0
Publicado el 30 Abril, 2021 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

JUEGOS OLÍMPICOS (18): Una mujer, un hombre volador…

Hoy nos vamos para los encendidos de los pebeteros en México 1968 y Beijing 2008

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Ya estuvimos en días recientes por dos inauguraciones de Juegos Olímpicos. Sí, un espectáculo que llama mucho la atención…

Una fue la de Tokio 1964. El encendido del pebetero lo hizo Yoshinori Sakai (1945-2014), apodado El Bebé de Hiroshima, pues nació en esa ciudad el mismo día en que la arrasó la bomba atómica. Más de 80 mil japoneses murieron por tales engendros.

La otra fue la de Barcelona 1992. El encendido del pebetero corrió por una flecha de punta flamígera lanzada por Antonio Rebollo Liñán, un madrileño que ahora tiene 65 años de edad, arquero paralímpico con medallas.

Y, como ya también escribimos, y nos parece necesario recordar, una de las personalidades reunidas en el Estadio Olímpico de Montjuic fue Fidel, quien había asistido la Cumbre de los Jefes de estado y de Gobierno.

“Fidel vio la flecha mágica”, titulamos nuestra nota anterior.

Ahhhh… ¡no importa que la flecha no haya caído dentro!

Y en el tema que nos ocupa no se olvidan otros juegos.

Uno de ellos son los de Beijing 2008:

La celebración inicial tuvo al entonces ya retirado triple campeón gimnástico Li Ning cruzando el cielo atado a unas cuerdas. Y… aparecían imágenes de anteriores ediciones

Ning acercó la antorcha al pebetero, en forma de pergamino. El estadio quedó iluminado… La fiesta podía continuar…

Otro botón de muestra por hoy:

Hasta los de Ciudad de México 1968 ninguna mujer había tenido tal responsabilidad.

Le tocó a Enriqueta Basilio (Mexicali, Baja California; 15 de julio de 1948-Ciudad de México, 26 de octubre de 2019), quien se desempeñó en el atletismo. Una curiosidad: la escalinata que conducía al pebetero ¡tenía 93 peldaños!

Otra vez quedó pan por rebanar: Volveremos…

Ver anteriores:

JUEGOS OLÍMPICOS (17): Fidel vio la flecha mágica

Estuvo en la apertura de los de Barcelona 1992


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez