0
Publicado el 23 Noviembre, 2019 por Dayán García La O en Deportes
 
 

Deporte cubano vs. bloqueo de EE.UU.

Saltar la valla… por muy alta que parezca

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por el Gobierno de EE.UU. incide con fuerza en el desarrollo del deporte en la Isla

Deporte cubano contra el bloqueo de EE..UU.

 

Por Dayán García La O

El muro que significa el bloqueo impuesto por las administraciones de Washington a la mayor isla caribeña desde 1960 representa un duro escollo en todos los órdenes, por lo que el deporte no escapa a la incidencia de esta política hostil, que contradice los principios de Juego Limpio que defiende la carta del Comité Olímpico Internacional.

Para Manuel Trobajo, director de Aseguramiento del organismo deportivo en Cuba, los recursos financieros y humanos destinados a garantizar el derecho indispensable de los cubanos al deporte, la cultura física y la recreación, exigen erogaciones multiplicadas debido a esa absurda política.

En encuentro con la prensa, el directivo apuntó que en cuanto a los implementos y otras aristas es muy difícil encontrar ofertas porque los proveedores cada vez se arriesgan menos a la comercialización con nuestro país, por el temor a posibles sanciones. “Esto obliga a realizar la importación en mercados más distantes, principalmente en Europa y Asia, lo que en la mayoría de las ocasiones triplica los costos”.

Se refirió además al recrudecimiento del bloqueo, fundamentalmente con la incapacidad de gestionar visas en La Habana, y el costo financiero que significa realizar estas gestiones en terceros países, sobre todo en un contexto en el que por las condiciones existentes en EE.UU. muchas federaciones escogen sus ciudades como sedes de importantes eventos, varios de ellos clasificatorios para juegos multideportivos.

A esto hay que sumarle que hay un número importante de especialidades deportivas que sus federaciones tienen sello de obligatoriedad para los implementos de determinadas marcas norteamericanas, y entre los más afectados con esta realidad se encuentran: béisbol, atletismo, softbol, tiro con arco, natación, clavado, tenis campo, vela, polo y patinaje.

Para graficar con ejemplos, el 70 por ciento de los artículos usados para la práctica del béisbol en todos los niveles son fabricados en Estados Unidos, lo que conlleva a realizar malabares para conseguirlos. Para la actual temporada beisbolera, las marcas de juegos de arreos y guantillas Rawling y Lousville se adquirieron con atrasos a través de terceros a un precio muy superior al que podría adquirirse en EE.UU. Y este elemento es solo una parte ínfima de todo lo que hay que asegurar para el principal pasatiempo nacional.

Lucha antidoping en la mira

Otro centro que sufre constantemente la incidencia de este absurdo instrumento, es el Laboratorio Antidoping de La Habana, uno de los pocos acreditados en Latinoamérica y que cada año tiene que garantizar un nivel técnico y de calidad acorde con las exigencias para no perder la acreditación.

El director de esta institución, –ideada por Fidel e inaugurada el 13 de febrero de 2001–, Rodney Montes de Oca, graficó la imposibilidad de la adquisición de insumos y reactivos a compañías norteamericanas o a sus filiales en terceros países, mientras que tampoco tienen acceso a la tecnología de punta de firmas estadounidenses, lo que provoca la erogación de mayores precios en fletes, seguros o la compra de equipos similares en Japón.

Igualmente, el científico expuso que no puede existir mayores intercambios académicos con los laboratorios acreditados en Estados Unidos y que el centro habanero tampoco ha podido recibir muchos pagos por los servicios que presta a organizaciones antidopajes internacionales por la persecución financiera hacia los bancos que pretendan transferir dinero a Cuba.

El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por el Gobierno de EE.UU. desde hace casi 60 años, incide con fuerza en el desarrollo del deporte en la Isla, pero nos sobran medallas y actuaciones que demuestran la valía del deportista nacido en el verde caimán.

 


Dayán García La O

 
Dayán García La O