0
Publicado el 14 Marzo, 2020 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

Un pomito con cloro y una palangana

Las batallas del deporte cubano contra el Covid-19

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Cuando llegamos la primera imagen nos pareció muy esperanzadora. Los presentes, casi todos deportistas, antes de entrar al salón de actos, pasaban por una mesita decisiva. En ella les echaban un chorrito de buen cloro en las manos. Y luego de lavárselas se las enjuagaban en una palangana. No vimos a ninguno, pese a su juventud, tener la inmadurez de querer evadirlo.

Ocurrió en la Escuela de Formación de Atletas de Alto Rendimiento (ESFAAR) Giraldo Córdova Cardín, en la tarde este viernes, en la que el deporte cubano salió fortalecido allá en La Habana del Este en su batalla contra la pandemia Covid-19.

Allí se efectuó una muy instructiva y amena Audiencia sanitaria, segunda del día para este sector, pues en la mañana se había realizado otra en la ESFAAR Cerro Pelado.

Entre los que hablaron allá en La Habana del Este se encontraron Luis Roberto Argote, asesor para la defensa del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder); Miguel Acosta, director de la Córdova Cardín; y el doctor Osvaldo Barba, jefe médico de esa ESFAAR, y del resto de las escuelas deportivas de la zona.

Barba realizó una conferencia muy instructiva y amena, hasta con alguna que otra pincelada simpática.

Bueno, ¿por qué tenía que faltar el humor cubano?

Eso sí: invitó con vehemencia a controlar la tendencia cubana en los saludos: el beso, el abrazo, el estrechón de manos.

Esperanza…

El doctor habló, por ejemplo, de que existe un policlínico cercano dotado de todo lo necesario. Un área restringida ahí en la ESFAAR. Subrayó que “es importante la disciplina”. Entre los consejos el de aprovechar nuestro fuerte sol (enemigo mortal del Covid-19): “Se debe tender en él kimonos, pulóveres, poner los colchones”.

Uno de los presentes dudó en la conveniencia de mantener abierta en estos momentos la Escuela, recordó que a veces ha faltado el agua, se han perdido los jabones, cocinado con leña, que en las calles no ve a las personas preocupadas con la pandemia.

El director ofreció argumentos:

“Tenemos aquí cinco mil jabones de lavar. Mil quinientos de baño. Siete toneladas de cloro bastante puro, de las piscinas. Ochenta y una frazadas de piso. Más de 40 bolsas de detergente granulado. Tres tanques del líquido. Unas pastillas para todo lo relacionado con el agua. Hemos tenido situaciones complejas con ella. Pero hoy no. Vamos a comprar mil naso bucos”, dijo con un tono tranquilizador.

Y, no lo dude, los deportistas, entrenadores, directivos, personal en general, salieron con más herramientas.

Audiencia deportiva sobre covid-19El teatro estaba repleto…

Hubo mucha concentración entre los presentes…

Y, claro, durante un rato, olor a cloro. De verdad era bueno…

Lo visto allí  hubiera dejado contento a Córdova Cardín.

Sí, aquel incipiente boxeador inolvidable que prefirió dar un combate mortal, durante los sucesos de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, por lograr un cambio imprescindible en nuestro país manchado de sangre…


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez