0
Publicado el 30 Mayo, 2020 por Prensa Latina en Deportes
 
 

Julio Mendieta, 25 años entrenando

La lucha diaria para sonreír por Cuba (+Video)

El coliflor en su oreja izquierda delata su pasado en los colchones, mientras sus ojos algo marchitos revelan el paso de un tiempo que le enseñó la importancia del actuar cotidiano como fórmula imprescindible para crear las bases del mejor de los futuros posibles
Julio Mendita, entrenador de lucha/ PL
Texto y FotosPL: Jhonah Díaz González (*)

Las ilusiones son una constante en la vida diaria de Julio Mendieta, entrenador de lucha hace más de 25 años y jefe técnico del equipo masculino estilo libre de Cuba, ese que anhela brillar en los Juegos Olímpicos de Tokio.

El coliflor en su oreja izquierda delata su pasado en los colchones, mientras sus ojos algo marchitos revelan el paso de un tiempo que le enseñó la importancia del actuar cotidiano como fórmula imprescindible para crear las bases del mejor de los futuros posibles.

Mendieta siente nostalgia de la última cita de los cinco aros, la de Río de Janeiro 2016, a la cual llegó seguro de que alguno de sus pupilos iba a escalar el podio de premiaciones, pero ello no sucedió.

‘Falta de decisión individual a la hora de encarar el combate y, tal vez, algo de presión’, espetó en exclusiva para Prensa Latina, en su intento de explicar el por qué quedó vacía la casilla de premios en la principal justa deportiva del planeta.

Es mayo de 2020 y todavía sufre aquellos días, algo que ahora, incluso en tiempos de la pandemia del coronavirus SARS-Cov-2, hace explotar su sapiencia al máximo y exigirle entrega a sus alumnos, a la distancia, vía telefónica o través de las redes sociales.

‘No puede ser de otra manera’, avanzó. ‘La disciplina y el sacrificio son mis principales premisas para llegar a obtener grandes resultados en los eventos internacionales’, refirió en tono serio, consciente de la sinceridad de sus palabras y su elevada dosis de rigor en cada fecha de trabajo. Hace más de dos meses su accionar es más sosegado: suda y camina menos, utiliza su teléfono celular como nunca antes y extraña en demasía el ir y venir constante de sus alumnos: ‘Todos mis luchadores están en sus casas producto a la pandemia que azota el mundo, pero atentos a mis orientaciones’.

Ejecutar diariamente sesiones de preparación física y elevar el volumen de pesas para mantener la resistencia (general) son aspectos esenciales dentro del plan indicado por los especialistas del deporte.

‘Resulta necesario conservar el trabajo para la competencia de primera categoría del país y los venideros programas internacionales, porque los muchachos deben estar en buenas condiciones desde el punto de vista físico’.

Sentado en la sala de su casa, en esta capital, el adiestrador de 60 años de vida tiene sus objetivos claros: ‘Sacarme la espina de Río’ y ‘lograr dos medallas en Tokio’.

De acuerdo con Mendieta, cumplir tales designios pasarán por la actuación de su hombre clave, Alejandro ‘Calabaza’ Valdés, de los 65 kilogramos, quien ya conoce la sensación de escalar un podio mundial y es visto entre los favoritos de su peso.

Empero, el preparador también confía plenamente en el resto de sus atletas clasificados, los veteranos Geandry Garzón (74) y Reineris Salas (97), a la espera del eliminatorio preolímpico mundial donde presentará a gladiadores de los 57 y 86 kilos.

La cita de Tokio, programada ahora del 23 de julio al 8 de agosto de 2021, será una nueva prueba de fuego para el mandamás de la lucha libre de la isla, potencia universal y cuna de leyendas de la modalidad, como Alejandro Puerto o Yandro Quintana, titulares de Barcelona 1992 y Atenas 2004, respectivamente.

Mientras pasan los días, Mendieta es pura concentración y traza en letras doradas sus métodos de entrenamientos para añadir párrafos gloriosos a la rica historia de la lucha cubana, vista como punta de lanza camino a la trigésimo segunda edición de los Juegos Olímpicos de verano.

(*) Periodista de la redacción de Deportes de Prensa Latina.


Prensa Latina

 
Prensa Latina