0
Publicado el 25 Marzo, 2015 por Delia Reyes Garcia en En Cuba
 
 

CONSTRUCCIÓN

Ardua travesía

Todos los esfuerzos se encaminan a perfeccionar los resultados en el sector de la construcción.

Todos los esfuerzos se encaminan a perfeccionar los resultados en el sector de la construcción.

Por DELIA REYES GARCÍA
Fotos:
JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA

Falta de integralidad, dispersión en las normas jurídicas, deficiente contratación de los suministros, mala calidad, insuficiente rigor en los estudios de factibilidad, excesiva centralización, fluctuación de la fuerza de trabajo especializada, atrasos en los cronogramas de ejecución, dilemas con el parque de equipos y las transportaciones, son algunas de las breñas que enrarecen las inversiones en el país.

Para revertir esta situación, fue aprobada en mayo de 2013 la Política para el Perfeccionamiento del Proceso Inversionista, jurídicamente respaldada por el Decreto No. 327 -Reglamento del proceso inversionista- y un conjunto de normativas complementarias, las cuales entran en vigor el 24 de marzo.

El plan de inversiones para 2015 supera los siete mil millones de pesos, cifra inusual en los últimos años, según datos del Ministerio de Economía y Planificación (MEP). De esa suma, el 57.1 por ciento será destinado a inversiones productivas y el 17.7 por ciento, a las de infraestructura. A la par, más de dos mil millones podrán ser utilizados directamente por el sistema empresarial, con vistas a fortalecer su autonomía, siguiendo las indicaciones del VI Congreso del Partido.

En tanto el turismo se mantiene como una de las principales fuentes generadoras de divisas, se espera un incremento de las inversiones que amplíen capacidades de alojamiento y diversifiquen las ofertas. Empeñados en lograr mayor eficiencia en las obras bajo su mando, directivos del Grupo Empresarial de Construcciones de Obras del Turismo (Gecot) en Varadero, y representantes sindicales de la provincia matancera, conversan con BOHEMIA sobre expectativas, novedades que introducen las normativas más recientes, y futuros retos.

¿Discrepancias?

Es necesario lograr un óptimo empleo de los recursos en las inversiones.

Los entrevistados coincidieron en la necesidad de lograr encadenamientos que optimicen los recursos en cada inversión

Algunos de los entrevistados estiman que el Decreto 327 y las regulaciones complementarias resolverán los entuertos del proceso inversionista en Cuba y cifran esperanzas en que se logre alcanzar la necesaria integralidad. Otros, más cautelosos, consideran que las soluciones no vendrán solo del cambio de legislación e insisten en la necesaria capacitación y estimulación de los distintos actores.

Aunque la balanza se inclina a favor de la prudencia respecto al nuevo marco legislativo, Cándido Maimot Laffita aboga por reconocer sus potencialidades. “El Decreto 327 sí ayudará a resolver los problemas. No podemos suponer que persista lo que históricamente ha ocurrido. Sería negar el desarrollo. El país necesitaba esta norma desde hace casi 40 años y todo ese tiempo hemos vivido el proceso inversionista con mataduras; fueron adicionándose aspectos, hasta la famosa Resolución 91 de 2006, pero seguían las deficiencias”, rememora el director jurídico de la Asociación Económica Internacional Arcos-Bouygues Batiment International (AEI-Arcos-BBI), perteneciente a Gecot.

“En los 12 años que llevamos construyendo con la asociación francesa hemos levantado más de 10 hoteles, con más de cuatro mil 670 habitaciones, siempre con el mismo inversionista: Almest (inmobiliaria del sistema empresarial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias), que es el más capacitado. Pero con el Ministerio del Turismo (Mintur), todavía no hemos podido firmar contrato para construir un solo hotel”, precisa el jurista.

El ingeniero Félix Castañeda Echevarría, jefe del Departamento de Negocios en Gecot, expone sus puntos de vista. “Los problemas no se resolverán solamente con estas regulaciones. Casi nunca se menciona la preparación que debe tener el inversionista. Y aunque en las obras que ejecutamos quien funge como tal es Almest, y sí cuenta con unidades diseñadas para eso, no sucede lo mismo con el resto de los sectores.

“Hay una persona a la que se le atribuye esa responsabilidad, pero no tiene la más mínima idea de cuáles son sus funciones. Por ejemplo, en Educación y en Salud. Los directores de una escuela o de un hospital no pueden ser los encargados de esa tarea. Tiene que haber personal preparado para acometer esos procesos. ¿Qué sabe un director si la losa está bien puesta? A lo mejor, del hospital conoce si el cuarto de Rayos X debe quedar enchapado en plomo, pero no domina muchas otras cosas”.

Después de reconocer que Gecot no está exento de deficiencias, el arquitecto Dionides Espinosa Vives, coincide en advertir: “Estas regulaciones por sí solas no bastan. Ellas vienen a ordenar, metodológicamente, aspectos que estaban dispersos. Pero las trabas no parten de los asuntos reglamentarios, sino de los actores del proceso”, enfatiza el también director comercial de la Empresa Contratista General de Obras de Varadero, conocida comercialmente como Arcos, perteneciente al grupo empresarial.

Novedades

Las nuevas normativas sacuden el lastre de las deficientes contrataciones.

Las nuevas normativas sacuden el lastre de las deficientes contrataciones

Maimot Laffita aclara cómo en el nuevo reglamento se eleva el papel protagónico del inversionista, incrementándose sus facultades. “De 29 funciones o atribuciones que tenía en la anterior legislación, ahora aumentan a 40. Puede incluso contratar los servicios para lograr que su inversión tenga éxito”.

Otra novedad es el ámbito de aplicación, que no solo incluye a las entidades estatales, sino también a las empresas mixtas, las sociedades mercantiles de capital ciento por ciento cubano, las partes en asociaciones económicas internacionales (AEI), las empresas de capital totalmente foráneo, las personas jurídicas y las personas naturales.

“Un pequeño agricultor, o trabajador por cuenta propia, que se dedique al cultivo de plantas o a la producción de materiales de la construcción, puede venderlos a entidades del Estado. Antes no era así y el constructor también tenía que ser estatal. Es una apertura muy importante”, ejemplifica el abogado.

Los directivos coincidieron en resaltar, dentro de las novedades, el procedimiento de licitación -competitivo y transparente-, tan necesario para todas las fases del proceso inversionista. Podrá licitarse con formas estatales y no estatales, con entidades nacionales y extranjeras; así como los proyectos, la construcción y los suministros.

Otro aspecto importante es la descentralización de las inversiones. En la actualidad, el 85 por ciento de estas es aprobado centralmente por los ministerios de Economía y Planificación (MEP), de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, o por el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros. La nueva normativa contempla que los directores de empresas pueden proponer determinadas inversiones, sin necesidad de consultas, con destino a la reproducción simple, el requipamiento y el sustento de sus funciones.

Arquitecto Dionides Espinosa Vives, director comercial de la Empresa Contratista General de Obras de Varadero

El arquitecto Dionides Espinosa Vives sugiere tener en cuenta la motivación y preparación de los actores del proceso inversionista

En cuanto a los montos y niveles de decisión, el MEP aprueba las inversiones superiores a los 15 millones de pesos; las de menor cuantía, los organismos de la administración central del Estado (OACE) y organizaciones superiores de dirección empresarial (OSDE); y las de valores inferiores a los cinco millones de pesos, los consejos de las administraciones, del Poder Popular. Esta flexibilización, en su momento, también llegará a las entidades presupuestadas.

El ingeniero Félix Castañeda agrega que Planificación Física centra la tramitación de los permisos para las inversiones constructivas y crea el procedimiento de Ventanilla Única, mediante el cual se entenderá el silencio como aprobación de los organismos consultados.

