0
Publicado el 1 Noviembre, 2021 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

¿Otro podio olímpico para Rafael Alba?

Compartir

Por RAFAEL PEREZ VALDÉS

Jorge Alba, Taekwondo

En Tokio: René García Coffigny (entrenador), Rick Shin (ex directivo de la unión panamericana), Rafael Alba Castillo (¡nuestro medallista!), Iván Fernández Quirós (comisionado nacional), Pablo Castillo Díaz (director del Instituto de Medicina Deportiva). (Foto: Cortesía de Iván Fernández Quirós)

Un toque mágico envuelve a los Juegos Olímpicos. Sin embargo, no bastó decir “Ábrete, sésamo” (la inolvidable frase de Alí Babá), para que el Taekwondo, deporte derivado de un milenario arte marcial coreano, entrara en esas lides de forma oficial. Tuvo que esperar muchísimos años hasta los de Sídney 2000 para ser bienvenido. En ellos los cubanos, con poco tiempo de práctica -apenas desde 1987-, empezaron a tejer una cadena de medallas. ¡Y esta vez no hubo magia!

Se subió al podio después en el 2004, 2008 y 2012. No se pudo en 2016. Ahora Rafael Alba logró bronce en los de Tokio 2020.

“Creo que esta medalla de bronce, a pesar de no ser la de oro que todo el mundo esperaba -y lo digo principalmente por mí, porque soy el que más la esperaba, el que más se sacrificó por ella-, es un gran resultado para mi carrera deportiva. Y pienso que es bueno para cualquier deportista que se dedica para llegar a unos Juegos Olímpicos. Estoy muy contento con ella porque no cayó de forma fácil. Yo pierdo en la primera pelea. Tuve una segunda oportunidad, la cual no dejé pasar”, nos dijo por WhatsApp.

–¿Se te podrá ver competir en los de París 2024?

“Sí, tengo posibilidades de participar en ellos. En el momento de la entrevista me encuentro en zona de clasificación, estoy ocupando el número tres en el ranking. Pero a medida que pasa el tiempo se van realizando competencias, y al yo no participar, voy perdiendo posiciones. Y nuevamente me voy rezagando en la categorización.

“Pienso que no se puede dejar pasar esta oportunidad de ya haberme colocado en zona de clasificación Ni tampoco tener que llegar a la situación de un clasificatorio continental, en el cual pueda pasar cualquier cosa y uno quedar fuera.

“Pero sí, tengo grandes posibilidades de participar en mis terceros Juegos Olímpicos. Quién sabe si pueda ganar otra medalla, quizás de otro color. Mejorar mi resultado. Pero, bueno, las medallas se construyen, las medallas no caen de la nada. Hay que ponerle un presupuesto para que la continuidad del resultado se dé”.

–¿Qué has estado haciendo?

“Me encuentro en mi provincia natal, Santiago de Cuba. He realizado de forma regular algunos entrenamientos, intentando mantenerme lo mejor posible y un poco también descansando porque fueron cinco largos años de preparación para los Juegos Olímpicos de Tokio. Y, realmente, cuando uno estira los plazos de entrenamiento el cuerpo se desgasta. Estoy volviendo a entrar en forma aunque no tenga competencias. La primera que se avecina es el Campeonato Mundial de abril, en China, para el cual tenemos que estar preparados por si aparece algo en el camino”.

–¿Los próximos objetivos?

“En lo deportivo sería el mundial, en China, mas en lo personal mi principal competencia es lograr una estabilidad. Tener, como quien dice, un techo, para poder llevar esa vida que los atletas también necesitamos. No todo es lograr resultados en el ámbito deportivo, también uno tiene una familia y quiere disfrutar de ella, y retribuirle todo ese apoyo que nos dan en los momentos fuertes de competencias”.

–¿Cuándo dices un techo es una vivienda?

“Pues sí, la estabilidad de un hombre es su familia y tranquilidad, y, sin tener donde reunirla, ella se hace imposible. Es la parte que aún sigue con dificultades, la atención a los que salimos y damos cuerpo y alma representando dignamente a Cuba”.

 

Compartir

Rafael Pérez

 
Rafael Pérez