0
Publicado el 5 Febrero, 2021 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

PALCO 211

La oscura gestión de pronosticar

Compartir
Matanzas, equipo campeón 59 serie nacional de béisbol

El campeón defensor de la Serie 59, Matanzas, es el equipo a derrotar en la 60. (Foto: IRENE PÉREZ)

Han concluido dos de los cuatro topes previstos de cuartos de final en la Serie Nacional 60. Granma sacó del torneo en el quinto duelo a Industriales. Una gran actuación de primer pitcher de Cuba, Lázaro Blanco, y dos corridos de bases decepcionantes y muy lejanos del nivel que se requiere para una postemporada, consolidaron a los Alazanes en el último partido como el segundo clasificado a semifinales.

Allí esperaba su rival de la siguiente instancia de acuerdo con la clasificación inicial. Hablamos de Pinar del Río, que pasó la escoba a Sancti Spíritus en una demostración de juego elegante, gran efectividad monticular, muy buena dirección y bateo a granel.

Sorprendentemente, la escuadra que menos había enseñado madero en mano de los inmiscuidos en la postemporada (284 de average), sacó la casta de los campeones y dominó en tres desafíos consecutivos a unos Gallos que traían buen bullpen y mejor bateo en el papel, pero como tantas veces hicieron honor a su oscuro pasado en las postrimerías, donde no importan demasiado los números de la etapa regular.

Por cierto, antes de que comenzara la acción en los playoffs, me atreví a vaticinar en esta página web de Bohemia lo que ocurriría.

Me pareció importante mencionar que una de las principales tensiones que generalmente influyen sobre los protagonistas en muchos casos es el público, por lo que a grada vacía, por la pandemia, debían bajar algunos decibeles.

Podía ser el momento para algunos conjuntos que en otras circunstancias han cedido al enfrentarse a equipos de más historia. Uno de ellos es Sancti Spíritus, pero tenían en frente al mejor picheo del campeonato.

Los refuerzos de Raidel Martínez y Liván Moinelo, elevaban aún más el nivel de un staff con excelentes números: Erlis Casanova (2.92); Vladimir Baños (3.93); Yaifred Domínguez (3.50) y el relevista Frank Luis Medina (3.69), principales figuras causantes de que al cierre del juego 75 Pinar del Río ostentara el mejor promedio de carreras limpias colectivo (3.58).

Se esperaba un tope reñido desde el montículo, pues los yayaberos terminaron por detrás de los pativerdes con el segundo staff de serpentineros mejor parado (3.91), y si nos fijábamos en los números bate en mano favorecían a los Gallos (304 de average).

Favoritos Alazanes

En el otro cruce sí salían favoritos los Alazanes. Su novena promedió 314 y se verían ante un picheo azul que no bajó de los 5.03. No obstante, los Leones fueron un digno oponente y forzaron el quinto desafío.

Sorpresas hubo varias. Los principales toleteros de Granma no rindieron y los lanzadores azules aguantaron.

Disfrutamos de choques peleados y aunque no podemos hablar aún de buen béisbol, lo reñido de los juegos despertó pasiones entre los aficionados.

Este fue además el cierre temporal de las acciones, pues los cruces Santiago-Las Tunas y Matanzas-Cienfuegos están en pausa, a consecuencia del rebrote de la covid-19 en el país.

¿Cuál es mi pronóstico para esos enfrentamientos? Aunque volveré con ese tema, adelanto algo: Matanzas, los llamados Cocodrilos, pueden darse el lujo de salir al terreno con una formación titular y dejar otra a la espera. Este pudiera ser, por tanto, otro año de gloria para Armando Ferrer y una provincia que ya había vivido ese goce antes de la Serie 59, pero bajo los nombres de Citricultores en 1976 y 1983, y Henequeneros en 1970, 1990 y 1991. Es todo por ahora, la última palabra la tiene el terreno.

La oscura gestión de pronosticar

Compartir

Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez