0
Publicado el 2 Agosto, 2021 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

El bronce que vino con la lluvia

Compartir
Yaimé Pérez se hizo de un bronce olímpico. (Foto: Tomada de Twitter)

Yaimé Pérez se hizo de un bronce olímpico. (Foto: Tomada de Twitter)

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

Con un envío de 65.72 metros (m), la cubana Yaimé Pérez se adjudicó la medalla de bronce en la final del lanzamiento del disco femenino de los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

El registro de la santiaguera se contabilizó en el primer intento, misma instancia donde la estadounidense Vallarie Allman –la primera atleta de ese país que ha conseguido enviar el implemento a más de 70 metros en la historia (70.15)– registró 68.98 m, para proclamarse campeona olímpica.

Una fuerte lluvia detuvo la competencia cuando Yaimé tenía solo dos lances realizados, como casi todas las atletas incluidas en la final, por lo que los resultados que siguieron a continuación estuvieron por debajo de las posibilidades de la mayoría.

Así todo la santiaguera logró una tendencia al ascenso entre el tercer y cuarto envío (63.20-65.20), pero cometió falta en la quinta y la sexta comparecencias, mientras que la alemana Kristin Pudenz no creyó en las inclemencias del tiempo y lanzó el disco hasta los 66.86 m en su quinto intento, para colgarse la medalla de plata.

Yaimé Pérez arribó a Tokio 2020 después de dominar todas las competiciones importantes desde los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018, incluyendo dos ligas del diamante, así como el mundial de Doha y los Juegos Panamericanos de Lima, ambos en 2019.

Otra de las favoritas, la croata doble titular olímpica Sandra Perkovic, se ubicó en la cuarta posición con 65.01.

Lo cierto es que hasta el momento el atletismo de la mayor de las Antillas suma tres medallas en la capital nipona (una de plata y dos bronces).

Compartir

Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez