0
Publicado el 6 Agosto, 2019 por Dayán García La O en Deportes
 
 

JUEGOS PANAMERICANOS

¡Dando guerra!

La delegación cubana vivió momentos de júbilo en la primera mitad del calendario competitivo de Lima 2019, a pesar de actuaciones que se quedaron muy por debajo de lo esperado

Por DAYÁN GARCÍA LA O, enviado especial de BOHEMIA

Laína Pérez, primera medallista cubana en los Juegos Panamericanos Lima 2019/ Foto: Mónica RF
Laína Pérez, primera medallista cubana en los Juegos Panamericanos Lima 2019/ Foto: Mónica RF

LIMA, Perú.- No sabría decir si la edición 18 de los Juegos Continentales son los más exigentes de la historia para la mayor Isla antillana, pero se puede asegurar que el contexto de la fiesta deportiva más importante de América ha evolucionado en muchos aspectos hasta convertirse en apetecible para una cantidad cada vez mayor de estrellas mundiales en cada una de las especialidades.

Antes de la inauguración oficial varios deportes comenzaron su actividad competitiva y el espíritu panamericano se adueñó de una ciudad extremadamente heterogénea, con muchos colores y lenguajes que al final forman parte de la idea general del evento más importante de Perú y que se ha convertido en emblema de unidad: Jugamos todos.

Las primeras impresiones del equipo de prensa escrita que participó en la cobertura de los Juegos fueron positivas en cuanto a la organización y el colorido propio de una cita de tal magnitud.

Ángela distinguió la inclusión como una de las fortalezas del voluntariado en #Lima2019.
Ángela distinguió la inclusión como una de las fortalezas del voluntariado en #Lima2019.

Desde la misma llegada, en Lima se divisaron por todos lados los colores panamericanos, junto a las sonrisas de los voluntarios y la amabilidad propia de las personas que habitan esta parte del mundo.

Si de sacudidas iniciales se trata no se puede dejar de mencionar el clima limeño en esta época del año, con temperaturas que en ocasiones rozaron los 10 grados Celsius, y que obligaron a los nacidos en el Trópico a abrigarse más de la cuenta.

La mayoría de los días en esta capital han tenido el mismo sabor: una llovizna que no moja pero “empapa” y que llaman Garúa, junto a unos nubarrones grises que se empeñan en no dejar salir el sol.

Pero las competencias, la confraternidad y el espíritu panamericano en la primera mitad han hecho brillar el cielo de Lima, porque los mejores exponentes del continente, los cientos de voluntarios y el público en general han conseguido con su calor humano que se despeje el reino celestial y se divisen las estrellas en el firmamento deportivo.

Una ceremonia para recordar

El luchador Mijaín López otra vez bandera en mano lideró a la delegación cubana. (IRENE PÉREZ / cubadebate.cu)
El luchador Mijaín López otra vez bandera en mano lideró a la delegación cubana. (IRENE PÉREZ / cubadebate.cu)

El Estadio Nacional de la capital peruana se convirtió la noche del viernes 26 de julio en una perfecta máquina del tiempo para que los miles de asistentes a la inauguración de la fiesta deportiva más importante de América y los millones que disfrutaron el espectáculo por televisión viajaran por la historia del país.

Con un gusto creativo de alto vuelo, la ceremonia conectó los aspectos culturales y naturales de Perú con las leyendas, imágenes, tradiciones, personajes, sabores y colores de uno de los territorios con más diversidad del sur del continente.

Todo comenzó con la cuenta regresiva, que fue protagonista a partir de los 17 segundos finales con los logos identificativos de los anteriores Juegos Panamericanos, desde Buenos Aires 1951 a Toronto 2015.

Entre las propuestas artísticas cabe destacar la composición danzaría de la llamada sinfonía de las lenguas, compuesta por Pauchi Sasaki, basada en el poema Perú, de Marcos Martos. Sucede que en esta nación sede se contabilizan 50 hablas: el castellano, el lenguaje de las señas y 48 dialectos indígenas.

