0
Publicado el 16 Agosto, 2021 por Pastor Batista en Deportes
 
 

INSTALACIONES DEPORTIVAS

Con las zapatillas puestas

Razones para que una ciudad sienta orgullo por la pista de atletismo que un día vio nacer y que ni el tiempo ni las adversidades han podido desteñir
Compartir
Quizás este humilde obrero nunca corrió sobre una pista así, pero ahora cuida esta como a la niña de sus ojos. La pista incluye zonas de competición para carreras, marcha atlética, saltos (largo, triple, alto y con pértiga) y lanzamientos (disco, martillo, jabalina y bala).

Quizás este humilde obrero nunca corrió sobre una pista así, pero ahora cuida esta como a la niña de sus ojos.

Texto y foto Pastor Batista Valdés

Por supuesto que ya no tiene la salud ni la lozanía de sus años mozos.

Pero en medio de las adversidades actuales –generadoras de arrugas, de achaques y de olvidos- tampoco es expresión de la palidez que lamentablemente signa el semblante de otras instalaciones y áreas deportivas en diversas partes de la nación.

Asentada como toda una soberana frente a la sede universitaria de las ciencias pedagógicas, en Las Tunas,  muy cerca, además, de la Sala Polivalente Leonardo McKenzie Grant, la pista sintética para atletismo continúa siendo una especie de monumento vivo a la constancia del deporte y de la actividad física en Cuba.

Posiblemente muy pocas personas recuerden o conozcan, con exactitud, cuántos calendarios han transcurrido desde que emitió “su primer grito”.

Lo que sí saben hasta las mascotas familiares de la ciudad es que, bajo condiciones normales, es difícil hallar un día en que el sector deportivo y la población no hagan cuidadoso uso de ella.

Sobre sus seis carriles, o en el multifacético espacio interior, no solo han roto la barrera de sus sueños niños, adolescentes, jóvenes del territorio que se forman esa vertiente del deporte, sino también consagradas figuras del campo y pista a escala nacional.

Con nostalgia la memoria registra los años en que, sin la intención de darle ni una sola vuelta al terreno, infinidad de tuneros se acercaban solo por el placer de ver, lo más cerca posible, a la martillista cubana Yipsi Moreno, campeona centroamericana, panamericana, mundial y subcampeona olímpica, mientras entrenaba allí, junto a otras integrantes de la selección nacional.

Recuerdo que, junto al favorable ambiente que transpiraba la pista, había un elemento vital en su interior: la experiencia de Eladio Martín Hernández González, un hombre que tras inyectarle gloria al deporte activo asumió la paciente y estratégica labor de formar a los futuros campeones del martillo en Cuba.

Los más apegados a la también llamada “pista de recortán” evocan con orgullo la increíble y no casual decisión adoptada por el entrenador de la francesa Manuela Montebrum, quien al conocer la historia y los resultados de Eladio en la formación de atletas quiso venir a Las Tunas, para preparar allí a la deportista gala.

CON LAS ZAPATILLAS PUESTAS

Ni la dureza material de tantos años, ni las limitaciones de todo tipo, ni las zancadillas de la Covid-19 han podido fracturar las articulaciones de una pista que se mantiene “con las zapatillas puestas”.

Seguros de que esta adversa etapa quedará atrás, el reducido grupo de trabajadores que miran por los ojos de la instalación, se las ingenian para seguir haciendo milagros, a filo de machete contra la mala yerba, a mano limpia entre carriles, o a pico y azadón para sembrar árboles que continúen dando sombra, sosiego y vida.

Si para muchos cubanos y extranjeros resulta cautivante la silueta de una pareja, caminando en contraluz por esas playas nuestras que tanto turismo atraen, es innegable que no menos lo es para el tunero de pura cepa, cuando de regreso al hogar, entre dos luces, percibe aún la figura del anciano caminando por la pista, seguido por ese pequeño nieto de corto y apresurado trote, cuyo nombre tal vez a la vuelta de unos años figure entre los que representen a Cuba en las más importantes pistas del atletismo mundial. ¿Por qué no?

La pista incluye zonas de competición para carreras, marcha atlética, saltos (largo, triple, alto y con pértiga) y lanzamientos (disco, martillo, jabalina y bala).

Compartir

Pastor Batista

 
Pastor Batista