0
Publicado el 18 Octubre, 2021 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

LEVANTAMIENTO DE PESAS

El camino correcto

¿Qué piensan Ludia Montero y otros integrantes?
Compartir

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

Ludia Montero (división de los 49 kilogramos): sexto lugar en Tokio 2020, mejor resultado de una cubana en Juegos Olímpicos. (Foto: MARCELINO VÁZQUEZ)

Ludia Montero (división de los 49 kilogramos): sexto lugar en Tokio 2020, mejor resultado de una cubana en Juegos Olímpicos. (Foto: MARCELINO VÁZQUEZ)

Pensamos escribir sobre un deporte poco divulgado en nuestros medios de prensa, entonces se nos disparó un recuerdo de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Sí, ¡el de la diminuta Ludia Montero alzando muchos kilogramos! Se batió duro, y al final, con toques de suspense, logró el mejor resultado histórico de una cubana (sexta).

Lo que no muchos saben es que ese desempeño fue seguido, allá mismo en la capital nipona, por una mala noticia para la familia de las pesas cubanas: el fallecimiento por covid-19 del padre de Delmis Rodríguez Vargas, presente en la justa como árbitro internacional categoría 1 (entre cinco del continente), y suegro de Jorge Luis Barcelán, comisionado nacional, también en el Sol Naciente. Hubo que tragar en seco y seguir con la misión de cada uno.

Unos meses después, Ludia Montero seguía como flotando por las nubes por su buen desempeño en la división de los 49 kilogramos: “Bueno, después de esa actuación me siento más comprometida con mi pueblo. Seguir mejorando mis marcas, las metas, los resultados”, dijo para los lectores de la revista BOHEMIA, vía WhatsApp, tras un fuerte entrenamiento.

“¿Qué puedo decir de la medalla de plata en el Mundial de 2019? A ver… fue algo increíble, es un resultado de mucho nivel, una competencia de un rango elevado. Ha sido mi mejor resultado en cuanto a medallas, aunque el sexto lugar olímpico es también un gran desempeño. Y fue una experiencia que olvidarla va a ser imposible, debido a que me convertí en la primera mujer cubana que lo hizo en un mundial. En mis propósitos se encuentra volver a ganarlas”, dijo.

“Mis planes para el nuevo ciclo son en los Juegos Centroamericanos y del Caribe poder mejorar mis resultados. En los anteriores terminé con una de plata, pienso mejorar eso. Luego, prepararme mejor todavía para los Juegos Panamericanos, los Juegos Olímpicos, y una vez en ellos tratar de realizar una superior competencia”.

Y continuó: “Este último entrenamiento terminó muy tarde, después de las ocho de la noche, casi ya las nueve, debido a que lo estoy haciendo aquí en mi casa, en Granma. No estamos en el centro Cerro Pelado debido a la covid. Todavía no hemos entrado a la escuela. La preparación, en este momento, la realizamos desde las casas; la estoy haciendo en la calle, empezó a llover y tuve que comenzar hoy más tarde”.

Nos confirmó una curiosidad: “Sí, es cierto, me pinto las uñas la noche antes de competir. ¿Por qué? No sé. Es algo que ya hice parte de mi, como un hábito. Me empiezo a arreglar, también me plancho el pelo. A veces me dan hasta las tres de la mañana”.

¡Altos precios!
Marina Rodríguez (64), octava en Río 2016 y Tokio 2020.

Marina Rodríguez (64), octava en Río 2016 y Tokio 2020.

En Tokio Ludia Montero igualó su mejor registro (178 kilogramos). ¿Y los otros tres cubanos olímpicos? Marina Rodríguez (división de los 64 kilogramos. Tenía 224/hizo 221/8vo. lugar, al igual que en Río 2016). Olfides Sáez (96 kilos/360/359/9no.). Eyurkenia Duverger (+ de 87 kilos/231/229/9no.). No olvidemos que por la pandemia hubo muchos problemas con los entrenamientos, incluyendo la posibilidad de concentrarse.

Barcelán, comisionado nacional, también nos ofreció declaraciones, tanto por la misma vía digital y nos amplió por teléfono.

Olfides Sáez (96), capitán de la selección olímpica y medallista en Copas del Mundo. (Foto: ROBERTO MOREJÓN)

Olfides Sáez (96), capitán de la selección olímpica y medallista en Copas del Mundo. (Foto: ROBERTO MOREJÓN)

“En las pesas hay que resaltar el alto costo de los medios de entrenamiento, tanto para las áreas deportivas provinciales como para la preselección nacional. Un juego de pesas marca registrada Eleiko, para competencias oficiales y clasificatorias, en su totalidad a nivel mundial tiene un costo de entre tres mil quinientos a cuatro mil quinientos dólares. El bloqueo estadounidense, de más de 60 años, nos dificulta la adquisición de equipos, los traslados de atletas y de otros integrantes a competencias. Muchas veces los pasajes para determinados viajes hay que comprarlos al triple de su precio; se complejiza mucho el pago a los árbitros, entre otras dificultades”.

Eyurkenia Duverger (más de 87) es otra de las figuras en la que se centran esperanzas. (Foto: ROBERTO MOREJÓN)

Eyurkenia Duverger (más de 87) es otra de las figuras en la que se centran esperanzas. (Foto: ROBERTO MOREJÓN)

Es necesario rescatar la estructura de la pirámide de Alto Rendimiento, las Academias, las Escuelas Superior de Perfeccionamiento Atlético (Espa) provinciales y los equipos nacionales juveniles”, indicó.

“En nuestro deporte se necesitan de ocho a diez años de perfeccionamiento para ubicarse entre los primeros lugares del ranking mundial. Queremos y podemos seguir mejorando”, agregó.

En todo ello hay un detalle que no debe pasarse por alto, como había destacado Félix Machín, el jefe de entrenadores: “Estamos muy contentos con la clasificación lograda para Tokio 2020. Por primera vez tres pesistas cubanas participaron en unos Juegos Olímpicos. Eso nos llena de satisfacción porque sabemos que vamos por el camino correcto en los entrenamientos”.

A lo largo de la historia nuestro país ha ganado ocho medallas en Juegos Olímpicos, dos de ellas incluso de oro: Daniel Núñez (56 kg/Moscú 1980) y Pablo Lara (76/Atlanta 1996). El propio Lara tiene una de plata (75/Barcelona 1992). Las de bronce corresponden a Alberto Blanco (100/Moscú 1980), Yordanis Borrero (69/ Beijing 2008), Jadier Valladares (85/Beijing 2008), Yohandrys Hernández (94/Beijing 2008) e Iván Cambar (77/Londres 2012).

Quiere decir lo anterior que nuestra última medalla en Juegos Olímpicos no fue demasiado lejos en el tiempo: Iván Cámbar, bronce en los de Londres 2012. Como estamos hablando de palabras mayores (o más bien ¡de pesos mayores!) no sabemos si llegarán en los de París 2024 y ni siquiera en los de Los Ángeles 2028 Pero sí que les dan vueltas en entrenamientos y sueños.

Compartir

Rafael Pérez

 
Rafael Pérez