Inquietudes

Los entrevistados apuntan que, aunque en la nueva normativa se le da mayor peso al contratista, este sigue siendo un actor secundario. Si bien es el encargado de pactar una obra con el inversionista, no tiene medios que garanticen la ejecución directa, solo realiza la asesoría técnica e ingeniera, incluidos el diseño y la organización de las construcciones, observa Dionides Espinosa Vives.

Por eso está obligado a subcontratar la totalidad de las prestaciones, incluida la fuerza de trabajo constructiva. Así, los encadenamientos que se producen entre ellos deben quedar bien engranados.

Un mejor desempeño de los procesos inversionistas también depende de aprovechar la jornada laboral, elevar la productividad, mantener la disciplina y, como resultado, que los trabajadores reciban atenciones y una retribución de acuerdo con el esfuerzo de cada cual.

Luis Valdés Suárez, Luis Valdés Suárez, director de Recursos Humanos en Gecot.

Cada paso en la restructuración del sistema empresarial del Micons, opina Luis Valdés Suárez, debe tributar a incrementar la eficiencia de las construcciones

Sin embargo, en los colectivos de Varadero hay insatisfacciones, expresa Camilo Pérez González, miembro del buró provincial del Sindicato de Trabajadores de la Construcción en Matanzas. Cita entre estas, inconformidad con normas y tarifas de pago, deficiente alimentación en los campamentos, irregularidades en la transportación hacia las obras y, en ocasiones, poca calidad de la ropa y el calzado.

María M. González Arriete acota que en las asambleas de afiliados se chequea sistemáticamente el cumplimiento del plan de producción. “Los obreros piden que los materiales estén a tiempo para poder trabajar más horas y alcanzar mejores ingresos. Ese es el punto clave de las reuniones”, precisa la miembro del buró municipal, del propio sindicato.

Retos

En la actual estructura de Gecot existen ocho empresas especializadas en algún tipo de servicio y todas tributan a las construcciones en el polo turístico de Varadero. Como parte de la reestructuración del Micons fueron creadas tres OSDE, de las cuales una aglutinará a las empresas de servicio e ingeniería y proyectos; otra a las de construcción y montaje, y una tercera a las de industrias de materiales.

Como consecuencia, también se avecinan cambios para el Gecot. Sobre su posible incidencia en los procesos inversionistas, comenta Luis Valdés Suárez, director de Recursos Humanos: “El éxito de la decisión que se adopte, nos mantengamos como empresa o como unidad empresarial de base, está en lograr una estructura que satisfaga los requerimientos de las inversiones en el polo de Varadero y sea lo más eficiente posible.

“Por eso hemos sido cuidadosos. Casi todas las provincias ya han realizado las transformaciones, excepto cuatro o cinco, incluida Matanzas (el polo turístico), que son las más complejas. Porque no podemos cometer el error de dar un paso que afecte las construcciones”, reflexiona el ingeniero.

La regulación posibilita un mejor engranaje de los estudios de factibilidad.

Una de las novedades de la regulación se relaciona con el mejor engranaje del estudio de factibilidad, conocido como fase de preinversión

Aunque la restructuración en curso provoca cierta incertidumbre entre los directivos de Gecot, valoran con optimismo las oportunidades que se abren al confluir las recientes normativas con la Ley 118 de Inversión Extranjera. El arquitecto Dionides Espinosa Vives comenta sobre varios proyectos que les atañen, dentro de la cartera de negocios del país. “A corto plazo, la construcción de un campo de golf en Carbonera, aquí en la provincia. También ofertas de hoteles en Trinidad, con capital mixto. Y más adelante, otro campo de golf en La Conchita, también en el territorio”.

Sobre los proyectos de la AEI-Arcos, Cándido Maimot Laffita precisa que se encuentra en fase de negociación final el hotel Internacional, con unas 924 habitaciones; así como otras obras con Almest y el Mintur. También está la propuesta del Parque Acuático, en asociación con una compañía italiana.

