0
Publicado el 6 Febrero, 2021 por Pastor Batista en Deportes
 
 

Botas y “spays” sobre el terreno

Botas y “spays” sobre el terreno.

Áreas, terrenos e instalaciones reciben el influjo de quienes laboran dentro del propio sector deportivo.

Texto y fotos PASTOR BATISTA VALDÉS

De “armas” (azadones, machetes, rastrillos, brochas, picos, palas…) tomar, los trabajadores del sector deportivo en Sancti-Spíritus y Ciego de Ávila aprovechan el tiempo para convertir en victoria los reveses que el SARS-CoV-2 pretende causar a escala institucional.

José Luis Rodríguez Vega, director de la Unidad Presupuestada de Deportes en Sancti-Spíritus, refiere la presencia de su “tropa” en labores destinadas a limpiar, embellecer y mejorar el estado de terrenos e instalaciones en todo el territorio, donde la yerba y otros enemigos naturales no pueden ser más fuertes que la voluntad de entrenadores, metodólogos, directivos e incluso atletas.

Una de las referencias más recientes está en el cambio que se le pudo dar al monumento que los espirituanos erigieron a su ídolo beisbolero, José Antonio Huelga, en el estadio que lleva ese nombre, donde, por cierto, también fue concluida la jaula de bateo, entre las mejores del país ahora, según especialistas y observadores.

Si a ello se suma la arcilla traída desde Matanzas, el mejoramiento general del césped, allí mismo, la terminación de importantes acciones en la Escuela de Profesores de Educación Física, la continuidad de otras en el Centro Provincial de Medicina Deportiva (laboratorio, sala de esterilización, oficinas…) o el empujón que recibe el Hotel Deportivo, es indudable entonces que, con los recursos humanos, materiales y financieros a mano, los espirituanos están dando su propia guerra.

En el Hotel, por ejemplo, no solo se le “está tirando fuerte” al área de cocina comedor o a un ala del cuarto piso, con unas 40 capacidades listas ya, sino también al teatro de la instalación, con vistas a convertirla en una especie de Palacio de Convenciones dentro del territorio.

La intención, además, de iniciar trabajos próximamente en las academias de beisbol, tiro con arco y en la piscina, indica que el propósito es no detenerse.

CIEGO A LA VISTA

A la vista, Ciego de Ávila no es diferente. Con sus bicicletas acomodadas cerca de la pista de atletismo, un grupo de trabajadores se baten a machete, rastrillo y azadón contra la yerba que, engreída, ha sacado cabeza allí.

“Ayer le dimos con todo y hoy vamos por el mismo camino”, afirma Geordis Durand Colás, metodólogo de boxeo que añora retornar a la enseñanza directa con alumnos.

“Aquí hay, además, personal de judo, lucha, ciclismo, voley de playa y hasta de la Escuela de Iniciación Deportiva Escolar. A algunos se les facilitaron los instrumentos de trabajo, otros los trajimos de nuestras casas; lo importante, al final, es que esto avanza bien”, coincide Geordis con el joven Jorge Alberto Rodríguez Molina, entrenador de lucha.

Como explican Leonardo Rodríguez Sánchez, director provincial de deportes e Isnelvis Corría Pérez, al frente de su unidad presupuestada, nada de eso es nuevo. Desde que la Covid-19 entró sin permiso alguno en la grama avileña, el sector deportivo le declaró guerra a ella y a toda manifestación de inercia.

De tal modo, junto al mejoramiento de terrenos e instalaciones, el organismo ha tenido notable presencia en el enfrentamiento in situ a la pandemia, mediante la conversión de centros de la enseñanza deportiva en espacios para el aislamiento y atención a personas sospechosas de padecer la enfermedad o que han sido contacto directo de casos positivos.

Tal y como en su momento publicó nuestra revista, una representación del sector, encabezada por su director provincial, laboró incluso dentro del hospital Doctor Antonio Luaces Iraola, en tareas de limpieza y desinfección general, a raíz de un evento institucional ocurrido allí, que colocó en situación muy delicada a la Salud en Ciego de Ávila.

Curioso y al mismo tiempo alentador es que, a la par de la contribución que  continúan dando los siempre dispuestos trabajadores del deporte (en horario de la mañana, hasta el mediodía) le siguen “metiendo duro” a asuntos de preparación metodológica, por las tardes, para que tampoco en esa dirección –principal- haya retrocesos.


Pastor Batista

 
Pastor Batista