0
Publicado el 10 Julio, 2019 por Dayán García La O en Deportes
 
 

Juegos Panamericanos: Con la lupa en la mano

Autoridades deportivas cubanas prevén que la actuación en la cita continental de Lima ronde los 44 títulos. ¿Sueño o realidad? La segunda parte del calendario se pronostica como la más productiva para la delegación cubana

Por DAYÁN GARCÍA LA O

Collage Cuba Siempre por Más Juegos Panamericanos Lima 2019/ Bohemia

Mejorar el cuarto lugar alcanzado en Toronto 2015 es el objetivo principal de la delegación cubana que asista a la fiesta deportiva de América que a finales de julio comenzará en la capital de Perú, una aspiración extremadamente razonable por la situación actual que vive el deporte cubano.

Son otros los aires que corren en cuanto a expectativas para la ocasión limeña, pero es ineludible barajar cifras porque los pronósticos no pueden estar divorciados del advenimiento de una justa múltiple, aunque estos se alejen un poco de los propósitos.

Ante los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular y la prensa especializada, en el pasadeo diciembre, representantes del organismo deportivo dijeron que las posibilidades mayores de Cuba estaban en una cifra cercana a las 45 preseas áureas, un panorama que se torna más que exigente si revisamos lupa en mano las disciplinas que deben registrar la mayor cosecha.

Primero analicemos que Cuba no intervendrá en 145 pruebas, 63 de esas por no estar incluidas en el alto rendimiento, 13 por no obtener clasificaciones y 69 en deportes que quedaron por debajo de los boletos previstos.

Se espera que en la primera semana los metales dorados aparezcan en boxeo, taekwondo, tiro, gimnasia artística, canotaje y bádminton, mientras que para la segunda fase tocará el turno a la lucha, ciclismo, atletismo, judo, pelota vasca y remo. Por supuesto, faltan varias especialidades no individuales como el béisbol y el voleibol de playa, aunque algunos no vean el oro tan claro en estas disciplinas.

Veamos primero solamente las especialidades que tendrán decisiones en los primeros siete días, y después rematamos con los del cierre. Revisemos entonces cómo va mi matemática elemental.

En el deporte de los puños debemos cruzar los dedos para superar lo conseguido hace cuatro años cuando se ganaron seis títulos. Por ejemplo, llegaron los diez cubanos a finales, lo que demostró que fue de solo el 60 por ciento la eficiencia en finales de la locomotora del deporte cubano. Pensemos que se pueda sumar un oro más y terminemos con siete primeros lugares.

El taekwondo igual puede darnos agradables sorpresas, como hace cuatro años, cuando se ganaron tres oros para comandar la clasificación por países, pero los resultados recientes no son alentadores. Rafael Alba, aunque la tiene bien difícil en su división, tiene que ratificar su doble título mundial. Un par de oros parece ser una meta alcanzable.

El tiro deportivo también tiene un gran enigma porque quedaron por debajo de lo que se esperaba en Barranquilla, y ahora tendrán un tremendo reto para superar las dos doradas que consiguieron los rifleros en Canadá. Igual creo en la experiencia y el coraje de nuestros atletas para lograr tres premios gordos.

La gimnasia artística igualmente tiene un gran signo de interrogación. ¿Manrique Larduet? Intervenido quirúrgicamente es una incógnita si estará en Perú o la forma en la que llegará. El medallista en Copas del Mundo, Randy Lerú, y la multicampeona centroamericana, Marcia Videaux, tendrán que crecerse a la hora buena. Creo que de cualquier manera pueden llegar tres títulos para Cuba.

El canotaje tiene grandes opciones con la dupla del C2 y también con el C1, pero ya no contamos con la misma fuerza en el kayak y en el apartado femenino de la canoa para repetir los seis primeros lugares. Seamos conservadores (¿o no?) y esperemos tres oros. Igual hombrada tendrán que hacer nuestros badmintonistas para intentar mejorar el solitario bronce alcanzado en Toronto con un oro en la modalidad de dobles mixtos.

Hasta aquí esta primera parte del análisis, que arrojó unos 19 títulos para Cuba en la primera semana, aunque siempre hay torres que se caen y otras sorpresas que nos llenan el pecho de emoción. Miremos a continuación las posibilidades de la mayor isla antillana en el cierre de la fiesta continental.

La segunda parte del calendario se pronostica como la más productiva para la delegación cubana

Aunque como ya hemos visto más arriba, algunos deportes tendrán la posibilidad de aportar lo suyo a la causa desde julio, será en la recta final donde la mayor isla antillana recogerá sus mayores frutos.

Según José Antonio Miranda, director de Alto Rendimiento, alrededor del 80 por ciento de los títulos llegarán a partir del 1o de agosto, con mayor concentración de posibilidades en los últimos días, del 6 al 11.

El directivo remarcó que la eficiencia general debe estar por encima del 80 por ciento en el total de finales disputadas. Existe una cantera de 45 atletas con posibilidades de título para superar los 36 metales de oro alcanzados hace cuatro años en Toronto.

Por si fuera poco, Cuba no tendrá presencia en 146 pruebas, 63 de ellas incluidas en 13 deportes que no tienen actividad en el alto rendimiento de la Isla.

A partir del 1º de agosto, el boxeo tendrá sus dos jornadas de finales y el equipo completo de los Domadores buscará superar los seis títulos de la ciudad canadiense. En Toronto fueron a la final los 10 cubanos, algo que intentarán revalidar en Lima.

Espero que la locomotora pueda aportar siete títulos a la delegación, aunque las condiciones actuales difieren un poco de las que tenía la nómina hace cuatro años.

Otro deporte de combate con un pronóstico alto es la lucha, una de las pocas prácticas que han aportado más de 200 medallas en la historia de las lides continentales.

El doble medallista mundial Oscar Pino permutó de la greco a la libre en busca del cetro en los 125 kilos. (CALIXTO N. LLANEZ / JIT)
El doble medallista mundial Oscar Pino permutó de la greco a la libre en busca del cetro en los 125 kilos. (CALIXTO N. LLANEZ / JIT)

El comisionado nacional, Luis de la Portilla, dijo a la prensa que se cumplió fielmente con la ruta crítica, con un total de 69 preseas, de ellas 31 títulos. “Nuestros equipos se han preparado como estaba planificado. La lucha cubana va por siete metales dorados, uno plateado y ocho de bronce para 16 premios de 18 posibles.

“Además sentimos el orgullo de contar con la presencia de Mijaín López, embajador de Panam Sport y abanderado de nuestra delegación por novena vez de forma consecutiva. Sabemos cuanto representa para nuestro deporte y para los atletas de toda la delegación”, agregó Portilla.

Igualmente señaló que la greco tiene el compromiso de tres títulos e igual cantidad de bronce; la libre aspira a un trío de oros, un segundo lugar y dos terceros; mientras que las féminas lidiarán por un galardón dorado y tres terceros puestos.

También en el cierre se definirá la suerte en los tatamis. El judo cubano va con la mente puesta en cuatro medallas de oro, dos de plata y siete bronces. Para de esta forma superar la actuación de Toronto.

El matancero Iván Felipe Silva es una de las apuestas doradas del judo cubano en Lima. (ijg.org)
El matancero Iván Felipe Silva es una de las apuestas doradas del judo cubano en Lima. (ijg.org)

“Las dos selecciones han tenido excelente preparación, con participación en torneos clasificatorios, Grand Prix, Grand Slam y campos de entrenamiento. A esto hay que sumarle la recuperación de la medallista mundial Ónix Cortez y la impronta de Léster Cardona, que se ha ganado el derecho de representar a la Isla en Lima”, dijo a BOHEMIA Rafael Manso, máximo directivo del judo en el país.

En el caso del atletismo, pensar en superar la cosecha en suelo canadiense (5-3-1) se aleja bastante de la objetividad. Se pueden esperar metales dorados en el disco femenino, el salto de longitud masculino, el heptalón, el triple salto entre hombres y la pértiga para mujeres. Pero en esta última especialidad la campeona defensora Yarisley Silva ha estado alejada de las principales marcas. De igual forma supongamos que su competitividad alcance para crecerse en la competencia y obtener ese quinteto de primeros lugares.

Otro deporte del que se espera bastante es el remo, que se presenta con un propósito de dos medallas de oro, dos de plata y una de bronce. Según Ángel Luis García, comisionado nacional, el multimedallista mundial Ángel Fournier buscará retener los títulos en su especialidad, el single, y el doble par, peso abierto.

Ángel Fournier tiene en sus paletadas la responsabilidad del remo cubano en la cita continental. (trabajadores.cu)
Ángel Fournier tiene en sus paletadas la responsabilidad del remo cubano en la cita continental. (trabajadores.cu)

Otra posibilidad se abre para el espigado guantanamero en el cuatro par (4x) pero su inclusión depende del tiempo de recuperación que haya para enfrentar esa prueba.

En el deporte de las paletadas, con sede en Paracas del 6 al 10 de agosto, Cuba competirá en 13 de las 14 modalidades y de acuerdo con el estudio de contrarios, los principales rivales serán Estados Unidos, Brasil, Argentina, Canadá y México.

También se espera en la segunda semana que el ciclismo sume una distinción dorada y cuatro terceros puestos. La comisión nacional de la especialidad de las bielas y los pedales explicó a la prensa que la representación cubana está integrada por seis féminas e igual cantidad de varones que pugnarán en la pista y la ruta, además de una pedalista que intervendrá en el ciclismo de montaña.

Por supuesto que las principales opciones están en la ruta con la estelar Arlenis Sierra o Iraida García, mientras que con la mira puesta en el podio aparecen Lisandra Guerra en velocidad y keirin, por Sierra en ómnium y por Pedro Portuondo, Yan Carlos Arias, Hidalgo Vera o Frank Sosa en la ruta.

Bien frescas están las imágenes de la más brillante actuación del ciclismo cubano en Juegos Panamericanos, cuando en la edición de Guadalajara 2011 la ruta para mujeres vio un podio completo de banderas de la mayor isla antillana. En esa urbe mexicana, Arlenis, la más joven de todas las competidoras, con 18 años, se coronó escoltada por Yumari González y Yudelmis Domínguez, hecho inédito hasta esa fecha en lides continentales.
No puede faltar el béisbol, y aquí lo cualitativo aplasta todo lo que tenga que ver con el aspecto contable. Es cierto que es una sola medalla, pero estamos hablando de una de las motivaciones más grandes para la delegación. Sin duda la presea dorada que todos, aficionados y atletas de cualquier modalidad, quieren ganar.

Si de deportes colectivos se trata, el equipo masculino de balonmano tendrá definición de medallas en la segunda parte del calendario. Precisamente para el 5 de agosto está prevista la final y la selección cubana conformó un equipo que deslumbró en Barranquilla y puede que se convierta en la sorpresa más agradable en Lima.

Pues aquí está el análisis de la recta final, aunque pueden quedar algunas sorpresas. Será bien difícil para la delegación superar los 36 metales dorados, pero hemos intentado demostrar que los propósitos son acordes a las posibilidades reales que tienen nuestros atletas. En la medida en que se cumpla lo previsto, se caigan torres y se levanten otras se dictaminará la suerte de Cuba en el medallero general por países. La principal fiesta deportiva en América espera y el venidero 11 de agosto, con la clausura de los Juegos, tendremos la respuesta.

CUBA EN LOS PANAMERICANOS DEL SIGLO XXI

Ciudad /Oro / Plata/ Bronce/ Total

-Toronto 2015/ 36/ 27/ 34/ 97     

-Guadalajara 2011/ 58/ 35/ 43/ 136

– Río 2007/ 59/ 35/ 41/ 135

– Sto Domingo 2003/ 72/ 41/ 39/ 152

Delegación cubana Siempre por más

Dayán García La O

 
Dayán García La O