0
Publicado el 9 Agosto, 2019 por Dayán García La O en Deportes
 
 

La mayoría de edad de Adriana

La jovencita heptalonista ganó en Lima 2019 en sus primeros juegos multideportivos
Adriana levantó bien alto la bandera cubana en Lima 2019.
Adriana levantó bien alto la bandera cubana en Lima 2019.

Por Dayán García La O, enviado especial de BOHEMIA

Fotos Mónica RF/ Jit

Lima, Perú.- Cuando la medallista mundial y campeona panamericana Yorgelis Rodríguez se fue de la competencia en el salto de altura, todas las esperanzas de un país de se depositaron sobre los hombros de una joven de 20 años, quien en el momento de la despedida de su compañera marchaba cerca de las punteras. Adriana Rodríguez Fuentes nunca olvidará que el 8 de agosto de 2019, en su primera justa de la categoría de mayores, apretó en la segunda fecha para convertirse en la Reina de América en el heptalón.

Rodríguez Fuentes terminó con acumulado de 6113 unidades, inalcanzables para la estadounidense Annie Kunz (5990) y la colombiana Martha Araujo (5925). La cubana concluyó la primera jornada dominando los 200 metros planos y se tuvo que conformar con dormir en el segundo puesto con 3730 puntos, a solo 36 rayas de la trinitaria Tyra Gittens, quien quedó fuera del podio.

La jovencita pinareña dominó con facilidad las pruebas de velocidad.
La jovencita pinareña dominó con facilidad las pruebas de velocidad.

Ya en la segunda etapa, dio un golpe de autoridad con claro dominio en el salto largo con 6,46 metros, lo que la ubicó en la cima que no perdió a pesar de su irregular jabalina. Ya en la carrera de 800 metros era cuestión de gestión de resultados. La pinareña cruzó la meta después de dos vueltas al óvalo, se lanzó al suelo con las manos en la cara, cansada, emocionada, en el estadio se escuchó un grito, de esos que salen del alma, se levantó como fulminada por un rayo, corrió a las gradas a abrazarse a su entrenador, a su gente, tomó la bandera y tuvo fuerzas para que el público le regalara un aplauso. La medalla de oro se quedó en un pecho cubano.

Tiene ante sí el reto de mejorar su jabalina para empeños mayores.
Tiene ante sí el reto de mejorar su jabalina para empeños mayores.

“Me dolió mucho cuando mi compañera Yorgelis tuvo que retirarse. Pero también me sintió de inspiración para cumplir con el resultado que el pueblo esperaba. Esta medalla también es para ella, que es una gran atleta y sabrá recuperarse”, refirió Adriana.

La especialista de pruebas combinadas se mostró satisfecha con el oro, pero inconforme con los resultados. “Me acerqué en varios eventos a mis mejores marcas, pero siempre quiero más. Tengo que empezar a creerme que puedo conseguir mejorar mucho en esta disciplina”, dijo la jovencita.

En la zona mixta, minutos antes de subir a lo más alto del podio continental, agregó que ha sido un buen comienzo para su desempeño en la categoría de mayores, después de ser medallista mundial entre juveniles y campeona panamericana en la misma categoría. “Comencé con el pie derecho y sé que puedo dar mucho más. Cuando se concretó el triunfo pensé en mi entrenador que siempre me ha apoyado, a pesar de que a veces no conseguimos lo que esperamos. También en mi familia, en mi mamá y sus consejos constantes. Ahora toca disfrutar este momento y plantearme metas más altas”, concluyó Adriana, quien salió caminando dando salticos, moviendo sus trenza, mirando a todos lados, sin darse cuenta de que cuando acabó la carrera de 800 y lanzó ese grito de victoria sobre la pista, se concretó su paso de niña a mujer.


Dayán García La O

 
Dayán García La O