En el recorrido por la leyenda inca emocionaron las presentaciones de los chasquis, los mensajeros de ese imperio y quienes eran verdaderos atletas porque en sus funciones tenían que correr largas distancias. Por ello, la región de Junín, en los Andes, es considerada la cuna del fondismo peruano, una vez que la mayoría de los maratonistas han nacido allí.

En el desfile de los atletas, Cuba fue la decimocuarta nación en pisar el suelo del Estadio Nacional, con su abanderado de los últimos nueve compromisos multideportivos, el luchador grecorromano Mijaín López, uno de los embajadores de Lima 2019.

Un momento sublime significó el pasaje donde el destacado tenor Juan Diego Flórez interpretó La Bella Durmiente en un dueto virtual único con la inolvidable cantante y compositora Chabuca Granda (1920-1983), además de La Flor de Canela, canción convertida en himno no oficial de Perú.

El momento cumbre comenzó cuando dos jóvenes representantes del futuro del deporte peruano como Ariana Baltazar (judo) y Carlos Fernández (tenis de mesa), recibieron la flama en el Estadio y la llevaron al primer nivel de la montaña, donde la leyenda del voleibol Lucha Fuentes la entregó a otra estelar del deporte de las malla alta Cecilia Tait, quien subió la elevación para encender, de la manera más clásica posible, el original pebetero.

Después de bailar con el puertoriqueño Luis Fonsi y su conocida Despacito quedó el sabor de haber asistido a una verdadera fiesta del color y el buen gusto, que desde que se apagaron las luces del Estadio marcó un hito para la historia del país.

Las credenciales de Cuba

El presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez siguió a través de su cuenta de Twitter las actuaciones de los atletas cubanos. (perfil de Twitter del Presidente cubano)
El presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez sigue a través de su cuenta de Twitter las actuaciones de los atletas cubanos. (perfil de Twitter del Presidente cubano)

La mayor Isla antillana llegó a los Juegos con el propósito de superar la actuación de Toronto, pero también con la idea de disfrutar cada metal del color que sea y que sus atletas entregaran el máximo en sus respectivas disciplinas. Siempre se supo que serían no pocas las sorpresas agradables, aunque también son varias las actuaciones que no han estado a la altura de las expectativas.

Sin embargo, este enviado especial, que tuvo la oportunidad de vivir las últimas citas multideportivas (Río 2016 y Barranquilla 2018), pudo percibir un disfrute diferente, sobre todo cuando no se ganaba el lugar más meritorio del podio, algo que había criticado en ediciones anteriores.

Si somos conscientes de cuánto ha cambiado nuestro escenario y cuánto ha evolucionado la región, entonces las plata, bronce, incluso las actuaciones donde los deportistas superen sus topes personales, tendrán un mejor sabor.

Para la Isla un momento importante significó el izamiento de la bandera cubana en el pabellón de estandartes de la Villa Panamericana, en un acto liderado por Osvaldo Vento Montiller, presidente del Inder y jefe de la delegación; Roberto León Richard, presidente del Comité Olímpico Cubano, y Sergio González González, embajador de la mayor de las Antillas en la nación andina.

Bandera cubana en Lima2019/ Dayán

“Acaba de concluir la ceremonia. Nuestra bandera es la octava que brilla en esta área internacional de la villa, un acto bien concebido, muy protocolar. Hemos disfrutado de una tarde hermosa”, dijo en ese momento a la prensa cubana acreditada Vento Montiller.

La presencia cubana se hizo sentir desde bien temprano, aunque el medallero se inauguró el mismo día que se repartieron las primeras distinciones.

Quiso la buena fortuna que la arrancada se la robara una de las actuaciones más descollantes de todos los Juegos.

