0
Publicado el 14 Junio, 2020 por Prensa Latina en Deportes
 
 

Por ampliar cosecha olímpica cubana en luchas

(Foto: Ricardo López)

Por José Francisco Reinoso Zayas y Jorge Petinaud Martínez / PL

El deporte de Luchas en Cuba tratará de ampliar su cosecha de medallas en la historia de las Olimpíadas, aunque tal propósito se retardará doce meses por la Covid-19 al posponerse los Juegos de Tokio para el verano del 2021.

La disputa no antagónica desde hace aproximadamente 28 años entre los protagonistas de las modalidades de Grecorromana y Libre adquirirá mayor realce con la clasificación en el último estilo de varias féminas.

Hasta el momento, la mayor isla de las Antillas aseguró 12 boletos olímpicos, de ellos seis en la greco, que asistirá con equipo completo; tres en la Libre varonil, tres mujeres y va por más en ambos sexos de esta modalidad, cuando se programen nuevas eliminatorias en el futuro mediato por la Unión Mundial de Luchas, UWW.

Héctor Milián, el primer Rey

El luchador grecorromano Héctor Milián fue uno de los campeones en los Juegos Panamericanos La Habana 1991.

El luchador grecorromano Héctor Milián fue uno de los campeones en los Juegos Panamericanos La Habana 1991.

Los gladiadores de la Grecorromana incursionaron inicialmente la ruta olímpica en Moscú-1980 por intermedio de destacadas figuras como Erasmo Estrada, Silvano Valdés e Idalberto Barbán, pero le correspondió en 1992 a Héctor Milián (100 kg),el gigante del poblado de Taco Tac, en la occidental provincia de Pinar del Río, conquistar la corona para convertirse en el primer rey cubano de la disciplina en Barcelona, donde también ganaron bronce sus coequiperos Néstor Almanza (74 kg) y Wilber Sánchez (48 kg).

Comenzó así la presencia en podios olímpicos, sin interrupciones, a través de las leyendas: Filiberto Azcuy (74 kg) con dos títulos en las citas de los cinco aros de Atlanta-1996 y Sidney-2000, Juan Luís Maren (62 kg) al lograr sendas medallas de plata y Lázaro Rivas (52 kg), ganador de otro metal plateado de en la lid de Australia.

Luego del subtítulo logrado por Roberto Monzón (60 kg) en los Juegos de Atenas-2004, competencia en la que apareció sin éxito el superpesado pinareño Mijaín López (120 kg), este extraordinario deportista conquistó tres lauros de oro en Beijing-2008, Londres-2012 y Río de Janeiro-2016 para instituirse en un símbolo del movimiento deportivo en Cuba y del mundo.

Junto a Mijaín sobresalieron en el certamen brasileño Ismael Borrero (59 kg) y Yasmani Lugo (98 kg), quienes obtuvieron una corona y un segundo lugar, respectivamente, para entre todos, a partir del monarca Héctor Milián, aportar 14 medallas, de ellas siete de oro, cinco de plata y dos de bronce.

la libre y su historia

¿Podrá Liván López volver a aquellos planos estelares? (Crédito de la foto: RICARDO LÓPEZ HEVIA).

Liván López (Foto: RICARDO LÓPEZ HEVIA).

A principios del siglo XX se introdujo en Cuba la práctica del estilo Libre. Después adquirió relevancia, fundamentalmente en los años 50 en su modalidad profesional conocida como ‘Pancracia’ en la que alcanzó el calificativo de espectáculo. Pero no es hasta la década de los 60 cuando a nivel de aficionados extendió su enseñanza en todo el archipiélago.

Sin embargo, es necesario significar que en la Olimpiada de Londres-1948, Cuba estuvo representada por tres gladiadores: José López. Israel Sánchez y Pablo Santamaría, quienes perdieron en sus combates.

Otras cinco experiencias en competencias olímpicas tuvieron los libritas entre 1960 y 1980 con deportistas de la talla de Raúl Cáscaret, Bárbaro Morgan y Lupe Lara, por sólo mencionar algunos, pero las grandes satisfacciones llegaron en Barcelona-1992 mediante el reinado de Alejando Puerto en la división de 57 kilogramos y el bronce de Lázaro Reinoso en los 62 kg. Las subsiguientes tres lides de los cinco aros determinaron también victorias de envergaduras para Alexis Vila (48 kg), tercer lugar en Atlanta-1996;Yoel Romero (85 kg), plata y Alexis Rodríguez (130 kg), bronce en Sidney-2000, y la consagración de Yandro Quintana (60 kg) con el pergamino de oro e Iván Fundora (74 kg), quien ganó la presea bronceada en Atenas-2004.

No obstante asistir con siete luchadores a Beijing, los especialistas quedaron todos fuera del podio, al que retornaron un cuatrienio después en la Olimpiada británica por intermedio de Liván López (66 kg) al concluir con bronce, última medalla lograda por la modalidad pues en Brasil-2016 se regresó a la isla sin ascender a las posiciones cimeras.

Féminas en los colchones

Lucha femenina.

(Foto: Anaray Lorenzo)

Correspondió a Katerina Vidiaux el protagonismo de ser la primera luchadora cubana en intervenir en unos Juegos Olímpicos, lo que aconteció en Londres, donde debutó con triunfo 5-0 frente a la turca Elif Jale para después caer en octavos de final ante la rusa Lubov Volosava y terminar en un octavo lugar.

Sin duda que hay muchas esperanzas cifradas en ellas porque en el ciclo de preparación para Tokio han existido otras actuaciones descollantes como la de Liana de la Caridad Montero, bronce en el Campeonato Mundial de Budapest 2018. Ese año, Yudaris Sánchez asombró con el oro en el torneo universal Sub-23, mientras que Mylainis de la Caridad Marín se convirtió en reina de los Juegos Olímpicos de la Juventud y, doce meses después, por su performance, fue seleccionada la Mejor Atleta Femenina Juvenil de Cuba

El padre, los técnicos y ?

Gustavo Rolle, conocido como el padre de la lucha en Cuba

En los resultados históricos alcanzados en esta disciplina sobresale el trabajo de deportistas, entrenadores, activistas, familiares y funcionarios, pero alcanza ribetes cimeros la contribución durante décadas del finado Gustavo Rollé Fernández, reconocido como el padre de este deporte en Cuba, justamente exaltado también al Salón de la Fama de la UWW en el 2018.

Mención especial para Pedro Val, técnico artífice de muchos de los grandes éxitos del estilo greco, y el entusiasta directivo Miguel Langaney, ambos desaparecidos físicamente.

Hoy, bajo el mandato de un colectivo presidido por el Comisionado Nacional Luis de la Portilla y los técnico Raúl de Jesús Trujillo en la Grecorromana, Julio Mendieta, en la Libre varonil y Filiberto Delgado, en la femenina, el deporte de Luchas abraza el reto de acrecentar su contribución al medallero teniendo como máximos exponentes, entre varios, a Mijaín López e Ismael Borrero y con la convicción de la posible clarinada en el estrado olímpico de las esbeltas damas sobre el círculo central de nueve metros de diámetro del colchón.

(Tomado de Cuba Internacional)

 


Prensa Latina

 
Prensa Latina