Al niño… todo el corazón.

EE.UU.-Centroamérica: “Que Dios nos acompañe”

El programa Quédate en México pone en peligro a las personas en contextos de movilidad
El programa Quédate en México pone en peligro a las personas en contextos de movilidad / CNN

Primero, hay un video. Quizás varios. En uno de ellos una mujer suda. La mujer, que viste de negro y lleva una bebé en sus brazos, mira al suelo o al niño con mochila que a su lado camina. Pero ya lo mencionábamos, la mujer suda. Hay algo en ese video –más allá de la caminata, de la bebé, del niño con mochila─ que indica que este no será un viaje fácil: la mujer cierra los ojos.

Hay otro video donde un hombre dice: “Sabemos que es un camino bien duro y le pedimos a Dios y al gobierno mexicano que, por favor, nos den una visa humanitaria y nos acompañen hasta la frontera”. Junto a él, un joven afirma: “Vamos en busca de empleo”. Es febrero de 2022 y es una de las tantas caravanas de migrantes que emprenden rumbo a Estados Unidos desde que empezara el año. Pero ¿qué les espera?

Se conoce mucho que el pasado diciembre el gobierno de Joe Biden reactivó el programa Quédate en México. Que este plan obliga a miles de personas a esperar en el lado latinoamericano de la frontera mientras se “gestionan” sus trámites. Que la medida fue un ejemplo claro de la mano dura del presidente Donald Trump contra la migración. Que en menos de dos años decenas de miles de indocumentados han quedado varados en condiciones deplorables. Que en la frontera los albergues están absolutamente desbordados. Y que ya se han hecho varios comunicados sobre la deportación de aquellos que llegan de manera ilegal.

Indocumentados han quedado varados en condiciones deplorables./ El Nacional
Indocumentados han quedado varados en condiciones deplorables./ El Nacional

Medidas de fuerza

Según explica la activista María Josefina Menéndez en la página del programa Save Children México, que al no entender la emigración como un fenómeno económico, Estados Unidos toma medidas de fuerza que son incoherentes. “México, solo, no puede cargar con las responsabilidades de asilo de todas las naciones centroamericanas porque el problema tiene sus raíces en la falta de oportunidades y en la desigualdad”, argumenta la también socióloga.

Pensemos en esta cita y en otra donde la coordinadora del Programa Integral Misión con Refugiados, Eréndira Barco, asevera que si las autoridades refuerzan sus fronteras las redes de tráfico acudirán a formas de traslado más peligrosas. “Existen demasiados riesgos; por ejemplo, pueden abandonar a los migrantes en lugares inseguros o los pueden entregar a grupos criminales”, denuncia la especialista.

No existe legislación

Hay otras imágenes. Son del 9 de diciembre de 2021 y muestran cómo 56 indocumentados perdieron la vida en un tráiler que recorría el estado de Chiapas. Esto provocó que los llamados polleros comenzaran a transportar a los extranjeros en grupos más pequeños. “Siempre que hay un suceso así se hace todo el acompañamiento: los familiares tienen reparación de daños; muchos hablan a fin de retornar a sus países y otros para quedarse en territorio mexicano, pero al final no existe una legislación que determine cuáles son sus derechos reales”, comenta Barco.

Regresemos al video de la caminata, a la mujer, al niño con mochila… ¿Por qué deben exponerse a la violencia? ¿Por qué deben ser víctimas de un viaje inseguro? “La solución no está en una frontera”, explica Amy Pope, directora adjunta de la Organización Internacional para los Migrantes y asesora de Biden hasta marzo de 2021. “Los gobiernos deben integrar medidas de cooperación, de desarrollo económico, de transformaciones que, obviamente, requieren un gran incentivo”. Sin embargo, los pies de esta caravana parecen caminar en dirección contraria.

 

 

Una respuesta

  1. Impulsar programas, proyectos, paquetes económicos para incrementar la generación de puestos de trabajo, el aumento de la producción de bienes y servicios, una mejor distribución de la riqueza para que la emigración no sea una obligación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos