0
Publicado el 25 Marzo, 2020 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

Softbol

Corto de calendario, pero no de emociones

Ciego de Ávila se coronó en el Nacional Masculino
Softbol: Corto de calendario, pero no de emociones

foto: periódico 26

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

El equipo de la tierra de la piña se repuso en el Nacional Masculino de Softbol desarrollado en Santiago de Cuba, donde los locales les habían derrotado en la pasada cita de 2019. La historia cambió este año y los avileños se alzaron con el triunfo en la misma ciudad donde perdieron la puja final una temporada atrás.

La competición redujo su calendario y quedó concluida en la etapa clasificatoria, como medida de protección ante la presencia del COVID-19 en el país, después de que el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder) informara oportunamente que como parte de las acciones de prevención y enfrentamiento al virus, todos los eventos nacionales en desarrollo no se reanudarían, ni arrancarían nuevos hasta después del 30 de abril.

De este modo se hizo necesario concluir la competencia cuando dos equipos se abrazaban en la primera plaza. Fue así como Ciego de Ávila se coronó tras solo cuatro jornadas de las 10 pactadas inicialmente. Las posiciones finales se determinaron por el ordenamiento de los seis equipos participantes en la lid, y como el elenco avileño estaba empatado con Santiago en la punta de la tabla con siete ganados y uno perdido, se decidió por la variante reglamentada que prioriza las carreras permitidas, lo que arrojó un acumulado de seis concebidas por los campeones y 10 de los santiagueros. En el tercer lugar se ubicó el conjunto de La Habana, con cuatro juegos a su favor y dos derrotas, en una lid que contó también con la presencia de Villa Clara, Granma y Holguín.

Lo cierto es que Ciego de Ávila regresó al trono desde su última vez (2017), en un evento que no reservó pocas emociones, pues los anfitriones –también campeones en 2018– comenzaron a todo tren en la defensa de su bicampeonato en el remozado estadio panamericano Salvador Viña Saeta (más conocido como Caribe), del poblado El Caney, pero la repentina detención de las acciones no permitió que se desarrollara como estaba previsto: por la variante de todos contra todos a tres vueltas donde los cuatro primeros lugares debían avanzar a unas semifinales pensadas para el sistema Page o de doble play off, usualmente empleado en este deporte para decidir las medallas.

En lo individual resaltó la figura del lanzador Eduardo González dentro del staff de los laureados, quien no permitió carreras limpias en 14 entradas de trabajo, para conseguir efectividad perfecta de 0.00 y blanquear a los elencos de Granma y La Habana. Asimismo, el local Gúber Plutín alcanzó cinco victorias y propinó 41 ponches. El también santiaguero Miguel Savigne fue líder en jonrones con cuatro y en carreras impulsadas con 11, mientras que el avileño Juan Carlos Rodríguez encabezó la casilla de bateo con average de 600 y 15 hits conectados.

Sobre la organización, el comisionado nacional Juan Reynaldo Pérez Pardo declaró que la falta de materia prima en la industria deportiva impidió iniciar el campeonato con los uniformes de los participantes, pero afortunadamente se resolvió sobre la marcha.

El evento doméstico de softbol –un primo cercano de nuestro pasatiempo nacional– inició así su ciclo hacia los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Panamá 2022.


Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez