0
Publicado el 4 Febrero, 2021 por Claudia Ramón Rodríguez en Deportes
 
 

JUEGOS OLÍMPICOS: Miradas rumbo a Tokio

Las notas del himno nacional y la bandera cubana en lo más alto del deporte mundial han sido, y son, el mayor orgullo para atletas y aficionados
El mundo está expectante a si la covid-19 deja encender el pebetero de la cita nipona. (Foto en 20minutos)

El mundo está expectante a si la covid-19 deja encender el pebetero de la cita nipona. (Foto en 20minutos)

Por CLAUDIA RAMÓN RODRÍGUEZ

En 78 ocasiones el nombre Cuba ha estado en la cúspide del olimpo deportivo. Ningún otro país hispanohablante se acerca siquiera a esa cifra. La participación de la isla caribeña en Juegos Olímpicos acumula 226 preseas y varios nombres marcan la historia de honor en ese magno evento.

Resulta difícil creer que un pequeño país asfixiado económicamente por un bloqueo financiero y comercial durante más de 60 años sea una potencia del deporte internacional, que ocupe el lugar 16 del medallero histórico de las citas universales y ostente, además, récords mundiales, olímpicos y regionales aún vigentes.

La Isla ha puesto a centenares de sus deportistas en los mismos escenarios que los atletas de las más grandes potencias deportivas. Tokio 2020, o 2021, no espera ser la excepción. El anhelo de romper el récord de medallas olímpicas para un luchador y el regreso a la luz del atletismo cubano en estas lides, son algunas de las expectativas con las cuales la delegación cubana se enrumba a la cita olímpica.

Sortear obstáculos

La pandemia de la covid-19 trastornó la arena deportiva precisamente en el año que se celebrarían los XXXII Juegos Olímpicos. La actividad constante que caracteriza la vida atlética se afectó considerablemente por causa del aislamiento social y el cierre de fronteras. Miles de sueños, esperanzas y cuatro años de sacrificio para los aspirantes se postergaban con la suspensión, hasta julio de 2021, de la cita estival; aún en riesgo de ser cancelada.

Sin embargo, a solo unos meses de la fecha pactada, las condiciones que llevaron a esta decisión no parecen haber cambiado. El contexto epidemiológico que impera en los países víctimas del SARS-CoV-2 (190 hasta el 24 de enero de 2020) augura que solo la vacunación masiva de los atletas que participarán en Tokio 2021 haría posible un final feliz para la convocatoria olímpica en esta edición “semifrustrada”.

A pesar de ello los atletas clasificados con anterioridad a la posposición, continúan con su cupo asegurado, y los deportes que faltan por otorgar tickets se siguen calendando, otros ya tienen su fecha pactada. Al mismo tiempo, los deportistas seleccionados y pretendientes continúan una preparación que, en el último año del ciclo olímpico, tuvo que extenderse y se ha visto en la imperiosa necesidad de ajustarse e improvisar desde casa.

¿Qué esperar de Tokio?
Mijaín López con labandera cubana

Mijaín López irá en busca de su cuarto título olímpico de manera consecutiva. (Foto en Radio Cubana)

Aunque la edición olímpica de Beijing 2008, con solo dos medallas de oro para Cuba, tuvo un poco de sabor amargo, sí se recuerda con emoción la primera vez que el luchador grecorromano Mijaín López se alzó con el título en estas citas. Pasados doce años se espera a ver si finalmente se alza con el cuarto trofeo y se convierte en el mejor luchador de todos los tiempos.

La esperanza en el béisbol, que estará en esta edición tokiota de manera excepcional constituye para la nación un reto histórico, pues en las únicas ediciones donde se ha incluido (de Barcelona 92 a Beijing 2008) Cuba ha sido el único país que estuvo en todos los podios de premiaciones. Hasta ahora, no se ha efectuado el clasificatorio de esta disciplina.

El atletismo tiene posibilidades reales de obtener medallas en los Juegos Olímpicos. (Foto en Radio Rebelde)

El atletismo tiene posibilidades reales de obtener medallas en los Juegos Olímpicos. En la foto la discóbola Yaimé Pérez. (Foto en Radio Rebelde)

Se aspira que la representación cubana en la capital nipona sea de alrededor de 100 competidores; con boleto en mano se encuentran 41 atletas en ocho disciplinas, entre los que resaltan las discóbolas, Yaimé Pérez y Denia Caballero, campeona y sub campeona mundial de Doha en 2019, respectivamente. Asimismo, del campo y pista iluminan la lista Juan Miguel Echevarría, Campeón Mundial Bajo Techo en 2018 y bronce al aire libre en Qatar 2019, y la experimentada y competitiva Yarisley Silva, medallista olímpica y campeona mundial al aire libre en 2015.

Gimnastas y pistoleros

Con posibilidades de incluirse en la disputa de preseas en suelo japonés están también los gimnastas Manrique Larduet y Marcia Videaux, ambos con visa a Tokio; así como los pistoleros Jorge Félix Álvarez (actual campeón panamericano) y Leuris Pupo (subcampeón panamericano y titular olímpico en Londres 2012) quienes persiguen estar en la línea de fuego final en la ciudad asiática.

Lucha, judo, boxeo

Asimismo, por segunda ocasión las muchachas de la lucha estarán en disputa olímpica por Cuba, pues tres de ellas ya tienen los boletos. En este deporte también se espera una digna actuación de Ismael Borrero, campeón defensor bajo los cinco aros de los 67 kilogramos en el estilo greco.

Por otro lado, una de las mayores esperanzas estará en la acción sobre el tatami de la judoca Idalis Ortiz, en su cuarta olimpiada y, en esta ocasión, liderando el ranking mundial ampliamente en su peso (+78kg). Sin embargo, la labor para coronarse no será fácil por la poca acción en esta temporada, además de estar clasificada en su misma división la nipona Akira Sone quien la derrotó en la disputa mundial de Tokio 2019.

Igualmente, se ansía la acostumbrada actuación del boxeo cubano, que ha sido la locomotora del medallero olímpico en las dos ediciones pasadas, aportando la mayor cantidad de medallas dorada en ambas lides.

Paz, amor, alegría…

Los cubanos que disfrutan del deporte esperan ansiosos el desempeño de los atletas, más que eso, esperan que por fin el coronavirus permita que se efectúen los juegos. Independientemente del color o cantidad de medallas, estar entre los mejores del mundo para un atleta de un país pequeño y bloqueado acrecienta su mérito. Para los habitantes de esta Isla caribeña es fiesta, alegría, orgullo patrio…

El mundo lleva meses de incesante batallar contra el virus SARS-CoV-2, con ello han venido crisis sanitaria, económica, millones de muertes, aislamiento forzoso y cambio en el curso de la vida.

Este año más que nunca, y aprovechando la ocasión, el deporte debe promover la paz y la solidaridad entre las naciones. Esta será, de poderse realizar al fin, una hermosa contienda donde todos ganarían por el solo hecho de haber podido participar y ser vencedores de la pandemia.

Que Tokio 2021 enorgullezca a cada nación, pero, sobre todo, llene de nuevas sensaciones a cada participante que sonría y disfrute a su ritmo. Desde este lado del Caribe esperaremos escuchar, como cada año desde 1972, las vibrantes notas de nuestro himno nacional y ver la bandera en lo más alto, para emocionarnos una y otra vez.


Claudia Ramón Rodríguez

 
Claudia Ramón Rodríguez