0
Publicado el 22 Julio, 2021 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

JUEGOS OLÍMPICOS

De augurios y posibles favoritos

Una cita llena de esperanza para Cuba
Compartir

El principal objetivo de nuestra delegación en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (23 de julio al 8 de agosto) es ubicarse entre los 20 primeros países del medallero. Para ello, algunos deportes y figuras son claves.

Se trata de una lid compleja allende la calidad de los rivales, pues con la posibilidad real del contagio de la Covid-19 y los ajustes de la preparación previa extendida por un año extra, la justa se presagiaba como una de las más difíciles que ha tenido que enfrentar la mayor de las Antillas en la historia.

No obstante, hablamos de un grupo sobrado en entrega catalogado por Osvaldo Vento Montiller, presidente del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder), de comprometido “con merecer que nuestro pueblo aplauda su desempeño”.

Con ese espíritu arribaban a suelo nipón los 69 competidores clasificados por nuestro país a la importante justa y, aunque al cierre de esta edición de BOHEMIA aún no se había encendido el pebetero en la capital nipona, ya en Cuba se debatía de deportes.

Rafael Alba (taekwondo): ¿primer medallista cubano? Foto: RICARDO LÓPEZ HEVIA

Rafael Alba (taekwondo): ¿primer medallista cubano?
Foto: RICARDO LÓPEZ HEVIA

Protagonistas

En ese entramado siempre debemos contar con el boxeo. No por gusto el deporte de los puños ha sido denominado nuestro buque insignia. En esta oportunidad la nómina de Los Domadores está considerada una de las más sólidas inscritas para un torneo de esta magnitud que, por cierto, para esta ocasión repartirá medallas en ocho divisiones, dos menos que en la versión precedente, donde cosechamos tres coronas.

Entre los siete clasificados por Cuba tres nombres sobresalen a la vista como aspirantes al oro. Aunque es justo decir que nos sobra calidad e historia, incluso para lo impensado, debemos destacar al capitán de la escuadra, Julio César La Cruz, como uno de los elegidos. Esta vez en los 91 kilogramos (kg), peso que estrenó en el tope de Los Domadores contra pugilistas profesionales de México, en Aguascalientes, en el pasado mes de junio, donde el titular en Río de Janeiro 2016 se mostró ágil a pesar del aumento de libras: fue La Sombra de siempre.

Los otros dos favoritos son el bicampeón del orbe Andy Cruz (63 kg) y el tres veces monarca mundial Lázaro Álvarez (57 kg), ambos con serias pretensiones en la capital nipona, de acuerdo con la categoría que poseen y el buen desempeño que mostraron en el periplo reciente de preparación, el cual abarcó tres países (Alemania, México y Holanda), teniendo como punto más alto el mencionado tope en la nación azteca, donde los nuestros finalizaron invictos en todo el cartel.

Por su parte la lucha, encabezada por Mijaín López, también hará lo suyo en la capital nipona. Con la aspiración de convertirse en el primer luchador del mundo en llegar a cuatro coronas olímpicas, se preparó Mijaín para esta nueva aventura.

En plenitud de forma física, técnica y táctica, como nos tiene acostumbrados, el ya emblemático gladiador es una de las principales cartas de triunfo de la delegación. Por cierto, también busca inscribirse junto al esgrimista Ramón Fonst como los únicos cubanos con cuatro preseas de oro bajo los cinco aros. ¿Alguien duda de sus enormes posibilidades para conseguirlo?

El boxeador Andy Cruz llegó muy fuerte. Imagen tomada de cubasí.cu

El boxeador Andy Cruz llegó muy fuerte. Imagen tomada de cubasí.cu

Entre los mayores atractivos de la división de los 130 kg está el reencuentro del pinareño con el turco Riza Kayaalp, el único ser humano que ha sido capaz de vencerle en los últimos años. Junto a ellos, luchadores como el iraní Sabah Sariati, el georgiano Iakob Kadzhaia o el veterano estonio Heiki Nabi también buscarán llegar al podio en la categoría.

En tanto, Ismael Borrero, en los 67 kg, pretende redondear la cosecha de la lucha grecorromana y tampoco se puede descartar lo que pueda hacer Gabriel Rosillo (97 kg), campeón de los Juegos Panamericanos de Lima 2019. En el estilo libre las principales miradas de Cuba deberían estar en las actuaciones de Alejandro Valdés (65 kg) y Reineris Salas (97 kg).

¿Podrá la grecorromana superar el rendimiento de Río de Janeiro 2016? En la urbe carioca conquistaron dos medallas de oro mediante Mijaín y Borrero; y una de plata que se la agenció Yasmany Lugo.

El atletismo podría llegar a sorprendernos debido a su extensa nómina de 18 clasificados, lista para defender nuestra enseña nacional. Por supuesto que se espera con ansias el vuelo de los discos de Yaimé Pérez y Denia Caballero, así como la distancia que pueda recorrer en el aire el saltador de largo Juan Miguel Echevarría, sin lugar a dudas los tres grandes pilares a seguir.

Pero vale recordar que el deporte rey cubano completó en total 26 competencias en la llamada gira de verano, todas tomadas como preparación para estos Juegos. En ellas se ganaron 44 premios, 22 de ellos de oro, así que pueden haber sorpresas.

Punto y aparte para la calidad individual de la judoca Idalys Ortiz, el taekwondoca Rafael Alba y el tirador Leuris Pupo, tres nombres que también pudieran regalarnos alegrías en Tokio. De manera general: boxeo, lucha, atletismo, judo, tiro deportivo, taekwondo y canotaje, son los deportes con posibilidades reales de podio para Cuba.

El único cubano en el taekwondo, Rafael Alba, tendría posibilidades de convertirse en el primer medallista de nuestro país el 27 de julio, una jornada después del Día de la Rebeldía Nacional.

Calculadora en mano
Yaimé Pérez (izquierda) y Denia Caballero le ponen acento cubano al disco femenino. Foto: RICARDO LÓPEZ HEVIA.

Yaimé Pérez (izquierda) y Denia Caballero le ponen acento cubano al disco femenino. Foto: RICARDO LÓPEZ HEVIA.

Las predicciones de más prestigio a nivel internacional llegan incluso a colocar los nombres de los potenciales ganadores de cada prueba convocada. Lo hacen fusionando conocimiento deportivo, modelos matemáticos, sistemas informáticos y estadística, basados fundamentalmente en los resultados de los eventos mundiales y lo expresado en los ranking de los años recientes. En esos pronósticos, nuestro país pudiera obtener posiciones desde la 18 hasta la 31 en la tabla de medallas.

Totallympics, por ejemplo, coloca a Cuba en el escaño 18 con una cosecha de cuatro preseas de oro, cinco de plata y dos de bronce (11 en total). Gracenote Sports ubicó a la delegación cubana en el puesto 23 con 13 accesos al podio, dos más que en Río deJaneiro. La web Olympic Medal Predictions coincide con la posición 23 y detalla una cosecha de 3-6-1 para los representantes de nuestra delegación. Finalmente, Best Sports nos deja para el lugar 31 con suma de 2-6-4, también creciendo en el número total de medallas con respecto a la cita en el gigante sudamericano cinco años atrás.

En Río de Janeiro 2016, la mayor de las Antillas concluyó en el decimoctavo puesto, con botín de 11 preseas, divididas en cinco doradas, dos de plata y cuatro de bronce. Ahora el objetivo vuelve a ser colarse entre los primeros 20 del medallero, una misión que parece asequible, aunque habrá que ponerle muchísimo empeño. Por supuesto, lo que redactamos en estas líneas está sujeto a posibles variaciones, como siempre que se hace un pronóstico.

Compartir

Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez