0
Publicado el 21 Junio, 2019 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

Béisbol. Gallitos de pelea

Un triunfo inobjetable y… una pregunta calientica
Los de Sancti Spíritus lograron, de forma muy convin-cente, el primer lugar en el campeonato nacional sub23. (Crédito de la foto: MODESTO GUITÉRREZ / ACN)
Los de Sancti Spíritus lograron, de forma muy convincente, el primer lugar en el campeonato nacional sub23. (Foto: MODESTO GUITÉRREZ / ACN)

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS
MUCHO POR MEJORAR. Hay puntos que necesitan afinarse en los campeonatos nacionales para menores de 23 años de edad (los sub23). Pero nadie duda, por supuesto, que son muy necesarios y ponen su buen granito de arena para tratar de sacudirnos del fantasma que nos ha llevado a retrocesos. El más reciente, el de la sexta edición, mandó posibles señales interesantes de cara al futuro. Se debe pensar así cuando recapitulamos cuáles fueron las desacostumbradas provincias finalistas: Sancti Spíritus (campeón) y Cienfuegos (quedó con las medallas de plata), que demostraron así con mucho mérito, en hora buena, ser los dos mejores. Hace falta ahora ver si los protagonistas pueden llegar a ser consecuentes. Es decir: que los gallitos de pelea se conviertan en gallos de pelea (en el campeonato nacional absoluto); y los elefanticos, quienes demostraron el buen trabajo en la provincia, lleguen a ser unos respetados elefantes adultos.
¿QUÉ PASÓ? Bueno, los “gallitos de pelea” se presentaron en la final con “las espuelas afiladas”. Y lo fue tanto que ganaron los tres primeros de los cinco juegos programados, en una demoledora barrida. El último golpe fue contundente: marcador de siete carreras por cero. Los apuntaló el lanzador zurdo Edelso Montesino, de 19 años de edad, y con experiencia en las Series Nacionales. “Salí a tirar strikes. Agradezco la confianza de mi director, el exreceptor Eriel Sánchez”. Y los tiró: 112 envíos en ocho entradas, nueve ponches y solo cuatro hits permitidos. Pero ese marcador (7-0), sin más datos, puede confundir: durante casi la primera mitad en realidad hubo un duelo. Hasta el cuarto inning la pizarra reflejaba empate a cero, pues el también zurdo Abel José Campos se había mostrado imbateable. Las dos primeras rayitas llegaron gracias a tubey de Diasmany Palacios, boleto a Loidel Rodríguez, y sencillos de Adrián García y Rodolexis Moreno. “Todo el mérito es de mis jugadores”, dijo enseguida Eriel Sánchez. “Sí, es verdad, deben introducirse cambios en la estructura de este campeonato. No jugar casi todo el tiempo ante los mismos rivales. A los de Cienfuegos prácticamente los conocimos en estos tres encuentros. No desarrolla el topar solo contra los mismos equipos”.

MUCHO POR MEJORAR. Hay puntos que necesitan afinarse en los campeonatos nacionales para menores de 23 años de edad (los sub23). Pero nadie duda, por supuesto, que son muy necesarios y ponen su buen granito de arena para tratar de sacudirnos del fantasma que nos ha llevado a retrocesos. El más reciente, el de la sexta edición, mandó posibles señales interesantes de cara al futuro. Se debe pensar así cuando recapitulamos cuáles fueron las desacostumbradas provincias finalistas: Sancti Spíritus (campeón) y Cienfuegos (quedó con las medallas de plata), que demostraron así con mucho mérito, en hora buena, ser los dos mejores. Hace falta ahora ver si los protagonistas pueden llegar a ser consecuentes. Es decir: que los gallitos de pelea se conviertan en gallos de pelea (en el campeonato nacional absoluto); y los elefanticos, quienes demostraron el buen trabajo en la provincia, lleguen a ser unos respetados elefantes adultos.
¿QUÉ PASÓ? Bueno, los “gallitos de pelea” se presentaron en la final con “las espuelas afiladas”. Y lo fue tanto que ganaron los tres primeros de los cinco juegos programados, en una demoledora barrida. El último golpe fue contundente: marcador de siete carreras por cero. Los apuntaló el lanzador zurdo Edelso Montesino, de 19 años de edad, y con experiencia en las Series Nacionales. “Salí a tirar strikes. Agradezco la confianza de mi director, el exreceptor Eriel Sánchez”. Y los tiró: 112 envíos en ocho entradas, nueve ponches y solo cuatro hits permitidos. Pero ese marcador (7-0), sin más datos, puede confundir: durante casi la primera mitad en realidad hubo un duelo. Hasta el cuarto inning la pizarra reflejaba empate a cero, pues el también zurdo Abel José Campos se había mostrado imbateable. Las dos primeras rayitas llegaron gracias a tubey de Diasmany Palacios, boleto a Loidel Rodríguez, y sencillos de Adrián García y Rodolexis Moreno. “Todo el mérito es de mis jugadores”, dijo enseguida Eriel Sánchez. “Sí, es verdad, deben introducirse cambios en la estructura de este campeonato. No jugar casi todo el tiempo ante los mismos rivales. A los de Cienfuegos prácticamente los conocimos en estos tres encuentros. No desarrolla el topar solo contra los mismos equipos”.

PREGUNTA CALIENTE. El matancero Yurisbel Gracial, de quien hemos escuchado no transitó por la pirámide de Alto Rendimiento, sigue impresionando con su poderoso bateo en la muy fuerte Liga Japonesa, caracterizada por su hermético pitcheo. En ella, como se recuerda, se desempeñan otros de nuestros compatriotas. Uno es el reconocido toletero granmense Alfredo Despaigne (el clásico cuarto bate de nuestra selección nacional), quien no se ha mostrado tan impresionante como en otros momentos. Gracial había conectado ya su jonrón 16, tenía average de 329 e impulsado 33 carreras. ¿Es Yurisbel Gracial, en este preciso momento (hoy por hoy, como se dice en el deporte), el mejor de los peloteros cubanos que vive en nuestro país? Lo preguntamos porque sí es el que más estaba bateando en Japón…


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez