0
Publicado el 11 Febrero, 2021 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

PALCO 211

Una ofensa a Cuba

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

Lázaro Blanco dejó el montículo granmense con PCL de 2.35 en 38.1 entradas y balance de cuatro victorias y una derrota en la Serie 60. (Foto: BORIS LUIS CABRERA)

Lázaro Blanco se agenció dos de los tres éxitos de Granma ante Industriales en cuartos de final. (Foto: BORIS LUIS CABRERA)

  • UNA VEZ MÁS nuestro país, como ya era conocido, no fue invitado a la Serie del Caribe, la competición que nos pertenece por historia y geografía. Juan Francisco Puello, presidente de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe (CBPC), en esta ocasión justificó el hecho afirmando que “lo de Cuba es un asunto que tiene que ver con lo político. Cuando ese país resuelva sus asuntos políticos, entonces volveremos a ver a Cuba. Mientras tanto, ese tema se quedará tranquilo”. En respuesta, la Federación Cubana escribió en su cuenta de Twitter: “Ningún problema político afecta el desarrollo del béisbol cubano, ni la asistencia a la Serie del Caribe. Fue la CBPC la que excluyó al país de esa lid injustificadamente”. Y aclaró en un segundo mensaje: “Juan Francisco Puello se ha extralimitado en sus consideraciones sobre temas políticos en Cuba. Denunciaremos sus palabras y acciones ante la Confederación Mundial de Béisbol y Softbol y las ligas miembros de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe”. Asimismo, el presidente del Comité Olímpico Cubano, Roberto León Richards afirmó que “el Comité Olímpico Cubano considera intolerable que el presidente de la CPBC, Juan Francisco Puello, acuse a Cuba de problemas políticos que impiden su presencia en la Serie del Caribe”. Lo cierto es que este torneo, que nació en La Habana en 1949, se ha visto interrumpido nuevamente para la delegación cubana, bajo las ideas de Puello, quien zigzaguea sobre sus controlados pasos de marioneta, al frente de una entidad claramente influenciada por los intereses de Estados Unidos y sus acostumbradas maniobras anticubanas. La última participación de nuestro país fue en 2019, cuando los Leñadores de las Tunas fueron un digno oponente y concluyeron en el segundo puesto. La edición de 2021 tuvo lugar en Mazatlán, México, y por segundo año consecutivo se coronó República Dominicana. Las Águilas se impusieron a los Criollos de Puerto Rico en la gran final con pizarra de 4-1 y de esa manera la tierra del merengue arribó a 21 lauros en estas justas, ratificándose como la nación más ganadora, que, por cierto, acogerá la próxima cita en 2022. En cuanto a la exclusión de la nómina de los Tomateros de Culiacán del jardinero santiaguero Yoelkis Guibert, se aclaró que fue una decisión del club perteneciente a la Liga Mexicana del Pacífico, por contar con otros elementos nacionales para cubrir esa posición, y no como se divulgó extraoficialmente, cuando se afianzó su ausencia al hecho de ser cubano.

Pinar del Río pasó la escoba a Sancti Spíritus y sacó el primer boleto para las semifinales. (Foto: Tomada de Jit)

  • ¿CÓMO MARCHABA LA SERIE NACIONAL? En los desafíos que consolidaron a Pinar del Río en las semifinales 60 tras pasar la escoba a Sancti Spíritus en la anterior instancia, vimos trabajar de forma impecable a la dirección de la nave verde a la hora de manejar a su bullpen, el más completo de la presente zafra 60, pues ya sin las figuras internacionales que se incorporaron en la breve etapa de cuartos de final ostentaban el mejor promedio de carreras limpias de los ocho conjuntos presentes en los playoffs: 3.58. Detrás le seguían en números los propios Gallos (3.91) y en el tercer puesto el otro clasificado a semifinales, Granma (4.34), pero ese podio solo es válido para los 75 encuentros de la fase inicial de 75 juegos, pues todos conocemos que la postemporada es otra historia. Por cierto, los tres jugadores de la Isla que militan con los Halcones de SoftBank en suelo nipón confirmaron su regreso a la tierra del sol naciente (Alfredo Despaigne, Yurisbel Gracial, Liván Moinelo). El lanzador Moinelo será una ausencia notable para los Vegueros. También Matanzas y Granma pierden a dos figuras de punta como el jugador de cuadro Gracial y el jardinero Despaigne, respectivamente, ya que tienen fecha de partida antes del reinicio de las acciones en nuestro torneo doméstico, interrumpido por el rebrote de la covid-19. La ausencia de estos peloteros en las postrimerías ha generado mucha polémica entre los aficionados. Y es cierto que la idea de unos playoffs sin todas las estrellas declina pasiones, pero también es real que vivimos una temporada atípica, bajo el dominio de una pandemia que ha marcado el ritmo de la vida en el planeta, y el deporte no está ajeno a ello. De hecho, en el calendario que presentó la Comisión Nacional de Béisbol antes del comienzo de la Serie 60, se preveía para el cierre de enero el comienzo de la gran final, por lo que no interferiría en los requisitos de dichos contratos. Pero todo cambió, pues al momento de escribir estas líneas, aún no se conocía la fecha de reinicio del cotejo correspondiente a cuartos de final Santiago-Las Tunas, con ventaja 1-0 para los indómitos, aunque sí estaba a punto de lanzarse la primera bola en el tope aplazado Matanzas-Cienfuegos (el viernes 12 de febrero).
  • David Mena, lanzando por Matanzas, cerró la etapa regular con PCL de 3.53 y fue el líder en salvados con 14 junto al santiaguero Junior Tur. (Foto: JOSÉ M. CORREA)

    David Mena, lanzando por Matanzas, cerró la etapa regular con PCL de 3.53 y fue el líder en salvados con 14 junto al santiaguero Junior Tur. (Foto: JOSÉ M. CORREA)

    A PROPÓSITO, quedó pendiente del Palco 211, completar nuestro pronóstico.. Podemos adelantar que el duelo Avispas-Leñadores -donde solo pudo efectuarse un partido antes de la parada- deberá ser en general de carrerajes extensos y boletos por doquier. Santiagueros y tuneros batearon respectivamente para 306 y 323 en la fase clasificatoria y los serpentineros de los dos bandos traen números bien parecidos y altos (Santiago 5.02; Las Tunas 4.98). Si viéramos este duelo como una competencia de bateo, podrían llevársela los Leñadores, pues lideraron también el apartado de los jonrones en la fase regular con 70. Del mismo modo Matanzas las trae todas consigo, para en este caso repetir la corona de la pasada lid, pues resaltan tanto por encima del resto de los planteles inmersos en la postemporada, que varios especialistas y aficionados en general se han referido a dos equipos al abundar en lo extensa de su plantilla. Así que este pudiera ser otro año de gloria para los Cocodrilos, con poder al bate y piel dura en términos monticulares. Yoanni Yera (2.72) y Naykel Cruz (5.12), los dos zurdos, redondean un cuerpo de lanzadores donde están hombres como Renner Rivero (10-5, 3.47 PCL), Yoel Suárez (4-1, 3.22 PCL) y el cerrador David Mena (3.53 PCL y líder en salvados con 14), además del internacional Noelvis Entenza. Una élite sin novatos que buscará repetir la hazaña de la Serie 59 y alzarse por dos años consecutivos, faena que han podido completar un total de nueve equipos en la historia de las series cubanas y en algunos casos con rachas superiores: Industriales de 1963 a 1966 y doblete en 2003 y 2004; Azucareros en 1971 y 1972; Vegueros en 1981, 1982 y cinco años después repitieron en 1987 y 1988; Henequeneros (1990-1991); Villa Clara enlazó tres al hilo de 1993 a 1995; Pinar del Río (1997-1998); Santiago de Cuba dominó de 1999 a 2001; y recientemente festejaron doble Ciego de Ávila (2015-2016) y Granma (2017-2018).


Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez