2
Publicado el 21 Febrero, 2020 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

Juegos Olímpicos

Un baúl de recuerdos

Cincuenta y seis años después, un competidor sobreviviente de los de Tokio 1964, el corredor Lázaro Betancourt, sube también a la máquina del tiempo

(Foto cortesía de Lázaro Betancourt)

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Han pasado ya casi 56 años, y Lázaro Betancourt, uno de los competidores sobrevivientes de los Juegos Olímpicos de Tokio 1964, se montó con tremenda velocidad en la máquina del tiempo. No parece que haya visto pasar 84 almanaques.

En la primera parte de la entrevista hablamos de él, confirmando datos que le leímos; pero con habilidad nada egoísta tocó otros puntos de gran interés.

“Sí, es así. Participé en la carrera de los 110 metros con vallas. En las eliminatorias marqué 14.6 segundos, el mismo tiempo que el ganador. En la semifinal, de la serie A, lo hice en 14.2, lo cual no me permitió llegar a la final. Antes de viajar a Tokio yo tenía una marca de 14.0, que de haberla repetido ahí si me hubiera colocado entre los finalistas”.

Entonces se le disparan los recuerdos hacia otros compañeros.

“Hay que destacar que Miguelina Cobián, quien falleció en nuestro país el pasado 1o de diciembre, fue la primera cubana finalista en los 100 metros de unos Juegos Olímpicos”.

Cobián, nacida en 1941, logró cuatro años después de los de Tokío 1964, subir la parada en unos Juegos Olímpicos, en este caso los de Ciudad de México 1968: medalla de plata en el relevo 4×100, junto a Marlene Elejalde, Fulgencia Romay y Violeta Quesada. Ellas marcaron 43.36 segundos, récord nacional. Así obligaron al elenco de Estados Unidos a ganar con tope mundial y olímpico de 42:86 segundos. Y no es todo. En los Juegos Panamericanos de Sao Paolo 1963 ella ganó plata en 100, 200 y el 4×100. Y en los de Winnipeg 1967 plata en 100, bronce en 200, oro en 4×100, por citar lo más relevante de su carrera.

Entonces Lázaro Betancourt siguió abriendo el baúl de los recuerdos.Resultado de imagen de gif maquina del tiempo

“Tengo un álbum en el que guardo los resultados oficiales, curiosidades como los tickets de la comida, una pila de fotografías de Enrique Figuerola, y muchas más. Hace pocos días subí para Internet varias fotos”.

Radiografía

Y se disparó más todavía.

“La medalla de plata de Enrique Figuerola, en los 100 metros planos, tiene desde mi punto de vista un alto valor deportivo, y también político. El Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder), llevaba solo tres años de creado”, dijo.

“Los entonces miembros del Comité Olímpico Cubano, trataron de impedir nuestra participación. Así había ocurrido con los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Kingston 1962, y los Juegos Panamericanos de Sao Paolo 1963”, indicó .Tengamos en cuenta que en aquellos primeros años, ambos organismos cubanos relacionados con el deporte, eran completamente independientes.

“Cuba había sido expulsada de la Organización de Estados Américanos (OEA). Y México fue el único país que se mantuvo a nuestro lado”, agregó.

Los recuerdos siguieron precipitándose:

Miguelina Cobián. (Foto: Archivo de BOHEMIA)

Miguelina Cobián. (Foto: Archivo de BOHEMIA)

“En 1964, en Japón, muchos preguntaban: ¿Dónde queda Cuba? Pero esa medalla de plata de Enrique Figuerola, en unos Juegos Olímpicos, elevó el conocimiento sobre nuestro país. Una medalla olímpica recorre el mundo. Y eso que a Figuerola lo conocían por su cuarto lugar en los de Roma 1960. O también por su plata en los Juegos Panamericanos de Chicago 1959, la de oro en los de Sao Paolo 1963, y también por haber logrado ser campeón mundial universitario en Sofia 1961. Por todo eso digo que su medalla tuvo un alto valor deportivo y político.

“Una medalla cubana era muy añorada. Recuerdo que se habló de ella, por ejemplo, en un partido en el estadio Latinoamericano, con Fidel vestido de pelotero, pues participó como jugador. Era contra un equipo juvenil canadiense. Allí se encontraban, entre otros, Raúl, Vilma, Ramiro Valdés… Recuerdo que a Raúl le llevaron un mensaje: había sido tiroteado por mercenarios un barco que traía juguetes. Ese día, con Fidel, se habló de la posibilidad de una medalla. Las mayores posibilidades con Figuerola o un boxeador”.

Otros detalles

La tabla de medallas fue comandada por Estados Unidos: 36 de oro, 26 de plata y 28 de bronce; la Unión Soviética: 30, 31 y 35, y Japón: 16, 5 y 8.

Tokio 1964 sirvió de trampolín para que el deporte cubano llegara en mejores condiciones a los Juegos Olímpicos de México 1968, en los cuales, como se recuerda, ganamos ya varias medallas.

Y ese nos parece un tema tan interesante que nos llevará a montarnos otra vez en la máquina del tiempo. La misma en la que Lázaro Betancourt, con 84 años de edad, se  trepó a la carrera…

LOS 28 CUBANOS

ATLETISMO (3): Miguelina Cobián (100 metros), Lázaro Betancourt (110 con vallas), Enrique Figuerola (100 y 200 metros). BOXEO (6): Rafael Carbonell (51 kilogramos), Fermín Espinosa (54), Roberto Caminero (57), Bienvenido Hita (60), Virgilio Jiménez (57), Félix Betancourt (63,5). ESGRIMA (2): Enrique Penabella y Mireya Rodríguez (ambos de florete). GIMNÁSTICA (6): Carlos García, Andrés González, Luis de Pablo Hernández, Félix Padrón, Héctor Ramírez y Octavio Suárez. LEVANTAMIENTO DE PESAS (1): Ernesto Varona (más de 90 kilogramos). REMO (10): Gilberto Campbell, Alfredo Hernández, Leovigildo Milián, Segundo Mora, Manuel Padrón, Osvaldo Díaz, Norge Marrero, Ezequiel Montenegro, Roberto “Waco” Ojeda y Mario Tabío.

 

 

UNA PORTADA DE BOHEMIA

BOHEMIA le dedicó una portada a Tokio 1964, en la cual aparece el joven atleta Yoshinori Sakai, nacido en Hiroshima el mismo día en que la ciudad fue arrasada por la bomba atómica.

Esa portada, según nos recordó nuestro diseñador Víctor M. Falcón, nos llevó animados a buscarla en nuestro archivo.

Sakai (1945-2014) se convirtió en un símbolo de paz. Lo apodaron el bebé de Hiroshima. Fue un deportista (de atletismo) y periodista japonés. En los Juegos Asiáticos de Bangkok 1966 ganó una medalla de oro en el relevo 4×400 metros y una de plata en los 400 planos.

Ah!… Yoshinori Sakai nunca compitió en unos Juegos Olímpicos.

 


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez