0
Publicado el 9 Noviembre, 2020 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

PALCO 211

Eta no juega pelota

Era un fin de semana para estrellas, y llegó la lluvia
El derecho Carlos Font fue el abridor menos bateado de las Avispas en la contienda pasada y en este curso tiene un PCL de 3.81, con 6 victorias en 9 salidas. (Foto: sierramaestra.cu)

El derecho Carlos Font fue el abridor menos bateado de las Avispas en la contienda pasada y en este curso tiene un PCL de 3.81, con 6 victorias en 9 salidas. (Foto: sierramaestra.cu)

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

  • LA METEOROLOGÍA es una ciencia bastante inexacta. Hasta podría compararse con los arriesgados pronósticos que solemos hacer en esta sección. Sin embargo, la tormenta tropical Eta fue fiel a su cono de trayectoria y terminó arruinando la jornada que tras el compromiso 40 de la sexagésima Serie Nacional se había preparado con motivo del Juego de las Estrellas. Santiago de Cuba, que no acogía la cita desde 2008, hospedó a los atletas más destacados del torneo, pero poco antes del comienzo de las pruebas de habilidades previstas para el 7 de noviembre, las nubes hicieron el único swing de la tarde y botaron la pelota de la esperanza por encima de los 400. Un torrencial aguacero comenzó a caer sobre el Guillermón Moncada y la tierra que conocemos por caliente se tornó tan húmeda que hasta descendió la temperatura. Con la premisa del cierre de esta edición impresa de BOHEMIA y la Sierra Maestra escurriéndose a nuestras espaldas cual manantial de historia, asumimos el impase para recordar que hace 12 años, cuando tuvo lugar el más reciente choque desarrollado en la Ciudad Héroe entre Orientales y Occidentales, ganado por los últimos seis carreras a cinco, los santiagueros terminaron alzándose más adelante con la corona de la Serie Nacional. ¿Se repetirá la historia esta vez? No lo sabemos, aunque nadie puede dudar que las Avispas están entre los favoritos para llevarse a casa el anhelado trofeo de campeones, que por cierto, no lo consiguen desde aquel 2008, lejano si tenemos en cuenta la fuerza de la provincia cuando del deporte de las bolas y los strikes se trata. Además, su prolongado crecimiento en las últimas campañas les avala, incluidas las categorías inferiores. En la presente zafra la ofensiva santiaguera ronda los 303 de promedio, y su picheo se ha concentrado en tres serpentineros: Carlos Font, Yosmel Garcés y Yunior Tur, con menos protagonismo del esperado por los veteranos Danny Betancourt y Alberto Bicet, pero que nadie dude la importancia de los experimentados de cara a la casi segura presencia en post temporada. Aunque recordemos que este ha sido un año atípico y la inocente cávala de albergar a las Estrellas del Futuro y del Presente en suelo indómito no deberá determinar, sino la forma física de los atletas, sobre todo hacia el cierre de la extensa fase clasificatoria de 75 desafíos, que por demás no arrancó con el debido entrenamiento previo producto de la Covid-19.
  • HASTA EL JUEGO 40 la porfía por la cima de la tabla está como una picada de avispa, al rojo vivo. Un grupo compacto integrado por Matanzas, Camagüey, Cienfuegos, Granma, Sancti Spíritus y el propio Santiago de Cuba no se despega a más de cuatro juegos del séptimo Industriales, mientras que a cinco y medio de la punta van abrazados Pinar del Río y Villa Clara en el octavo escaño, anticipando que la lucha tampoco será sencilla para los pretendientes del último cupo a cuartos de final, por el que aspiran también Las Tunas, Holguín e incluso Mayabeque, una novena que no figura entre las favoritas, pero que ha venido levantando sus números en las fechas recientes. Lo contrario de Ciego de Ávila, un reiterado campeón que sin dudas ha constituido la gran sorpresa negativa de la lid, con endeble balance de 14 ganados y 22 perdidos hasta este corte, cifras que ubican a los Tigres en el decimotercer puesto, a cuatro juegos y medio del último vagón con destino a la postemporada, circunstancia incómoda, pero no definitiva. Aún es temprano. En el momento de escribir estas líneas desde la Ciudad Héroe apenas cumplíamos poco más de la mitad del calendario clasificatorio, así que la Teammate tendrá que rodar mucho más. Hablando de ello, sigue siendo el bateo un dominador claro, siempre por encima de los 300, sin que los lanzadores consigan maniatarlo, con promedio general que sobrepasa los 5.00 de carreras limpias.

Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez