0
Publicado el 25 Septiembre, 2021 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

Una deuda con Orlandito

Y una curiosidad: ¡Wilfredo Gómez dijo que le ganó!
Compartir
Orlandito Martínez, un gran boxeador

Adiós a Orlandito Martínez, un gran boxeador. (Foto: ARCHIVO DE BOHEMIA)

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Vamos a tratar de saldar una deuda con un gran boxeador cubano fallecido hace pocas horas. Sí: ¡Orlando Martínez Romero! Y solo podremos hacerlo hasta cierto punto. El destino, muy cruel en este caso, no quiso fuera de otra manera…

Lo entrevistamos en julio de 2016. Y quisimos hacerlo hace menos de seis meses. Le pedimos nos diera el contacto para llegar a él a otro grande: el velocista Enrique Figuerola, medallista de plata olímpico en los 100 metros planos en Tokio 1964.

“Su salud no permite que lo entrevisten”, me dijo con una voz triste, y que nos resultó un mazazo en nuestros planes periodísticos. Lo golpeaba ya con fuerza la enfermedad del Alzheimer. Y la hora final le llegó con 75 años de edad.

Orlando Martínez, el zurdo del Reparto Juanelo, de la capital, quien hizo historia de la buena en la división de los 54 kilogramos, se convirtió en el primer campeón olímpico después del Triunfo de la Revolución, con aquella faena inolvidable en Múnich 1972.

Vamos a redondear o ampliar lo dicho en el párrafo anterior: nunca antes un boxeador cubano había sido campeón olímpico. Y hubo jabs y nocaos desde la bien lejana edición de San Luis 1904.

Recordando…

De aquella entrevista realizada hace poco más de cinco años (¡nos parece que fue ayer!) queremos recordar dos fragmentos…

“Yo peleaba en la división de los 51 kilogramos. En ella me sentía cómodo, dominaba a los contrarios que iba a enfrentar. Pero entonces decidieron llevar en ella a Douglas Rodríguez, en definitiva medallista de bronce, y me subieron a la de los 54. Ese cambio no me gustó. En ella los boxeadores son más altos, tiran más golpes. Tenía que ponerme más difícil. Y antes de salir me dijeron que no esperaban pudiera ganar una medalla”.

Pero, como ya escribimos, la ganó…

“Yo, de niño, tuve una fractura en la clavícula derecha. Quizás haya sido una de las razones por las que me formé un estilo calificado de heterodoxo. Era una técnica mía, de mucha defensa y movilidad, de pelear al contragolpe. Los rivales no sabían qué hacer. El gran puertorriqueño Wilfredo Gómez, campeón mundial tanto entre aficionados como en los profesionales, decía que yo era un boxeador extraño. Nosotros peleamos en dos ocasiones. Una de ellas me confesó que en realidad había ganado yo”.

¿Quién es ese hombre que le regaló tal elogió? Lo vimos ganando la medalla de oro aquí en La Habana cuando el Primer Campeonato Mundial, dando nocaos tanto con la mano derecha como con la izquierda. Luego fue tres veces campeón mundial en el profesionalismo. Su trayectoria en él fue de 48 combates, 44 victorias, 42 por nocao, dos por decisión, tres derrotas, un empate.

¡Y Wilfredo Gómez dijo que Orlandito Martínez le ganó!

 

Compartir

Rafael Pérez

 
Rafael Pérez