Serguey y Fernando Dayán recuperaron el cetro panamericano del C2 a mil metros. (ROBERTO MOREJÓN / jit.cu)
Serguey y Fernando Dayán recuperaron el cetro panamericano del C2 a mil metros. (ROBERTO MOREJÓN / jit.cu)

El 27 de julio la medalla más segura a priori debía llegar en el canotaje con la dupla de Serguey Torres y Fernando Dayán Jorge, y hasta la lejana localidad de Végueta se movió parte del equipo de prensa en un viaje de más de tres horas por carretera hasta la Albúfera de Medio Mundo, un sitio ecoturístico de una belleza sorprendente.

Mientras se esperaba la final de la canoa biplaza a 1 000 metros las noticias llegadas desde la Base Aérea Las Palmas, sede del tiro deportivo eran más que esperanzadoras: las dos cubanas de la pistola de aire a 10 metros habían clasificado a la final, una actuación que ya por ese simple motivo merecía un aplauso.

Por si fuera poco, minutos antes de que Serguey y Fernando Dayán cruzaran primeros la línea de meta en la laguna, Laina Pérez y Sheyla González se vistieron de oro y bronce en la pistola de aire a 10 metros, un resultado por encima de todo pronóstico.

Ya que los de la puntería comenzaron el camino, vale destacar que la pistola de aire se robó el show, porque por primera vez en la historia la competencia de los dos sexos tuvo en lo más alto a la bandera cubana pues en una competencia de infarto en el sector masculino se impuso el guantanamero Jorge Grau.

Pero, no querían parar de soñar y en la debutante prueba mixta Laina y Jorge inscribieron su nombre con letras doradas en el libro de la historia de estas justas.

Laina y Jorge Grau se convirtieron en la sensación de la competencia de Tiro Deportivo al arrasar en la pistola de aire a 10 metros. (MÓNICA RF / jit.cu)
Laina y Jorge Grau se convirtieron en la sensación de la competencia de Tiro Deportivo al arrasar en la pistola de aire a 10 metros. (MÓNICA RF / jit.cu)

La matancera Laina, oriunda del municipio de Jagüey Grande y protagonista de nuestra portada, se mostró más que emocionada con lo conseguido: dos metales dorados y boleto olímpico. “Feliz de que hayamos alcanzado estas medallas para Cuba, la competencia fue muy tensa, los rivales son muy fuertes y tienen un gran nivel”.

Pero lo más interesante ocurrió cuando la pistolera se quitó el abrigo para la foto de portada y descubrió un hematoma enorme en su brazo derecho, el que sostiene el arma.

¿Y ese golpe?- pregunté.

-Es una contusión que sufrí unos días antes de la competencia. Pero el médico me atendió muy bien y el fisio hizo lo suyo para que pudiera disparar, respondió en confianza, como quien está acostumbrado a sobreponerse a las dificultades, a la falta de municiones, a las desfavorables condiciones del centro de entrenamiento.

Un- dos rápido para Cuba en la pistola.
Álvarez y Pupo ganaron el primer un-dos de Cuba en Lima 2019.

También del tiro, se celebró el un-dos de Jorge Félix Álvarez y Leuris Pupo en la pistola de tiro rápido a 25 metros y la plata de Eglys de la Cruz en el fusil en tres posiciones a 50 metros.

Pero si un deporte dio el empuje necesario a la delegación en los primeros compases fue el boxeo con ocho medallas de oro, una plata y un bronce, superior a la cosecha de seis títulos de Toronto.

El camagüeyano Julio César La Cruz alcanzó su tercera corona en Juegos Panamericanos, dentro de una actuación excepcional del boxeo cubano con ocho de oro. (ROBERTO MOREJÓN / Jit)
El camagüeyano Julio César La Cruz alcanzó su tercera corona en Juegos Panamericanos, dentro de una actuación excepcional del boxeo cubano con ocho de oro. (ROBERTO MOREJÓN / Jit)

Satisfecho se mostró el entrenador principal Rolando Acebal por el desempeño de sus pupilos, a solo días del inicio del campeonato mundial de Ekaterimburgo, Rusia. “Los muchachos se entregaron. Cuba viene a los Panamericanos por los 10 oro, porque es conocida la calidad que tiene nuestra escuadra. Entre todos se puede destacar la actuación individual de Osvel Caballero, de los 56 kilos, que tuvo un pareo que incluyó a medallistas al más alto nivel, incluido el subcampeón del orbe en la final. Estamos contentos pero no tenemos tiempo para la pausa, porque hay que centrarse en el Mundial y mantener el primer lugar por naciones alcanzado en la versión de Hamburgo 2017 con cinco títulos y dos preseas de plata”.

Habíamos mencionado al canotaje y su oro en el C2, pero otra tripulación escribió una página gloriosa: el biplaza a 500 metros de las mujeres, que integraron Mayvihanet Borges y la jovencita de 16 años, Katherin Nuevo.
Según los periodistas que presenciaron la regata, las cubanas marchaban cuartas en el primer parcial e imprimieron corazón a sus paletadas para rematar al final a sus rivales. Además de esas aguas sacaron la plata de Fernando Dayán en el C1 y del K4 a 500 metros, y el bronce de la propia Borges en la canoa monoplaza a 200 metros.

Otra actuación descollante la tuvo el pentatlón moderno, aunque no subió a lo más alto. Las dos plata y el bronce conseguido por la armada cubana están escritas en mayúscula, por la rivalidad existente en el área y por las condiciones en las que se fabrican esas medallas.

Al final la gimnasia artística dejó un agradable sabor, a pesar de que se retrocedió en premios comparado con la edición de hace cuatro años.

En el Polideportivo de Villa El Salvador los gimnastas ganaron un segundo lugar y dos terceros, sin contar con los servicios del subcampeón del mundo Manrique Larduet (1-2-1 en Toronto).

Un punto y aparte para el bronce de la dupla masculina en el bádminton, que desde lo cuantitativo puede parecer intrascendente, pero que mantiene a esta disciplina en el medallero panamericano, sobre todo en un escenario donde abundan cada vez más los atletas de ojos rasgados. En el mismo caso se encuentran las pesas, con la plata del habanero Luis Manuel Larduet en más de 109 kilogramos.

Presencia en el medallero también tuvo el taekwondo, con una plata y dos bronce. Mas, se esperaba que el campeón del mundo de Manchester 2019 y Puebla 2013, Rafael Alba, repitiera la corona en la cita continental, o al menos diera un mejor combate en la discusión del título.

De las modalidades colectivas el voleibol masculino puso a soñar a millones después de derrotar tres sets por cero al mismísimo Brasil en semifinales, pero cayeron por el oro ante Argentina para colgarse la presea plateada y el regreso a una final continental. Igualmente ganó medalla el balonmano femenino con un bronce que estaba en los planes de la mayoría de los entendidos.

Fueron estas las mejores credenciales mostradas por Cuba en el inicio, un panorama que se espera multiplicar con el aporte de disciplinas como la lucha, el judo, el atletismo y otras especialidades con actividad en el cierre competitivo.

Inesperados…

La selección cubana de beisbol quedó eliminada de los Juegos Panamericanos Lima 2019, después de ser derrotada este martes por la noche 8 carreras a 6 por su similar de Canadá, en su segundo desafío de este evento deportivo./ Foto: nuevaya.com.ni
La selección cubana de beisbol quedó eliminada de los Juegos Panamericanos Lima 2019/ Foto: nuevaya.com.ni

El béisbol borró en Lima una historia de más de 60 años de podios ininterrumpidos en Juegos Panamericanos, y acabó con la ilusión de millones de fanáticos que ante cada competencia esperan que por arte de magia regresen los tiempos en los que éramos respetados entre bolas y strikes.

El deporte nacional tocó fondo en Lima, y aunque hayamos tenido muchísimas razones felices para festejar en la primera mitad, este resultado melló profundamente la percepción de la afición cubana sobre la edición 18 de la justa continental.

Lo mismo ocurrió con el balonmano masculino y las expectativas creadas alrededor de un equipo que recuperó a muchas figuras que juegan en ligas extranjeras pero que se olvidó del pollo del arroz con pollo, lo que llenó de gloria a los equipos cubanos hace varias décadas, el team work.

Tampoco pudo el softbol masculino hacerse justicia después de un aceptable campeonato del mundo, donde mostraron mejor juego ante rivales de mayor consideración. Por cierto, en este deporte Argentina ganó el mundial y repitió en los panamericanos para ratificar que no fue obra de la casualidad.

¿Cómo fue Lima 2019 en la primera mitad?

En Lima se respira en todos lados un ambiente panamericano. (OSVALDO GUTIÉRREZ / acn.cu)
En Lima se respira en todos lados un ambiente panamericano. (OSVALDO GUTIÉRREZ / acn.cu)

La sonrisa de los voluntarios, las excelentes demostraciones de los deportistas, el perfecto estado de las instalaciones, la operatividad del transporte a pesar de las complicaciones propias de una ciudad como esta capital, la respuesta del público, y los colores panamericanos que visten la urbe, son de los motivos fundamentales para que los peruanos se sientan orgullosos de lo que han conseguido.

Alberto Valenzuela, director general de los Juegos, reconoció que los niveles de aprobación de la población son elevados y que los jóvenes atletas peruanos consiguen con su ejemplo una influencia sin precedentes en la historia de Perú.

Agradeció a los habitantes de la ciudad que se han convertido en magníficos anfitriones, con el reconocimiento en cada instalación a los mejores exponentes, sin importar de qué país vengan o qué bandera defiendan.

Con la venta de más del 80 por ciento de la boletería general, con el buen ambiente que se vive en las calles y la gastronomía peruana, entre las mejores del mundo, los visitantes en estos Juegos han sentido que valió la pena el esfuerzo de la nación andina para organizar el evento más importante de su historia.

El gran circuito Mágico del Agua. (peru.com)
El gran circuito Mágico del Agua. (peru.com)

Postales de Lima

1-Los Juegos coincidieron con el Día de la Patria, que recuerda la independencia del Perú el 28 de julio de 1821. En esta fecha no existe vivienda particular u oficina que no porte con orgullo los colores de la bandera. Un espectáculo muy emocionante para los visitantes que se mantuvo durante todos los Juegos.
2.-El Circuito Mágico del Agua se ubica en el Parque de la Reserva y es sin duda uno de los mejores lugares de Lima para entretenerse. En este rincón se encuentra una propuesta alucinante de piletas de agua sincronizadas con música y luces. Este circuito tiene un Récord Guinness por ser el complejo de fuentes más grande del mundo en un parque público.
3.-La gastronomía peruana es muy famosa en todo el mundo. Para los cubanos ha sido fácil degustar los platos típicos del Perú, sobre todo aquellos que tienen una base de arroz, muy consumido en esta nación. En los restaurantes próximos al Centro de Prensa los meseros extrañarán al término de los Juegos el acento cubano y los pedidos de especialidades como el Lomo Saltado, la Causa, la Papa a la Huancaina, y muchos otros manjares.
4.-Cuba es muy querida en el Perú. Constantemente los que visten el mono deportivo de la delegación son sorprendidos con muestras de cariño y admiración. En Perú conocen y bailan nuestra música, y es usual en la animación de las instalaciones deportivas escuchar algún tema de músicos de la Isla antillana.
5.-La canción Cómo no te voy a querer, creada por la Banda Blanquirroja para aupar a su selección de fútbol, se ha convertido en el himno del hincha peruano en cada deporte que compite en Lima. En más de una ocasión los extranjeros también se han visto contagiados con su ritmo peculiar. “Como no te voy a querer, como no te voy a querer, si eres mi Perú querido, el país bendito que me vio nacer”, dice la letra.


Dayán García La O

 
Dayán García La O