0
Publicado el 22 Febrero, 2021 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

JUEGOS OLÍMPICOS (3): ¿Volvemos a Río 2016 (3)?

Un repaso a cómo Mijaín López ganó su tercera de oro

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Esta fue la súper proyección de Mijaín López.

Esta fue la súper proyección de Mijaín López.

Uno de los grandes ganchos de los Juegos Olímpicos de Tokio (¿exageramos, por ser un compatriota, si decimos que el mayor?), es ver si, como se espera, Mijaín López gana su cuarta medalla de oro. No lo ha hecho ningún luchador (¡ni el ruso Alexander Karelin!).

En lo que se espera el espectacular desenlace… ¿recordamos cómo ganó la tercera? Sí, ocurrió en los de Río 2016.

Y para incorporar el dato preciso, que tanto le gustaba para dar también de paso color a Gabriel García Márquez, el lunes 15 de agosto.

Sí, dentro de lo espectacular lo más espectacular era el combate final contra “el turco” (dicho así, enseguida lo completaremos, es una forma de simplificar).

No había ocurrido así en los de Londres 2012. Entonces los dos grandes rivales de los últimos años en la división súper completa del estilo grecorromano (convertida en 130 kilogramos) combatieron en las semifinales.

Sí, de un lado Mijaín López (entonces de 33 años de edad de edad-cumplía 34 el sábado y se hizo su gran regalo). Y del otro un turco más joven y también laureado: Riza Kayaalp (de 26).

¡Qué rivalidad entre ellos…! Vamos a recordarlo: se habían enfrentado antes cinco veces.

En tres había vencido el antillano: finales de los campeonatos mundiales de Herning 2009 y Tashkent 2014, la antes mencionada en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 (en semifinales-¡allí no pudieron pelear por la corona y el turco quedó con bronce!).

El joven lo hizo en las finales de los campeonatos mundiales de Estambul 2011, y Las Vegas 2015 (¡nada más que once meses antes de Río!).

Los sueños del turco deben haber durado… ¡20 segundos! Ese fue el tiempo que le llevó a López lograr una proyección con tackle que le reportó cuatro puntos (4-0).

Había que completar el tiempo, pero…la suerte ya estaba echada.


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez