0
Publicado el 2 Julio, 2021 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

 VOLEIBOL DE PLAYA

Un remate para marcar la tarjeta

Es el único deporte colectivo de Cuba presente en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, se hizo eco de la noticia
Compartir

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

Lidianny Echeverría con su potente ataque. (Foto: jit.cu)

Lidianny Echeverría con su potente ataque. (Foto: jit.cu)

Mucha era la expectación a pocos días del comienzo de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (del 23 de julio al 8 de agosto de 2021), y valió la pena. Las féminas del voleibol de playa aseguraron su presencia en ellos después de llevarse el único boleto que ofrecía el Preolímpico de Norceca (Norte, Centroamérica y el Caribe), que tuvo lugar en Colima, México, tras derrotar a las anfitrionas en la final.

Con el incentivo extra de clasificarse como las únicas representantes de un deporte colectivo con el uniforme del Cuba en la capital nipona, en el partido decisivo Lidianny Echeverría y Yanisleidy Sánchez (ubicadas en el puesto 34 del ranking oficial de la Federación Internacional de Voleibol), con servicio rasante y fuerte molestaron al dueto de Marta Revuelta y Zaira Orellana, quienes vieron como las nuestras, más rápidas y con mayor alcance, ganaban los dos sets con igual pizarra de 21-15. En el otro encuentro,

con similar estilo Leila Martínez y Mailén Delís –puesto 74– se adueñaron de la arena azteca para vencer en dos sets (21-16 y 21-7) a las locales Susana Torres y María José Quintero.

Una jornada antes, durante las semifinales, las duplas criollas fueron igualmente superiores que sus similares de Puerto Rico y se impusieron por 2-1 y 2-0, lo cual les abrió las puertas a la disputa final.

Así reaccionó a la noticia el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien comentó en su cuenta de Twitter: “Las voleibolistas de playa sacaron boleto para Tokio. #Cuba ganó invicta el torneo preolímpico de voleibol de playa y obtuvo su boleto para los Juegos de Tokio, en evento celebrado en la ciudad mexicana de Colima. Felicidades campeonas #CubaViva #SomosCuba”, escribió el mandatario.

Hasta el momento de cerrar esta nota para la edición impresa de BOHEMIA, no había sido seleccionada la pareja que viajaría a la tierra del sol naciente, tarea correspondiente al colectivo técnico y a la Comisión Nacional de la disciplina, pues a Tokio solo podrá asistir una dupla por nación.

Un poco de historia

Después de dos olimpiadas consecutivas sin cubanas en esta disciplina (Londres 2012 y Río de Janeiro 2016), nuestro país vuelve a estar representado por sus chicas, quienes removerán la arena del Parque Shiokaze de Tokio desde el 24 de julio, día en que arranca el calendario oficial del torneo. Las nuestras también estuvieron presentes en las citas de Sídney 2000 y Atenas 2004 en la piel del binomio integrado por Tamara Larrea y Dalixia Fernández, mientras que en Beijing 2008 lo hicieron Imara Estévez y Milagros Crespo, en todos los casos finalizando en la novena plaza.

Este deporte, a modo de exhibición, hizo su debut olímpico en Barcelona 1992, antes de comenzar a formar parte del programa oficial cuatro años después en Atlanta 1996.

Además de la alegría que significa el regreso de las cubanitas a esta refrescante disciplina –al menos para los espectadores– en la lid de la capital nipona las nuestras cargan con el aliciente, pero también la responsabilidad de ser las únicas representantes de un deporte colectivo cubano bajo los cinco aros.

Compartir

Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez