0
Publicado el 18 Junio, 2020 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

BÉISBOL

Juan Castro: maestría, elegancia y seguridad

Adiós a una leyenda tras el home
En el Campeonato Mundial de Italia 1988. (Foto: cubadebate.cu)

En el Campeonato Mundial de Italia 1988. (Foto: cubadebate.cu) (Foto: cubadebate.cu)

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

En su paso por la vida, Juan Castro dejó una huella imborrable, tanto en la receptoría como fuera de ella. Así lo considera Rogelio García, emblemático lanzador, a quien su amigo Juanito le cazaba por aire y tierra los envíos, además de compartir durante todos estos años una hermosa amistad allende el terreno de juego. “No pudo fildear la última bola”, comentó a BOHEMIA vía telefónica.

Esta dupla dorada vueltabajera compartió durante 16 series, desde que el lanzador debutara en el roster de Vegueros. “Por la rotación siempre me tocaba lanzar martes y sábado o miércoles y domingo. Era impresionante ver a Juanito, no era un bloqueador, sino un fildeador. Tenía unas manos prodigiosas, no sé como describir con palabras lo que hacía tras el plato. Recuerdo cuando me decía con total seguridad: ‘Si pasas del tercero nadie te gana’, era un cátcher increíble”, rememora Rogelio.

“Fuera de allí teníamos una amistad encomiable. Nos reuníamos ambas familias y pasábamos el rato, lo mismo en su casa que en la mía. Juan Castro fue la persona más humilde y sincera que he conocido. Va a perdurar dentro de mi corazón y estoy seguro que pasarán muchos años para que tengamos un receptor tan completo como él”, destaca Rogelio.

Cuando administraba y dirigía el pitcheo en su provincia natal, Juan Castro, agachado tras el plato, amortiguaba lanzamientos de grandes de aquellos tiempos. Además del propio Rogelio García, también lo hizo con Julio Romero, Omar Ajete y Jesús Guerra, por solo mencionar algunos de aquellos staffs de ensueño.

El reconocido técnico Franger Reynaldo nos confesó también vía telefónica que a la máxima dirección del béisbol le fue imposible no contar con él para que diera seguimiento al listado de los receptores identificados como talentos. “Conocíamos de su delicado estado de salud, pero su disposición era altísima, así que le propusimos que cuando empezara la Serie la viera por televisión y nos mandara posteriormente sus criterios por escrito. Ahora sabemos que no van a llegar esos reportes, pero en cambio, su ejemplo servirá como material didáctico a las nuevas generaciones de peloteros”, expresó Franger, quien igualmente nos adelantó sobre un proyecto donde se tendrá en consideración la memoria del receptor vueltabajero, pues con su nombre se hará honor cada año al mejor de esa posición en la Serie Nacional con la Distinción Juan Castro, lauro que se entregará también en todos los sectores del campo bajo el nombre de otras glorias de nuestro béisbol.

Tras su retiro del deporte activo, Juan Castro dirigió varios equipos. Fue campeón en dos ocasiones al frente de Vegueros en la liga de desarrollo; y en las series nacionales 47 y 48 estuvo al frente de Santi Spíritus, novena que mantuvo siempre en los puestos de arriba, aunque sin títulos. Con Pinar del Río se coronó en 2011 y comandó igualmente varios elencos Cuba, como mismo cumplió misión en Italia, donde consiguió la corona en más de una ocasión durante los seis años que laboró en la Serie A.

Lo cierto es que tras su partida física, a los 66 años de edad el pasado 14 de junio, después de una extensa lucha contra el cáncer, el hijo ilustre de San Cristóbal dejó un contundente legado. Su maestría, elegancia y seguridad tras el plato se recordarán, sobre todo en estos tiempos, en que en esa posición no se vive un panorama tan sólido como en otros momentos.


Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez