Budapest 1985 y 1986, logradas por el también librista Raúl Cascaret”, recordó Rolle, quien fuera su entrenador en los inicios.

Los buenos resultados podrán seguir llegando si nuestros luchadores llegan con la preparación necesaria para mantener esa cadena que hemos bautizado de “casi mágica”.

El primer oro mundial de las féminas

Al cierre de esta edición quedó demostrada la buena salud de la lucha cubana cuando Yudaris Sánchez (68 kilogramos) se agenció la medalla de oro en el Campeonato Mundial sub 23, que tuvo por sede a la ciudad de Bucarest, Rumanía. De esta forma, la criolla se convirtió en la primera luchadora cubana de la historia en conquistar un título en Campeonatos Mundiales y se hizo el mejor de los regalos el día de su cumpleaños 21.


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez