0
Publicado el 15 Enero, 2019 por Dayán García La O en Deportes
 
 

Béisbol

¿Leñadores o leopardos?

Una final inédita para la Serie Nacional número 58

El refuerzo Alomá fue el líder de los bateadores en la temporada y confirmó su buena relación con el madero en las semifinales. (5deseptiembre.cu)

  • FUERON MUCHAS LAS emociones vividas en la segunda parte del torneo, sobre todo por la inclusión de los refuerzos y la competitividad creada en la recta final por el cuarto cupo a los play off entre Industriales, Ciego de Ávila y Sancti Spíritus. Al final se quedaron los azules en el camino, y en las semis se citaron los tuneros con los avileños, en tanto los villaclareños enfrentaron a los yayaberos, tal vez la sorpresa más agradable del presente curso. Vayamos por orden, los tuneros vencieron en cinco parciales a la tropa de Roger Machado, para así ratificar el favoritismo que le brindaba su paso inmaculado durante todo el tramo. ¿Cuáles fueron las claves de los del Balcón del Oriente? Si entendemos que los subcampeones de la 57 mantuvieron intacta la base de ese equipo, y que el cuerpo técnico mostró buen tino para escoger sus refuerzos en las dos oportunidades, entonces no hay que buscar mucho más. Sucede que ese momento de sumar efectivos solo se puede analizar desde la distancia, no por los nombres o la historia, sino por el aporte real. Y si nos detenemos en Las Tunas quien puede negar todo lo que ganó el equipo con la inclusión de Alexander Ayala y Jorge Alomá (alrededor de la segunda almohadilla y con el bate en la mano), Yadián Martínez, Dariel Góngora, y Yoanni Yera y Erlys Casanova en la semifinal. Estas líneas se redactan antes del crucial desafío al mejor de siete partidos que enfrentaron los tuneros y los villaclareños. Precisamente estos últimos cambiaron su actuar con respecto a la temporada anterior, y respondieron a todo el empuje que le imprimió el director debutante Eduardo Paret. En una oportunidad escuché a Paret decir que en la preparación regresó a los viejos manuales que se usaban cuando él era jugador. Habló del trabajo en la altura, en la playa y otras cuestiones que rescató, y que al parecer no estaban obsoletas o erradas. Lo principal en un deporte colectivo, más allá del talento o de las superestrellas, es tener la capacidad de gestionar la plantilla, de que la entrega sea una necesidad y no una obligación, y por lo que se ve en el terreno, y a través de la pantalla del tv, el otrora estelar torpedero aprobó con creces esta prueba. También Villa Clara disfrutó del aporte de sus refuerzos, con César Prieto reconvertido en campo corto y como el mejor hombre proa del momento, con Benítez y su probada calidad, con la experiencia de Saavedra en estas lides o con lo que brindó Misael Villa dese el box. Por si fuera poco llamó a la hora de los mameyes a Stayler Hernández, Yunior Paulmier y el serpentinero Wilson Paredes, ¿casi nada eh?. Conversemos un poco de los que quedaron en el camino rumbo a la final. Sancti Spíritus concluyó con una más que meritoria medalla de bronce, luego de no estar en los planes de nadie para clasificar a la segunda fase. Fueron los eléctricos durante toda la campaña, y por eso el pueblo espirituano los recibió en pleno para agradecerle por tantas emociones. Sucede que cuando se involucraron en la repartición del botín a todos los cegó el sentimiento de que ya no tenían nada que perder, que ya habían cumplido, una satisfacción llena de conformidad que desde mi punto de vista les hizo daño. Sé que era casi heroico lo que habían conseguido, pero debió dejarse el consuelo para después, porque realmente sí tenían mucho que perder: la semifinal y la posibilidad de regresar a la discusión del título 17 años después. De Ciego de Ávila decir que cayeron con las botas puestas a pesar del 4-1, porque los juegos tuvieron una amplia gama de tensión, porque nunca se dieron por vencidos, y porque defendieron bien el cartelito de más ganadores de la última década. Ahora en la final se est{an enfrentando dos nóminas cuajadas de todo lo necesario para levantar el trofeo. ¿Las claves? ¿Hasta qué punto la tanda de cinco zurdos de los leopardos (Stayler, Andy Zamora, Prieto, Norel González y Yurién Vizcaíno) puede descifrar lo que proponen los lanzadores tuneros de esa mano (Yera, Góngora y Yudiel Rodríguez)?. De cualquier manera, Las Tunas llegó con un tono de favorito, que tenía que amplificar ganando cuatro juegos. (Dayán García La O)

Dayán García La O

 
Dayán García La O