0
Publicado el 25 Octubre, 2020 por Prensa Latina en Deportes
 
 

Rumbo a Estambul Liga de Campeones

Fútbolo Liga de Campeones rumbo a Estambul

Foto en Prensa Latina

Por Jhonah Díaz González

Todavía con el sudor en la frente después de proclamar campeón al Bayern Múnich alemán, la Liga de Campeones de Europa vuelve a colocarse el overol de trabajo y acciona la maquinaria del fútbol para hacer realidad su temporada 2020-2021.

Menos de dos meses transcurrieron desde la final en Lisboa, Portugal, y el éxito de los bávaros ante el París Saint-Germain (PSG) (1-0) continúa nítido en el recuerdo, mientras algunos poderosos no acaban de sanar sus heridas y el aura de favoritos de siempre se mezcla con un tsunami de inquietudes en un mar de esperanzas.

A todas luces, el Bayern fulgura como el candidato número uno a la hora de vaticinar un posible rey en la final pactada para el sábado 29 de mayo próximo en el Estadio Olímpico Atatürk en Estambul, Turquía. La tropa de Hans-Dieter Flick sigue fenomenal sobre el césped y demostró su potencia en el debut contra el difícil Atlético de Madrid (4-0).

Seamos sinceros: no es habitual que el Atlético del técnico argentino Diego Pablo Simeone encaje cuatro goles; empero, ello solo viene a recordar la fuerza de un plantel teutón que funciona como un reloj suizo y no muestra fisura en ninguno de los sectores de la cancha.

Claro, la cita entre clubes más trascendental del Viejo Continente cuenta con otros concursantes vistos como pesos pesados, aunque tengan sus pegadas dormidas y muestren signos de vulnerabilidad. Este deporte vive del presente, pero el pasado suele inclinar balanzas, a favor o en contra.

Notas llamativas

Retornó la magia de la Champions esta pasada semana, y, cual evento especial, dejó ipso facto notas llamativas: el Shakhtar Donetsk demolió las ilusiones de un Real Madrid (3-2) sin alma de guerrero en su competición predilecta; Manchester City, Liverpool y Manchester United hicieron la tarea frente a Porto (3-1), Ajax (2-1) y PSG (2-1), en ese orden, y Barcelona respiró profundo ante Ferencváros (5-1).

En el último caso, con Lionel Messi en el pasto verde y de la mano de Ronald Koeman, los azulgranas tuvieron la ayuda del calendario para seguir la terapia y protagonizar una vuelta tranquila versus una nómina húngara que llevaba un cuarto de siglo sin colarse en esta lid.

Eso sí, regresaron las gambetas y los goles, las paradas y los cambios de ritmo, la felicidad y el sufrimiento, pero no el público a los graderíos, aunque existen razones muy justificadas para pensar que sigue siendo la mejor alternativa. El fútbol solo recuperará su expresión más sublime cuando vuelvan los cánticos a las tribunas.

(Tomado de Orbe)


Prensa Latina

 
Prensa Latina