0
Publicado el 26 Noviembre, 2020 por Pastor Batista en Deportes
 
 

Gol de Maradona contra la muerte

Maradona con Fidel

Por PASTOR BATISTA VALDÉS   Foto captada de Internet

La noticia consterna. Puedo imaginar cómo está Argentina en este instante, teniendo en cuenta las dimensiones o la profundidad del dolor en todo el continente y más allá de él, incluso entre quienes nunca ocuparon una luneta de estadio o silla frente a la pequeña pantalla para ver un partido de fútbol.

Es que Diego Armando Maradona dejó hace mucho tiempo de ser únicamente argentino o futbolista, para convertirse en leyenda con rostro vivo, real palpable…

Y, amigos, con ese tipo de personas no carga la muerte… porque pesan demasiado, no hay ataúd donde quepa la parte material de su existencia ni tierra suficiente para echarles encima.

Bien lo sabía él, no porque se creyera entre el conjunto de esos hombres, sino por haber sido como el hijo de uno de ellos, con más espacio dentro del pecho que superficie sobre el planeta tierra: Fidel.

Del cariño, de la amistad, de la relación verdaderamente familiar, entrañable entre ellos, que hablen o escriban los testigos, los biógrafos, los investigadores.

Yo, que no sé cómo se patea mejor un balón, me limitaré a decir que este 25 de noviembre Diego Armando le ha dado su más efectiva pateada, completamente de zurda, a la muerte. Primero, porque difícilmente alguien lo imagine realmente extinto. Y segundo, porque -necio, rebelde y tan cubano como aquel otro argentino de estrella solitaria en boina- decidió partir, de la que llaman vida, justamente el mismo día en que, según registros en pergamino, lo hizo su otro padre: Papá Fidel.

 

 


Pastor Batista

 
Pastor Batista