Domadores intocables
Foto. / Calixto N. Llanes.
Domadores intocables
Foto. / Calixto N. Llanes.

Domadores intocables

La tropa de púgiles cubanos envueltos en el mundo del profesionalismo, no ha perdido ninguno de los 13 combates efectuados hasta la fecha.

Pero como siempre, varios han sido los cuestionamientos. En especial, con respecto a la calidad de los rivales. Y no es menos cierto que no han estado al nivel de los nuestros.

Ahora bien, eso sin lugar a dudas es muy positivo en esta etapa, porque en el mundo profesional se va escalando progresivamente, aunque los cubanos tienen un palmarés importante en el amateurismo.

Así nos lo dijo, y lo recordaremos más adelante en este trabajo, Rolando Acebal, entrenador jefe de la escuadra antillana desde 2010.

Citemos la pelea que tuvo lugar pocos días antes de redactar estas líneas, específicamente el 10 de septiembre, la cual involucraba al bicampeón olímpico Arlen López. Fue su segunda salida por estos parajes. Lo hizo frente a un pugilista experimentado, como el mexicano Francisco Ríos, quien acumulaba 26 peleas (13 victorias, 10 reveses y tres empates).

Sin embargo, el guantanamero lo sacudió en el mismo primer round con su acostumbrado golpeo áspero, y en una combinación mortal le dejó tendido sobre el cuadrilátero en Tijuana. El peleador local no pasó del conteo de protección, a los 2:58 minutos de iniciado un pleito pactado a ocho asaltos, en la división de las 175 libras.

Recordemos que en mayo pasado el antillano había liquidado de igual manera al también azteca Fernando Galván. Entonces sí es cuestionable el nivel de los oponentes.

Tiempo al tiempo

Domadores intocables
Arlen López mantuvo invicto al buque insignia. Foto de la VIII Serie Mundial de Boxeo, La Habana 2018. Foto. / Calixto N. Llanes.

Poco antes de que Los Domadores iniciaran su periplo por el mundo profesional, en una entrevista que nos concediera en la popularmente conocida como “Finquita” del Wajay, la Escuela Nacional de Boxeo Holvein Quesada, Acebal nos decía que la incursión de los boxeadores cubanos en el profesionalismo es, además de “un paso importante”, también “un proceso que lleva tiempo”.

Y no es menos cierto que aunque la experiencia de los nuestros en el amateurismo es amplia, caminar por el profesionalismo significa explorar un terreno nuevo. Así que poco a poco el oficio de los contrarios debe ir ganando en nivel. Y no solo depende del deseo de nuestros pugilistas, sino del de los contrarios, que deben conocernos e interesarse por topar. De ahí la importancia de mostrarnos en esa escena lo más posible.

A propósito, lo dicho anteriormente ha ganado aún más fuerza, pues la Junta Ejecutiva del Comité Olímpico Internacional ha declarado, por segunda oportunidad, que el boxeo podría no estar presente en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 2028.

Es una decisión que se había anunciado meses antes, pero muchos suponíamos que podía revertirse, aunque todo parece indicar que no habrá vuelta atrás. Ello, a pesar de no ser una buena noticia para Cuba, sí fortalece todavía más la acertada decisión de incluirnos en el profesionalismo como una opción clara de superación, donde competimos durante todo el año.

Mientras la entidad anunciaba que los boletos para la próxima cita bajo los cinco aros, París 2024, no serían mediante clasificatorios organizados por la Asociación Internacional de Boxeo (IBA, por sus siglas en inglés), o sea, en nuestro caso habría que sacar los pasajes desde los Juegos Panamericanos Santiago 2023, o en dos torneos mundiales previstos para 2024, también aprovechó para dejar caer, cual jab al mentón, que producto de “la ausencia de una evolución real” en lo que respecta al amateur, el deporte de los puños no debía ser parte de la cita multideportiva angelina.

Sería una pena si llegara a concretarse, pues se trata de un deporte practicado en muchos países pobres, donde los recursos para su enseñanza no son tan abundantes como en otras disciplinas.

Y en nuestro caso, la historia nos avala. Solo recordemos que en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 los púgiles de la Isla cosecharon cuatro preseas doradas y un bronce, colocándose en el primer lugar de la tabla por países. En el global, nuestros peleadores solo son superados bajo los cinco aros por Estados Unidos (50 oros-27 platas-41 bronces), pero Cuba en esta última edición recortó distancias (41-19-18).

De cualquier modo ya se prepara el próximo cartel profesional con presencia de un criollo, el también doble monarca olímpico Roniel Iglesias, quien visitará la hermosa ciudad de Puerto Vallarta, en el estado de Jalisco, México, el venidero 30 de septiembre. Así que el buque insignia del deporte cubano ha zarpado, como siempre, con los vientos de la victoria en la popa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos