0
Publicado el 11 Septiembre, 2020 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

PALCO 211

Con talento y sin apuro

La estrategia nacional de desarrollo marcha por buenos pasos, mientras inicia la Serie 60 bajo estrictas medidas higiénico-sanitarias y modificaciones en su reglamento
Compartir

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

  • Desarrollo de talento, béisbol. 1-Franger Reynaldo (en la foto) piensa que hay futuro tras el plato. (Foto: ALEXIS DEL TORO)

    Franger Reynaldo (en la foto) piensa que hay futuro tras el plato. (Foto: ALEXIS DEL TORO)

    EL PRIMER RECORRIDO nacional del reconocido especialista Franger Reynaldo arrojó buenos resultados al programa de formación de talentos. En conversación telefónica, el máster en ciencias aseguró a BOHEMIA que, además de los 116 convocados inicialmente, aparecieron nuevas propuestas por parte de las directivas de cada provincia. “En la práctica pudimos tocar con la mano elementos técnicos en el terreno, a la vez que organizamos mucho mejor el proyecto. Este fue solo el comienzo de un largo viaje, en el cual esperamos incluir a quienes demuestren que tienen las condiciones para integrar ese selecto grupo, junto a los nombres que dimos a conocer semanas atrás. Aquí no existe la palabra ‘eliminados’ para los ausentes, los que están son solo ‘seleccionados’ y pueden abandonar el grupo en cualquier momento, a la vez que otros pueden incorporarse. Todo dependerá de los resultados y la recepción de los conocimientos”, afirmó el coordinador del programa nacional de desarrollo del béisbol en nuestro país. También adelantó que se dividieron en tres los grupos de trabajo. El primero incluye la categoría sub-23, pero no menores de 18, pues los más jóvenes están en otra rama, la cual inicia aproximadamente desde los 16 años de edad. Aunque estos últimos en su mayoría son atletas que no participan aún en la Serie Nacional, tendrán igual seguimiento en las academias por sus respectivos entrenadores, quienes llenarán un expediente idéntico al del resto de los peloteros del listado. Finalmente, un tercer grupo estará conformado por mayores de 24 años, en un rango que puede llegar incluso hasta los 26. Allí encontramos casos como los del jardinero granmense Guillermo Avilés, el segunda base holguinero Noel González o el relevista alazán con nombre de músico, Carlos Santana, atletas que están a tiempo de pulirse más, y seguramente en uno o dos años de trabajo especializado se notarán los cambios. “Nosotros entendemos que quienes tengan algo por desarrollar aún, se consideran posibles talentos”, resumió el autor de varios libros dedicados a nuestro pasatiempo nacional, como por ejemplo Del béisbol casi todo, uno de los más demandados por los aficionados. En cuanto a las posiciones del campo que más le llamaron la atención al experto durante su recorrido, el cual no logró terminar debido al rebrote de la Covid-19 que le impidió continuar hasta Pinar del Río y la Isla de la Juventud, están el pitcheo y la receptoría, donde augura un futuro prometedor. “En estos momentos contamos con más de 50 lanzadores que tiran por encima de las 90 millas, con los cuales hay que trabajar en temas puntuales como la ampliación del repertorio y su uso de manera inteligente. Los catchers también darán de que hablar en un futuro cercano, sobre todo con el prospecto Ariel Pestano Rosado, hijo de uno de los mejores receptores que ha visto la pelota cubana en los últimos tiempos”, concluyó Franger Reynaldo.

  • Talento béibol. En debate con la prensa los directivos explicaron detalles sobre la campaña. (Foto: ARIEL LEY ROYERO)

    En debate con la prensa los directivos explicaron detalles sobre la campaña. (Foto: ARIEL LEY ROYERO)

    LA SERIE NACIONAL 60 tendrá cambios notables en su reglamento, debatidos en una conferencia de prensa desarrollada en el capitalino Estadio Latinoamericano, donde estuvieron presentes Ariel Sainz, vicepresidente del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder), y Ernesto Reinoso, director nacional de este deporte en el país. Uno de los temas más significativos tuvo que ver con los peloteros contratados en ligas foráneas. Resulta que, por ejemplo, quienes juegan en Japón deberán incorporarse a sus nóminas en Cuba tras pasar por un descanso obligatorio de 30 días y solo participarán con los equipos de sus provincias, o sea, que no se pedirán como refuerzos. En el caso de los que clasifiquen a los play off en la tierra del sol naciente, podrán arribar para nuestros cuartos de final (9-14 de enero 2021). En cambio, quienes militen en clubes eliminados antes de los cruces allá podrán pisar con antelación la grama de sus provincias, pero siempre tras cumplir igualmente con un mes de inactividad, donde se unen el tiempo inalterable de la cuarentena y algunos días extras justificados por el desgaste que implica jugar en la segunda mejor liga del mundo. En cuanto a los involucrados en lides de otras latitudes, bajo la tutela de la Federación Cubana, podrán unirse a nuestro torneo doméstico antes del juego 60 del calendario y después de recesar por 15 días, a partir de su llegada al país. Esa misma pauta, según ha explicado más de una vez el Director Nacional de Béisbol, se cumplirá para quienes se encuentran en el exterior a título personal, siempre que hayan salido del país en consonancia con nuestras leyes, y concluyan a tiempo su proceso migratorio, con la previa solicitud de la provincia y la aprobación de la Comisión Nacional. De esta manera todas las figuras que se nutren y a la vez alimentan torneos allende nuestras fronteras, quienes son igualmente determinantes para sus conjuntos en la Isla, se acoplarían a las novenas poco antes o justo en el inicio de las instancias decisivas, que arrancarían con los cuartos de final, concebidos en cinco partidos a ganar tres. En esa fase se jugarían dos encuentros en la sede de los mejores ubicados (del primer al cuarto puesto), otro par en terreno de los de peor colocación (del quinto al octavo lugar), y un último y decisivo choque, de ser necesario, en la guarida de los primeros, con justa ventaja para quienes sudaron más la camiseta en la etapa regular. Similares serán las semifinales (17-25 de enero 2021) y la final (28 de enero al 5 de febrero 2021), donde solo variará el número de encuentros, siete partidos a ganar cuatro (2-3-2) con inicio y fin en casa del mejor rankeado. Otro acápite interesante tiene que ver con el pitcheo, el cual estará libre, pero a medias. A partir de las semifinales el lanzador que realice 50 envíos podrá trabajar en el próximo desafío. No obstante, a partir del disparo 51 y hasta el 80 deberá reponerse en dos días antes de volver a actuar: 81-100 tres fechas, 101-120 cuatro y finalmente, de 121 a 140 lances significarían cinco jornadas sin subir a la lomita. Otro detalle no menos importante es el tiempo que se pierde en cada choque. Por ello, en esta contienda -cuando los lanzadores no tengan corredores en base- tendrán un límite de 12 segundos entre un envío y otro. También estarán delimitados en no más de 90 segundos los entreinning, las visitas al montículo por parte de la dirección de los equipos y los cambios de lanzador, así como el calentamiento de los serpentineros. Sin dudas la Serie 60 está llamada a convertirse en un ejemplo desde lo organizativo, por lo que pulir cada detalle y traducirlos en influencia directa sobre el riguroso protocolo sanitario inevitable, garantizará desde el orden el resguardo de todos los involucrados. Esta temporada pasará a la historia por iniciarse a puertas cerradas, pero la competitividad no mermará gracias a la pasión que ha desatado el comienzo de la tan anhelada Serie Nacional en tiempos de pandemia.

    Foto: ARIEL LEY ROYERO / ACN

Compartir

Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez