3
Publicado el 9 Agosto, 2019 por Dayán García La O en Deportes
 
 

JUEGOS PANAMERICANOS

Yarisley sigue soñando

La pertiguista Yarisley Silva tocó otra vez el cielo panamericano con sus saltos

Por Dayán García La O, enviado especial de BOHEMIA

Yarisley en la carrera previa al salto
Puro coraje regaló Yarisley en Lima 2019. (Mónica RF/Jit)

Lima, Perú.- La campeona mundial y subtitular olímpica Yarisley Silva demostró una vez más su estirpe de guerrera al sobrepasar en su última oportunidad la varilla ubicada a los 4,75 metros, altura con la que ganó su tercera medalla de oro consecutiva en Juegos Panamericanos.

En el Estadio Atlético de la Videna, la princesa de Vueltabajo batalló con dos fallos en los 4.35, para después entrar en calor y decir presente con claras ejecuciones sobre 4,45; 4,55 y 465. Ya con la plata segura, falló dos veces los 4,70 en la definición del título con la estadounidense Kathryn Nageotte, quien logró la altura en el segundo chance.

En ese momento, el entrenador de la cubana Alexander Navas se acercó a la pista para dar indicaciones a su pupila, la única oportunidad de ganar estaba en ir a los 4,75. La norteamericana falló en su primera visita a esa marca, mientras que la cubana, con su pelado bajito y el cabello pintado de amarillo, pidió aplausos, se demoró una eternidad en la preparación, arrancó con paso seguro, plantó la pértiga y se lanzó a las nubes. “Echa un poco para atrás, sube los agarres y echa los postes para adelante y hay que lograrlo como quiera”, se había dicho antes la morena.

Sobre los 4.75 metros para la gloria panamericana. (José Tito Meriño/ PL)
Sobre los 4.75 metros para la gloria panamericana. (José Tito Meriño/ PL)

Antes de llegar había una varilla que se interponía entre ella y su sueño, y ahí se quedó, en las alturas, viendo como la morena caía y pensaba en los malos ratos que ha sufrido en los últimos tiempos, en la alegría de casi saberse con la corona en la mano y en Dios, como dijo en sus primeras palabras en la zona mixta.

“He llegado aquí con la ayuda de Dios, porque ha sido un año difícil. Esta competencia fue dura porque no pude calentar bien. Siempre dan una hora y solamente tuvimos media hora, además éramos 11 competidoras. Igual tuve que empezar en alturas bajas para ponerme a punto. Pero estoy muy feliz de alcanzar mi tercera medalla de oro en citas continentales”, dijo la pinareña.

Aún sin soltar una lágrima, la pertiguista se refirió al esfuerzo que supone para un atleta tener momentos difíciles e intentar levantarse. “Gracias a mi pueblo, a mi profesor José y Navas, a mi colectivo, a mis compañeros de la Iglesia, a todas las personas que me han apoyado y me dejan en las redes sociales mensajes de aliento. Solo puedo agradecer a los que tuvieron fe en mi resultado.

“De todas las medallas es de las que más he disfrutado, porque no era clara favorita a ganar la competencia. Realmente no me han salido bien las cosas en otras justas, por eso tiene tanto valor ganar este título”, exclamó una feliz Yarisley.

Volvamos atrás, al campo, cuando Silva logró la altura ganadora de 4,75 metros obligó a Nageotte a un intento sobre 4,80. En la tribuna de prensa todos expectantes. La estadounidense no pudo con el reto y saltamos en nuestras sillas, nos abrazamos, gritamos, pero Yarita tenía la pértiga en la mano, aún no se había dado cuenta de que podía buscar su estandarte y regalarle su alegría al público presente. Navas le gritó desde las gradas con la bandera y comenzó la fiesta.

“Quedé en shock, porque estaba muy concentrada en la próxima altura. No sé qué me pasó porque no me di cuenta de que ya ella había terminado. Mucha felicidad es la que siento. Ahora lo que viene es seguir trabajando, me queda el Mundial y el año que viene los Juegos Olímpicos. Yo sigo con mi sueño, los sueños no se dejan nunca de luchar y a lo mejor no lo logro, pero que no sea porque no lo intenté”, dijo a los periodistas y me dio un abrazo sentido, ya con las lágrimas en su rostro. Yarisley Silva es la campeona de Lima 2019 y en todos los eventos que aparezcan en su camino, con resultados buenos o malos, yo no dejaré de soñar junto a ella.


Dayán García La O

 
Dayán García La O