0
Publicado el 5 Junio, 2020 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

RECORDANDO (35): Mijaín contra un astro (¡y una sorpresita!)

Lo que en aquel momento no se conocía…
Una foto histórica: Mijaín López (abajo) contra Khassan Baroev en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Una foto histórica: Mijaín López (abajo) contra Khassan Baroev en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

¿Cuál ha sido el adversario más complicado que ha tenido nuestro casi invencible luchador Mijaín López? Quizás no pocos piensen, por ser más reciente, en el turco Riza Kayaalp. Pero…

“Mi rival más difícil ha sido el ruso Khassan Baroev, tenía más condiciones que Kayaalp”, me ha dicho en varias ocasiones nuestro laureado súper completo del estilo grecorromano (ahora división de 130 kilogramos).

Baroev había sido campeón en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, en los cuales todavía el cubano no había alcanzado los planos estelares, estos comenzaron a llegar un año después cuando fue invencible en los Campeonatos Mundiales de Budapest 2005.

Pero… en ellos no estuvo Baroev.

Se vieron en la final de los Campeonatos Mundiales de Guangzhou 2006. Y… ¡ganó Baroev!

Hubo desquite un año después en el de Bakú 2007: ¡Venció Mijaín!

Y de tal forma, tras esos dos resultados, se disparó al máximo el interés de cara a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, los cuales reservaron la final soñada: Khassan Baroev vs. Mijaín López.

Si no me fallan los recuerdos el pinareño atrapó al ruso por la cintura como si fuera un ligero maniquí, y no un hombre de 120 kilogramos (era el peso permitido entonces), y… ¡acabó de forma indiscutible con sus sueños de volver a titularse!

El que pudo volver a ser campeón olímpico fue Mijaín López, pues además de la corona en los de Beijing 2008 sumó las de Londres 2012 y Río 2016, e iba este año por una cuarta a los suspendidos por la pandemia en Tokio 2020, lo cual no ha logrado ningún luchador. Y ha dicho que irá por ella en el 2021.

Una gran noticia (con algo de sorpresa) se destaparía ocho años después de aquella final: Baroev, en los nuevos análisis aplicados a las muestras recogidas entonces, resultó positivo, perdió su medalla de plata, y salió de la lucha con la cabeza hacia abajo.

Vamos a decirlo de otra forma: Baroev no pudo con Mijaín… ¡ni estando dopado!


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez