0
Publicado el 27 Julio, 2021 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

¿Volvemos a la telenovela de la primera medalla?

Otros entretelones del bronce en el taekwondo aportado por Rafael Alba, cuando parecía que… ya no se iba a poder
Compartir
¿Volvemos a la telenovela de la primera medalla?

Rafael Alba: ¡Ahora sí! (Foto: ROBERTO MOREJÓN).

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Se acababa de forma dramática el tiempo… La pizarra reflejaba empate 4-4… Los dos rivales se estudiaban (el chino Hongyi Sun y el cubano Rafael Alba)… Ninguno atacaba… Flotaba la incertidumbre de quien ganaría la medalla de bronce… Entonces el santiaguero, ahora muy decidido, se lanzó al ataque… ¡5-4!

Así fueron los últimos compases de la discusión de una de las dos preseas de bronce, en la división de más de 80 kilogramos, en el  cierre del taekwondo de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Lo ya escrito

Antes de reflejar lo nuevo que traemos en esta nota vamos a recapitular, pensando en los que no leyeron la anterior, algunos elementos cruciales…

En lo que en ese momento fue una sorpresa Alba, 27 años de edad, 2.02 metros de estatura, campeón mundial en Puebla 2013 y Manchester 2019, perdió 11-8 contra el joven macedonio Dejan Georgievski, de 22, un rival que llegó sin resultados, pero sí con grandes progresos y unas esperanzas gigantescas.

“Vengo por medallas. Quiero el oro”, dijo en declaraciones al parecer alocadas, pero no lo fueron tanto: ¡terminó con la de plata! El único que lo pudo detener, con pizarra de 15-9 (aunque llegó a estar 10-8 avanzado el último asalto), fue el ruso Vladislav Larin. Un dato más: Georgievski se había dado el lujo de vencer en semifinales 12-6 a un sudcoreano, Don In Kio, el ganador de la otra medalla de bronce. Y Corea es la cuna del taekwondo, un deporte con origen marcial.

¿Qué dijo Alba?

Vamos con lo nuevo…

“Vi que el contrario estaba cerca del borde de la zona válida y me lancé. Normalmente ese tipo de estrategia no la utilizo, porque puedo salir perjudicado, pero el que no se arriesga no gana”, dijo tras pasearse muy feliz con la bandera cubana.

“No es la medalla de oro que el pueblo esperaba de mí, pero estoy muy contento con este bronce. Al final la vida me premió con esta oportunidad”, agregó como dejando un poco atrás la pesadilla vivida en los de Río 2016, a los que llegó con posibilidades de subir a un podio que se le volvió esquivo.

La verdad es que la vida hubiera sido muy injusta si le negaba la posibilidad de subir ahora al podio, tras haberse sacrificado cinco años más (eran cuatro hasta el 2020, pero la pandemia del Covid lo alargó todo hasta ahora el 2021).

El comisionado

Uno de los que se encuentra muy feliz es Iván Fernández, el comisionado nacional, quien muy rápido nos contestó y ofreció declaraciones para los lectores de BOHEMIA vía Whatsapp.

“Un primer combate equivocado, con una presión aplastante sobre Rafael, que tenía esa deuda desde Río. Podía ser un gran día para él, o su entierro. Pasaron cosas indecibles después de ese primer desenlace. Se echó a llorar. Yo jamás lo vi llorar de la forma en que lo hizo. Sollozaba y todo. Le dio por llamar a su mamá. Imagínense, un hombre de casi 30 años, más de dos metros de estatura, doble campeón mundial, también lo ha sido en Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Juegos Panamericanos, llamando a su mamá porque perdió un combate. Es triste.”, dijo.

“Lo dejamos llorar su derrota. Y después nos pusimos fuertes con él. Bueno, ya pasó. Se nos fue ese combate. Si vamos a discutir el bronce todavía tenemos la posibilidad de montarnos en el podio. Y hay que fabricarlo también. Tú tienes todas las herramientas. Él lo aceptó de una manera increíble. Salió de una forma tremenda contra los dos atletas que faltaban por vencer para el bronce”, agregó.

“No  regresamos a casa sin medalla. Fue la primera de la delegación. Ya Cuba está en el mapa del medallero. Abre el camino para el resto. Las mejores cosas están por llegar, de manos del boxeo, de la lucha, del judo, y de otros deportes como el atletismo. Y que todo ello sea para Cuba una fiesta, sobre todo el esfuerzo que se ha realizado en este tiempo de pandemia por mantener viva la llama olímpica en los corazones de todos aquellos atletas que soñaron con estar en Tokio y conquistar la gloria con sus actuaciones”, concluyó.

Recordando

Y muy emotivo fue el abrazo tras la victoria de Rafael Alba con su entrenador, René García, cuyo difunto padre fue el encargado de organizar con mucho entusiasmo e impulsar la llegada del taekwondo a Cuba, casi a mediados de la década de los 80.

¡Un taekwondo que en Juegos Olímpicos ya tiene seis medallas en Juegos Olímpicos (una de oro, dos de plata, tres de bronce)!

MEDALLAS CUBANAS EN EL TAEKWONDO OLÍMPICO

–Ángel Valodia Matos (oro en Sídney 2000).

–Urbia Meléndez (plata en Sídney 2000).

–Yanelis Labrada (plata en Atenas 2004).

–Daynellis Montejo (bronce en Beijing 2008).

–Robelis Despaigne (bronce en Londres 2012).

–Rafael Alba (bronce en Tokio 2020).

Compartir

Rafael Pérez

 
Rafael Pérez