0
Publicado el 3 Septiembre, 2020 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

María Caridad Colón, una mujer de éxito (+Video)

La segunda gran medalla de María Caridad Colón, su entrada en el Comité Olímpico Internacional, desbordando ser la guajira de siempre, su modestia, y mucho más
María Caridad Colón lanza la jabalina y gana medalla olímpica

Una foto imprescindible: en los Juegos Olímpicos Moscú 1980. (Archivo de BOHEMIA)

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Llegó con un nasobuco bien puesto. Y sudando. Enseguida se le disparó su feminidad. Nos pidió unos minutos para lavarse la cara y peinarse antes de que la retrataran. Ese día sería largo, tenía tres entrevistas (agencia española EFE, canal Rusia Today y revista BOHEMIA). Así de grande resultó el interés que despertó su sonada entrada como miembro del Comité Olímpico Internacional (COI).

Un primer recordatorio: La exjabalinista María Caridad Colón, ahora con 62 años de edad, fue la primera campeona olímpica de Latinoamérica, gracias a su dramático primer disparo de 68.40 metros en los juegos de Moscú 1980 (sí, dramático).

“Estaba lesionada, en la columna vertebral, y tenía que jugármelo todo en el primer envío”, nos recordó ahora, unos días después de cumplirse 40 años de aquella hazaña, en el apartamento de la Federación Cubana de Atletismo, ubicado en el Vedado.

Un segundo recordatorio: hace poco, el pasado viernes 17 de julio, se convirtió también en la primera mujer cubana miembro del COI, durante la 136 Asamblea de esa organización, realizada de forma virtual debido a la terrible pandemia de la COVID-19.

“La considero como mi segunda medalla de oro olímpica”.

Dialogamos cuanto quisimos, sin apurase, cansarse ni aburrirse. Habla despacio. No tuvo que pensar casi ninguna respuesta. Bueno, solo una, lo cual no sorprendió.

Roberto León Richard, María Caridad Colón y Ruperto Herrera en el Comité Olímpiico, siguiendo la cotación en el COI

Richards (izquierda), Colón y Herrera siguiendo de forma virtual la Asamblea, y la votación. (ROBERTO MOREJÓN / jit.cu)

“Sí, mi cargo es el vitalicio. No se olvida, por supuesto, que la exvoleibolista Yumilka Ruiz es miembro de la Comisión Deporte y Sociedad Activa, desde 2015. En mi caso fue por elección. Ese día yo me encontraba en el Comité Olímpico Cubano, junto a su presidente, el exgimnasta Roberto León Richard, y el exbaloncestista Ruperto Herrera, su secretario general. También con los compañeros de prensa del Inder, informáticos. Fue una sesión de trabajo en la que cada Comisión rindió cuentas, como en una Asamblea. La votación fue el último punto”, rememoró.

Nerviosa

“Ya desde antes era candidata. Uno no lo da por seguro, pero sabía que tenía posibilidades: se dieron cinco plazas y había cinco candidatos. Lo que me sorprendió fue la votación, pues alcancé la mayor de todas. 88 a favor, cuatro abstenciones, uno en contra. Eso, repito, me sorprendió mucho. Me hizo sentirme nerviosa”.

¿Por qué nerviosa?

-Es un acontecimiento importante para alguien que le ha dedicado toda su vida al deporte. Y la verdad es que estaba muy nerviosa, por lo que representa para Cuba, para mí en lo personal, mi familia… Me confundí a la hora del juramento; pero pude hacerlo. Es un logro de Cuba.

“Y para mí es mi segunda medalla de oro olímpica. Todo el que va a recibir una medalla se pone nervioso. (Se vuelve a emocionar mientras habla).

“Es algo inexplicable. Hay cosas que solo las siente uno. Y, por supuesto, ese momento es mío. No es como el de unos Juegos Olímpicos en que te está viendo todo el mundo. Es algo muy especial”.

-¿Cómo fueron las primeras horas?

-Viví momentos por los que nunca había pasado. Es que los grandes resultados los obtuve fuera de casa. Me contaban que entonces las personas se abrazaban, gritaban de felicidad. Pero yo no estaba. Ahora he tenido muchas felicitaciones, impresiones incluso de personas que no me conocen”.

Felicitaciones

Una de esas numerosas felicitaciones, por cierto, fue del presidente de nuestro país, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

María Caridad Colón: “Volví a ganar, como en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980”. Felicitaciones campeona. #SomosCuba #SomosContinuidad, escribió el primer mandatario en su cuenta personal en Twitter.

León Richards expresó tras la votación:

“Es un reconocimiento de alto nivel para el movimiento deportivo cubano y Latinoamericano. El hecho de que además sea una mujer significa un reconocimiento al esfuerzo de nuestro país, de nuestra Revolución, que desde el triunfo de 1959 ha llevado a un nivel de igualdad el derecho de la mujer”, opinó.

“Ella ha trabajado muy fuerte. Desde 1999 integra el comité ejecutivo del Comité Olímpico Cubano (COC). Son muchos años en la dirigencia del movimiento olímpico cubano y buena parte de ese trabajo ha sido dirigido especialmente a la mujer como elemento esencial”, dijo.

Roberto León Richards y María Caridad Colón tras la votación. (ROBERTO MOREJÓN / jit.cu )

Roberto León Richards y María Caridad Colón tras la votación. (ROBERTO MOREJÓN / jit.cu )

Y, en nombre de todo nuestro movimiento deportivo, le regaló el bello ramo de flores que aparece en una de las fotos.

Otro de los que se sumó enseguida fue Osvaldo Vento Montiller, presidente del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder), quien escribió en su cuenta en Twitter.

#InderCuba felicita a la primera campeona olímpica de Latinoamérica, María Caridad Colón, quien otra vez nos ha hecho emocionarnos con su elección como miembro del #COI. Un honor tenerle como compañera de batalla.

Seguir cumpliendo

Logramos dar con ella, vía telefónica, un día muy bueno para una felicitación adicional. Y malo para concertar la entrevista: 25 de julio (sí, 40 años exactos de aquella proeza). Ella se encontraba fajada con los calderos: “Cocinera por inspiración, ya que hay cosas que me gusta hacer, y también por obligación, pues no me gusta tanto”.

El día en que después conversamos era muy pronto todavía para saber qué objetivos específicos la motivarán:

María Caridad Colón

Una mujer muy trabajadora y feliz. (ANARAY LORENZO COLLAZO)

“Esta entrevista se realiza pocas horas después de mi inclusión en el COI. La gran idea que tengo es continuar siendo la misma que soy, seguir cumpliendo, respetando, porque una de las grandes cosas que propone el COI es respetar las razas, las religiones, las políticas de los pueblos.

“Aquí en Cuba todo ello se respeta mucho. Mis planes son sencillos: responder a la confianza depositada en mí, tanto de Cuba como del Comité Olímpico Internacional. Y respetar todos los valores humanos. ¿De qué manera? De la que me orienten que debe ser. Aquí en Cuba sé lo que tengo que hacer. Allá tengo que esperar a que me digan”.

El COI tenía antes la Comisión Mujer y Deporte, que ahora es la de Equidad de Género. Siempre existió, lo que pasa es que no había tenido la respuesta que se había querido.

“Hoy el COI si tiene, como se lo propuso, una gran cantidad de mujeres. Ahora la lucha estaría en que los Comités Olímpicos Nacionales promuevan también a una buena representación femenina”.

Aquel disparo en Moscú

Es inevitable volver a los Juegos Olímpicos de Moscú 1980:

“Yo tuve mala suerte. Esa es una frase que se utiliza mucho en el deporte. Antes de Moscú 1980 nosotros realizábamos una base de entrenamiento en Yugoslavia: desde ahí íbamos a competencias en distintos países. La última fue en Suecia. Habían arreglado el estadio, todo era nuevecito, y en aquella superficie recién montada me resbalé de la pierna izquierda.

María Caridad Colón durante la entrevista

Se apasionó también durante la entrevista. (ANARAY LORENZO COLLAZO)

“Fue un gesto en el mismo momento de soltar la jabalina. A pesar de ello el envío fue de más de 65 metros. Yo estaba en una forma muy especial, fácil para tirar más de 70 metros. Me lastimé la columna. Esa lesión la llevo hasta hoy. Los médicos dicen que se llama Apófisis transversa. No se hace porque me lastimé. La tenía, y con el mal gesto, se me produjo la crisis. No olvidemos que los entrenamientos son muy fuertes, alguien que no sea deportista no se somete a ellos. Y sí, debido a la lesión, la estrategia fue ponerlo todo en el primer envío”, recordó.

-¿Recordamos a tus entrenadores?

-El primero fue Ricardo Quintero, el de base, en mi ciudad natal, Baracoa. Él entonces era joven. Se encuentra jubilado. No recuerdo su edad, debe ser unos 70 años. Luego Miguel Ángel Jústiz (en la Eide), Ángel Salcedo, Dionisio Quintana, Ramón Cano y Miguel Bernal.

Hoy, nos respondió, tiene el mismo peso corporal que cuando Moscú 1980: “Lo que pasa es que estaba más maciza”.

El cariño a Fidel

La figura de Fidel resultó muy importante en su vida.

“Cuando me premió en 1978 quiso embullarme y me dijo: ‘No es fácil llegar a ser novato del año como hiciste. Pero es mucho más difícil serlo ya en la categoría siguiente. Ese debe ser tu reto’. Llegué a novata y más alto.

Cuatro de los campeones olímpicos cubanos (de izquierda a derecha): Alberto Juantorena, María Caridad Colón, Yipsi Moreno y Javier Sotomayor. (playoffmagazine.com)

Cuatro de los campeones olímpicos cubanos (de izquierda a derecha): Alberto Juantorena, María Caridad Colón, Yipsi Moreno y Javier Sotomayor. (playoffmagazine.com)

“Él era muy especial con los atletas, nos daba valor. Era un apasionado al deporte. Me procuraba. Conversamos mucho. Mis padres me enseñaron desde niña a apreciarlo, me educaron queriéndolo. Fue un hombre único en el mundo por lo que hizo. Cuando lo veía siempre me sudaban las manos, a pesar de que nos habíamos visto y conversado muchas veces”.

La infancia y más…

Baracoa se encuentra muy fuerte en su corazón:

“Me he mantenido siempre muy ligada a mi ciudad, le he aportado el material que he podido para el deporte, mis conocimientos. Hace dos años estuve allá. La COVID-19 aplazó un evento que íbamos a realizar en Guantánamo para lanzadores de jabalinas y otras pruebas, como tirar pelotas.

“Yo tengo un proyecto, Verde Verde. Se planificó para niñas, pero tengo niños de 13-14 años que poseen gran estatura. Entonces participan 10 y 10 de cada sexo. Ellos habían reanudado los entrenamientos.

“También se ha organizado de forma ocasional, con el apoyo de la exmartillista Yipsi Moreno, comisionada nacional de atletismo, que niñas y niños vengan a La Habana con su entrenador, pasen un tránsito de tres meses, y luego regresen a sus provincias. Antes era en las áreas de velocidad, saltos y fondo. Ahora también lo es en la de lanzamientos”.

Volvamos a Baracoa: su familia (una hermana de crianza) sigue viviendo al lado de la casa en que lo hizo ella. Y hablando de hermanos: además tiene dos hembras y un varón. También un hijo de 39 años de edad (Diseñador Industrial) y una nieta de tres.

María Caridad Colón durante una entrevista

Un día largo de tres entrevistas. (ANARAY LORENZO COLLAZO)

“Mi niñez fue muy feliz. Guardo los mejores recuerdos. Allá disfrutaba de los juegos tradicionales, de ir a la playa, no sé cómo aprendí a nadar (tenemos playas y río). Aprendí por instinto. Mi familia es del campo. Baracoa es lo más bonito que hay en Cuba. Es un paraíso. Usted se baña en la playa. Va caminando cerquita hasta el río y se quita el agua salada.

“Llegué a la jabalina a través de las clases de Educación Física. Así empecé. Mis padres trabajaban. Mi madre era maestra. Cuando paso a la Secundaria tienen que becarme. Había un concentrado para los alumnos que vivían lejos. Me dieron una oportunidad en él. Ahí conocí al profesor que ya mencioné antes, el que me inició en la jabalina: Ricardo Quintero. Estaba en tenis de mesa, me enteré de que los del atletismo después que entrenaban iban a bañarse al río Duaba. Me cambié y casi era mejor que la que estaba.

“Yo tuve una niñez muy maldita, tirar una piedra, subirme a una mata, correr, participar en los Juegos de Montaña, con lanzamientos de pelotas, salto de altura, vallas, velocidad. Me destacaba en todo. En aquellos inicios participé en una competencia lanzando una jabalina de palo, claro un palo especial, y con el peso requerido. No gané. Pero quedé muy atraída por ella. En esas categorías se competía en varios eventos: Lanzamiento de pelota, salto de altura, carrera con vallas y velocidad. Me destacaba en todo. Mi profesor me decía que tenía buen brazo. Ellos saben. Como sé yo ahora”.

Una palabra rara, el tiempo libre

Y entonces llegamos a la única pregunta que se demoró en responder:

-¿Se puede decir que eres una mujer con éxito?

-Bueno… Me siento una mujer normal. Que ha tenido resultados. Éxito para mí es una palabra un poco rara. Yo simplemente he tenido resultados en lo que me he propuesto. Sí eso es éxito, pues bienvenido el éxito.

-¿Cómo manejas tu tiempo libre?

Manos de María Caridad Colón, y nasobuco

Se quitó el nasobuco, muy disciplinada, solo cuando hubo la distancia requerida, y para que se le entendiera mejor. (ANARAY LORENZO COLLAZO)

-Yo apenas lo tengo. Casi siempre estoy en una actividad del deporte, que es mi pasión, ha formado parte de toda mi vida. Hago deportes de forma organizada desde los 12 años, no he parado de hacerlo. Hoy estoy envuelta en responsabilidades desde otro ángulo. Soy muy activa.

“Tengo un patio que disfruto mucho. Le dedico tiempo a las plantas, no exóticas, lo cual es mi hobby. Es algo que heredé de mi madre. Me gusta mi casa. Siempre a una casa hay que hacerle algo. Y pasear. Comparto con mi esposo. Vamos a distintos lugares. A él le gusta leer. Visitamos bibliotecas, museos, disfrutamos observando una estatua, una remodelación; cocino, lavo, plancho, vivimos los dos solos, atiendo mi carro. Llevamos una vida normal.

“Trato de mantener mi físico. Corro. Voy a la escuela primaria Alfredo Miguel Aguayo, de la cual soy madrina, donde hago aerobios, practico baloncesto con exjugadores, y realizamos competencias nacionales e internacionales. En el patio de mi casa lanzo una jabalina pequeña. Me ejercito con pesitas.

“Veo películas. Me gusta la pintura (los cuadros). Navego por Internet. Disfrutamos un libro que compramos.

“Mi esposo es actor, Noel García Betancourt, estamos casados desde 1992, he aprendido mucho con él de cultura general, pues en determinados momentos tuve que concentrarme mucho en la práctica del deporte y ello me restó tiempo. No veo telenovelas. El poco tiempo que tengo lo dedico a superarme, a estudiar inglés, a leer documentos.

“Yo no sé cómo a la gente le alcanza el tiempo…”.

Sí, nos dimos cuenta, durante los contactos para esta entrevista, de cuánto le escasea el tiempo. Y también, sí, de que hay muchas cosas bellas, de principios, que María Caridad Colón no ha olvidado nunca. Y con ellas andará por el COI.

 

PRINCIPALES RESULTADOS

Juegos Olímpicos:

Oro en Moscú 1980.

Copa Mundial:

Bronce en Montreal 1979.

Campeonatos Iberoamericanos:

Oro en Barcelona 1983, La Habana 1986.

Juegos Panamericanos:

Oro en San Juan 1979, Caracas 1983. Plata en Indianápolis 1987.

Juegos Centroamericanos y del Caribe:

Oro en Medellín 1978, La Habana 1982, Santiago de los Caballeros 1986. Plata en Ciudad de México 1990.

 

 


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez