0
Publicado el 1 Marzo, 2021 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

¿Trote seguro?

Lázaro Blanco se apuntó dos de las cuatro victo-rias de su equipo ante Pinar del Río. (Foto: OS-CAR ALFONSO SOSA/ACN)

Lázaro Blanco se apuntó dos de las cuatro victo-rias de su equipo ante Pinar del Río. (Foto: OS-CAR ALFONSO SOSA/ACN)

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

  • LA SERIE NACIONAL 60 se ha movido por aguas convulsas durante toda la campaña. Ha sido una temporada atípica y marcada por la presencia de la covid-19. Llovieron propuestas de calendarios, renovado una y otra vez por la máxima dirección del béisbol en el país, pero siempre con el afán de mantener vivo nuestro torneo doméstico. Incluso se movieron las sedes, siempre neutrales, aunque sin presencia de público en los estadios, notable sobre todo en instancias decisivas. Las modificaciones llegaron a tal punto que, para no detener demasiado tiempo las acciones, se jugó la primera semifinal de la lid entre Granma y Pinar del Río, sin refuerzos como se había previsto inicialmente en el reglamento del campeonato, pues aún no se había cerrado un cotejo de cuartos de final entre Santiago y Las Tunas, detenido a causa de la situación epidemiológica en ambos conjuntos.
  • EL MAL QUE PRESAGIA un descanso prolongado lo enfrentaron todos los equipos envueltos en la postemporada. En el caso puntual de Granma, pasaron por una pausa de 18 días entre el último juego del cruce ante Industriales en la instancia precedente y el inicio del duelo semifinal contra los Vegueros. Pero no cabe dudas de que su categoría para estar a la altura de una final es inminente. Y quedó demostrado ante un histórico como Pinar del Río, plantel al que se impusieron en cuatro de seis partidos y bajo las destacadas ausencias de Guillermo Avilés por covid-19 y Alfredo Despaigne tras su regreso a Japón para cumplir con su contrato en los Halcones de SoftBank, aunque también es cierto que recuperaron a uno de sus principales pilares con el retorno del primer madero Roel Santos, tras su actuar en la liga venezolana. Por cierto, con los Tigres de Aragua el jardinero promedió 309 de average, con 42 hits, cinco tubeyes y 11 carreras empujadas, para un OBP de 394. En la semifinal de la Serie 60, el primer madero de los surorientales promedió 333, con siete imparables en 21 turnos, y cuando vino a empuñar con hombres en base lo hizo de 9-4.
  • OTRO DE LOS GRANDES PROTAGONISTAS del trote seguro de los Alazanes sobre la grama neutral del José Antonio Huelga, en la burbuja de Sancti Spíritus, fue el primer pitcher del equipo Cuba, Lázaro Blanco. Con una sobresaliente actuación como abridor en dos partidos, lanzando un total de 15 entradas, en las cuales permitió 11 indiscutibles y solo dos carreras, el derecho de Yara se consolidó como líder en victorias de la presente postemporada, pues ya traía en su haber dos éxitos de cuartos, cuando trabajó en un par de ocasiones ante Industriales, por lo que sumó cuatro lauros en la etapa decisiva de la Serie 60, rompiendo así su marca personal para una sola postemporada y arribando además a 14 victorias de por vida en playoff.
  • AL CIERRE de la edición impresa de BOHEMIA se reanudaba el último pareo de cuartos de final entre Santiago y Las Tunas en una nueva burbuja establecida en el Cándido González de Camagüey, donde Las Tunas consiguió emparejar las acciones 1-1, tras una prolongada pausa que se extendió desde el 26 de enero hasta el 28 de febrero. Este cruce definirá el rival de Matanzas en semifinales, por lo que una segunda etapa de inactividad abrazará también a los Alazanes de cara a la gran final, instancia a la cual Granma arriba por tercera vez en su historia, resultando campeón en las dos precedentes (2017 y 2018).

Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez