0
Publicado el 28 Enero, 2019 por Dayán García La O en Deportes
 
 

Béisbol

Campeonísimos… de la gorra a los spikes

Los tuneros inscribieron su sello en la historia del béisbol cubano, con una de las temporadas más dominantes de los últimos tiempos
¡Campeonísimos! (ROBERTO SUÁREZ/Juventud Rebelde)

¡Campeonísimos! (ROBERTO SUÁREZ/Juventud Rebelde)

Por DAYÁN GARCÍA LA O

EL 28 DE enero de 2018 el jardinero granmense Yoelquis Céspedes capturó un elevado al jardín derecho y Granma se encendió con el segundo título conseguido en el torneo doméstico del deporte de las bolas y los strikes. Después de eso, mientras los alazanes trotaban en el Julio Antonio Mella, vi llorar a Pablo Civil, el mánager tunero.

Pablo Civil cambió en la temporada 58 las lágrimas por la felicidad. (radiobayamo.icrt.cu)

Pablo Civil cambió en la temporada 58 las lágrimas por la felicidad. (radiobayamo.icrt.cu)

Lloraba por tener tan cerca la gloria y no poder tocarla con sus manos, regalaba lágrimas al esfuerzo de un año, al desenlace dramático de ese séptimo partido, en su casa, ante su público. En esa oportunidad, el timonel salió del banco, casi que obligado por sus compañeros, para que la afición le regalara una infinidad de aplausos. A pesar de la derrota en el último juego del campeonato Las Tunas había conseguido una medalla de plata, lo mejor en sus más de cuatro décadas de existencia.

El habanero-artemiseño Jorge Enrique Alomá ya es campeón nacional y demostró estar listo para empeños mayores. (JOSÉ RAÚL RODRÍGUEZ ROBLEDA/Trabajadores)

El habanero-artemiseño Jorge Enrique Alomá ya es campeón nacional y demostró estar listo para empeños mayores. (JOSÉ RAÚL RODRÍGUEZ ROBLEDA/Trabajadores)

Aquel 28 de enero no pude entrevistar a Civil, y solo atiné a ponerle una mano en el hombro y a decirle felicidades, y él con un Gracias me dejó claro que la historia no concluía en ese instante. Estoy convencido de que a partir de ese tarde de enero, Pablo y cada pelotero de su equipo empezaron a contar los días para mejorar esa labor con lo único que podían, con un título de Cuba. Alrededor de un año después, el 17 de enero de 2019 en el estadio Augusto César Sandino el camarero Jorge Enrique Alomá capturó una roletazo de Willian Saavedra y fue a pisar la segunda base para el out 27 del quinto juego de la gran final entre tuneros y villaclareños.

Eduardo Paret guió a Villa Clara hasta la gran final y tuvo un debut como entrenador a la altura de su calidad como pelotero. (JUAN MORENO/Juventud Rebelde)

Eduardo Paret guió a Villa Clara hasta la gran final y tuvo un debut como entrenador a la altura de su calidad como pelotero. (JUAN MORENO/Juventud Rebelde)

Imagino que los cuatro pasos que dio Alomá fueron una eternidad para Pablo Civil, que estalló en el júbilo más grande de su vida. Lo consiguió, Las Tunas ganó la Serie 58 con una de las campañas más redondas que ha tenido equipo alguno en los últimos compases de nuestros clásicos domésticos del deporte de las bolas y los strikes. “Soy el hombre más feliz del mundo”, dijo el manager, y agradeció a sus jugadores, a los refuerzos y a la afición. ““Después de mi familia este ha sido el logro más importante que he tenido en mi vida.

Ariel Santana Santiesteban, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en la provincia, entregó al equipo de Las Tunas la réplica del machete del Mayor General Vicente García. (ITSVÁN OJEDA/ Periódico 26)

Ariel Santana Santiesteban, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en la provincia, entregó al equipo de Las Tunas la réplica del machete del Mayor General Vicente García. (ITSVÁN OJEDA/ Periódico 26)

Este triunfo ha sido bien peleado, bien estudiado, y bien diseñado y para mí es algo muy importante”, dijo a la prensa un muy emocionado Civil. Agregó que el equipo de Las Tunas se ha convertido en una familia, en una seria familia. “Algunas personas pensaron que este equipo no iba a lograr este objetivo después de un segundo lugar el año pasado, pero los peloteros desde el punto de vista mental, que fue lo más importante, creyeron en la victoria desde un inicio. Hemos trabajado muy duro, sin descanso. Desde el año pasado no puedo dormir más de cuatro horas y esto creo que me ha ayudado a estudiar mucho a los contrarios y conocer a mi equipo”, subrayó. Pocas veces el veleidoso béisbol regala definiciones de este tipo, con jugadas cantadas, con favoritismos confirmados. Los leñadores fueron el mejor equipo de principio a fin, concluyeron con una primera etapa de 27 victorias y 18 derrotas, y en la segunda también campearon por su respeto con 24-21. De esta forma, se convirtieron en los favoritos, apoyados también en una lógica y oportuna selección de refuerzos, con varias jugadas maestras que hemos reseñado anteriormente en esta misma sección. El capitán del equipo, el receptor Yosvany Alarcón, fue otro de los que se empapó con sus lágrimas en la serie 57, cuando fue puesto out en segunda base en el noveno inning del séptimo juego. “Estoy viviendo el mejor momento de mi vida y de mi carrera deportiva. Es algo bien grande. Tuvimos un regalo esta segunda oportunidad para poder quedarnos con el título. Estoy muy feliz, no puedo explicar cómo me siento en este momento. Esto es algo grande, en cada turno al bate, en cada lance, estaba pensando en ese pueblo que estaba esperando el trofeo”, expresó Alarcón, mientras se preparaban las condiciones en el Sandino para que los fuegos artificiales se adueñaran de la noche, y para que los tuneros levantaran un escuálido trofeo, que creo quedó por debajo de la hazaña lograda por los nororientales.

En una fiesta de pueblo se convirtió la caravana del equipo campeón de Santa Clara hasta Las Tunas. . (ITSVÁN OJEDA/ Periódico 26)

En una fiesta de pueblo se convirtió la caravana del equipo campeón de Santa Clara hasta Las Tunas. . (ITSVÁN OJEDA/ Periódico 26)

Lo mejor de esta victoria fue lo vivido por el público tunero, algo que tal vez no logre plasmar en toda su magnitud. No sé lo que es eso, el equipo de mis amores nunca ha ganado desde que tengo plena conciencia, y aunque lo haga, ya todo estará mediado por mi labor como periodista deportivo. Puedo asegurar que en las redes sociales el tema beisbolero fue Trending Topic en muchos foros y páginas sobre Cuba, doy fe de que los tuneros en cualquier lugar del mundo prendieron más de una vela, se enrolaron en millares de discusiones, defendieron hasta pasarse de rosca la identidad de los nacidos en aquella porción de la ínsula y esto tuvo el mejor de los premios. ¡Campeones!, ¡Campeones!, así se escuchaba la voz de un amigo por el celular, quien se tomó el trabajo de llamar uno por uno a sus contactos que no fueran tuneros, porque ser los titulares en la pelota es algo que provoca la locura, incluso en los que no son adictos al beisbol. El sentirse campeones en el pasatiempo nacional no se le puede negar a nadie, entendidos o neófitos; es un regalo para que las raíces se fortalezcan… más allá del deporte. Por su parte, Danel Castro hace mucho tiempo que batalla con los leñadores como su principal referente. El ex seleccionado cubano al más alto nivel también dejó sus palabras de alegría para la posteridad. “Esto es maravilloso, lo que esperaba hace mucho tiempo. Por aquí pasó una gran generación pero fue esta la que cumplió y estoy orgulloso de ella. Somos una gran familia, Pablo supo mover bien las piezas, lo buscamos desde el año pasado y se dio este año, y estoy muy feliz. Para el pueblo de Las Tunas, ya son campeones de la serie nacional, y para mi padre que no lo tengo en vida le digo: gracias padre”, refirió con voz entrecortada. Los refuerzos fueron una vez más piezas fundamentales en la consecución del sueño, aunque ya tocamos el tema en las páginas de BOHEMIA es casi obligado regresar a la forma magistral en la que el cuerpo de dirección se movió en las rondas de refuerzos. Alomá, Alexander Ayala, Dariel Góngora y Yadián Martínez, luego Yoanni Yera, Yasiel Santoya y Erlis Casanova, se encargaron de ratificar el buen tino de Pablo y su tropa. Precisamente el líder de bateo de la campaña, el habanero-artemiseño Alomá dijo que se sentía muy orgulloso por el aporte que dio al triunfo de Las Tunas. “Me siento un tunero también. El pueblo se lo esperaba, el equipo jugó bien, supimos hacer las cosas ante un rival difícil que no se dio por vencido hasta el último momento y salió el título”, declaró quien dio pasos sólidos rumbo a la conformación del equipo de las cuatro letras a otros eventos del 2019. Fueron aplastantes en los play off, primero 4-1 frente a un Ciego de Ávila que vendió cara su derrota, por encima de ese marcador global, y luego ante los villaclareños, que dieron un tremendo salto de un año a otro de la mano del otrora estelar torpedero Eduardo Paret. Las Tunas dio muchos motivos para una fiesta gigantesca, desde ese último out del quinto partido de la gran final. Primero en Santa Clara, luego en el recorrido de casi 400 kilómetros. Por cierto, llegaron imágenes del pueblo de Ciego de Ávila saludando a la caravana tunera al paso por esa urbe del centro del país, un gesto noble. Y en la capital provincial del Balcón del Oriente fue el acabose, como merecían todos, peloteros y afición. Tuneros: ¡Campeonísimos… de la gorra a los spikes!

  • SIN QUITARSE LA celebración de encima los tuneros tenían el compromiso de defender los colores de la liga cubana en la Serie del Caribe, con sede en Barquisimeto, Venezuela. Sucede que cuando se dieron a conocer los 28 jugadores y el cuerpo de dirección, por supuesto que la polémica no demoró en aparecer. No creo que antes un jugador regular de la nómina campeona en los Play Off haya quedado fuera de la conformación, algo que podrá contar en el futuro el prometedor antesalista Denis Peña, tampoco me parece acertada la inclusión de los jugadores contratados en Japón (Alfredo Despaigne, Yurisbel Gracial y Liván Moinelo), ya que ninguno tuvo actividad en nuestro evento de casa. En la conformación del conjunto se rompió con el team work que se había formado entre la base del equipo tunero, que por primera vez creo que se veía en condiciones reales, con algunas pocas adiciones, de representarnos en un torneo que no significa un ahora o nunca para nuestro beisbol. De los 28 escogidos, nueve son tuneros autóctonos y cinco refuerzos que alzaron el trofeo con ellos en Santa Clara. Los demás, o sea la mitad del elenco, estaban sentados en sus casas cuando se dirimía el título nacional. Por cierto, un equipo de pelota no se conforma con nombres, se hace pensando en el rendimiento, la armonía y la funcionalidad de todas las piezas del line up, por ello cabe preguntarse, ¿cómo conseguir que jueguen en la misma alineación Alfredo Despaigne, Yurién Vizcaíno, Frederich Cepeda y Danel Castro? ¿Por qué en la nómina coexisten tres torpederos, una segunda base que terminó en un mal estado físico o una única primera base que no brinda garantías defensivas? En fin son respuestas que la grama del estadio de Barquisimeto -si definitivamente se celebra allí la Serie como está previsto y debe ser- se encargará de responder y de catalogar mis juicios como acertados o no. Prefiero estar equivocado.
  • YA QUE NOS referimos a la Serie del Caribe se conoció que Cuba solicitó cambiar su estatus de invitado a miembro de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe y gozar así de los mismos privilegios que el resto de los países integrantes de esa organización, avalados por el acuerdo alcanzado con las Grandes Ligas de Estados Unidos (MLB) para que los peloteros cubanos puedan contratarse en ese nivel. “Estamos en conversaciones con los organizadores de la Confederación y con su presidente, Juan Francisco Puello, para que, una vez que tengamos el acuerdo con la MLB, insistir nuevamente en el cambio de estatus de Cuba en el torneo”, dijo en conferencia de prensa Higinio Vélez, presidente de la Federación Cubana. De igual forma, aclaró que de Cuba llegar a ser miembro de la Confederación, se podría ver en el futuro la posibilidad de que la Isla sea sede de la Serie del Caribe. Recordemos que Cuba regresó en 2014 a esta lid, y que solo ha asistido como invitada por las restricciones del bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos Impone a la isla desde 1962. Dentro de sus resultados más recientes se encuentra el título alcanzado por Pinar del Río en la versión de 2015 en san Juan, Puerto Rico.

Equipo Las Tunas a la Serie del Caribe de Barquisimeto 2019.

Receptores: Yosvany Alarcón Tardío y Oscar Valdés Nogueira.

Jugadores de cuadro: Yordanis Samón Matamoros, Carlos Benítez Pérez, Jorge Enrique Alomá Herrera, Alexander Ayala García, Yurisbel Gracial García, Yordan Manduley Escalona y Danel Castro Muñagorri.

Jardineros: Jorge Antonio Johnson Dixon, Frederich Cepeda Cruz, Alfredo Despaigne Rodríguez, Yurién Vizcaíno Rodríguez, Yunieski Larduet Domínguez y Andrés Quiala Herrera.

Lanzadores: Lázaro Blanco Matos, Yoalkis Cruz Rondón, Yoannis Yera Montalvo, Raidel Martínez Pérez, Yudiel Rodríguez León, Liván Moinelo Pita, Dariel Góngora de la Torre, Yariel Rodríguez Yordi, Vladimir García Escalante, Yosbel Alarcón Tardío, Alberto Pablo Civil Hidalgo, Freddy Asiel Álvarez Sáez y Yadián Martínez Pérez.

Director: Pablo Civil Espinosa.

Auxiliares: Jorge Hierrezuelo Tamayo y Abeisy Pantoja Díaz.

Entrenadores de pitcheo: Juan De Dios Peña Malibrán y Rodolfo Correa Lobaina.

Preparador físico: Leonardo Goire Prada

Médico: Blas Manuel Hernández Almaguer

Psicólogo: Ruperto Morales Blanco

 


Dayán García La O

 
Dayán García La O