Al resumir las ventajas del nuevo marco regulatorio, el abogado coincide en que facilitará alcanzar tres objetivos fundamentales: “Contribuir a la eficiencia económica, acabar con las improvisaciones y lograr la integralidad; es decir, que todos los sujetos interactúen de manera dinámica. Es a lo que nos ha convocado Raúl reiteradamente”.

Aclaraciones útiles

El Decreto 327 establece que una inversión es el gasto de recursos financieros, humanos y materiales con la finalidad de obtener ulteriores beneficios económicos, sociales y medioambientales, a través de la explotación de nuevos activos fijos tangibles e intangibles (investigación y desarrollo, software, derechos de propiedad intelectual y financiera).

Dentro de este concepto entran también las acciones de rehabilitación, remodelación, reposición, reparación capital, restauración, ampliación y modernización. No se contemplan las actividades de mantenimiento.

Los proyectos son la guía de cada obra. La consulta con ellos es constante.En tiempo de diáspora

La fluctuación de fuerza de trabajo calificada pone en aprietos las inversiones para el turismo en Varadero

El poblado de Santa Marta duerme. Es un frío amanecer de febrero. No hay un solo perro husmeando en las calles. Ni los gallos lanzan aún su primer cantío. Justo a las cinco de la mañana repica el gong del campamento. Alfredo Colombé Negret es el primero en levantarse de la litera y encender la luz del dormitorio. “Arriba, muchachos, que pa’ luego es tarde”, dice mientras estira brazos y piernas, como quien se prepara para asistir a un certamen atlético.

Minutos después, la brigada espera el camión que los trasladará al balneario de Varadero, donde laboran en la ampliación del hotel Las Conchas. Ya en la obra, luego de un exiguo y apurado desayuno, el carpintero pasa por el pañol a recoger las herramientas. Sin perder tiempo, va hacia los bungalows, donde un grupo de obreros ultima detalles de carpintería, enmasillado de techos, pintura y jardinería.

Colombé Negret, en sus más de dos décadas en la península de Hicacos, se ha ganado el derecho de pertenecer al selecto destacamento de Maestros de la Construcción, nacido el 22 de diciembre de 2005 con el objetivo expreso de paliar el éxodo de fuerza de trabajo calificada de las obras.

En sus inicios estuvo formado por más de una treintena de obreros del contingente Héroes de Playa Girón, de la Empresa de Construcción de Obras de Arquitectura (ECOA) número 47, y posteriormente se le sumó el Vladimir Ilich Lenin, de la ECOA 36, ambas subordinadas al Grupo Empresarial de Construcciones de Obras del Turismo (Gecot) en Varadero.

Estos maestros, en su generalidad escuetos en el hablar, practican la máxima martiana de que hacer es la mejor manera de decir. El sol les curte la piel y sus callosas manos son la mejor prueba de la voluntad que los anima. En buena medida, de ellos dependen la efectividad de los procesos inversionistas, la calidad de las construcciones, el cumplimiento de los cronogramas de ejecución, la capacitación del resto de los operarios. Acometen los trabajos más difíciles y engorrosos.

Es un imperativo cumplir con los cronogramas de ejecución.

Es un imperativo cumplir con los cronogramas de ejecución

Carpintero también de oficio, Alexis López Blanco afirma que laboran mensualmente entre 200 y 300 horas, en las llamadas jornadas extendidas. Sobre todo, cuando existen incumplimientos de los cronogramas de ejecución.

“A finales del pasado año hubo que hacer un esfuerzo extra porque la obra tenía un atraso grande, los suministros no habían llegado y también faltaban operarios. Realizamos además trabajos voluntarios en domingos alternos. Los maestros siempre damos el paso al frente y logramos incorporar a los demás”, dice el villaclareño.

Por eso, María Vergara García, especialista de la ECOA 47, siente satisfacción de poner su granito de arena en la organización de esta tropa élite. “Estos hombres, con sus obras maravillosas, hacen que el país prospere”, expresa emocionada.

Éxodo

De cara al futuro la aspiración es sumar unos 500 obreros a esta insigne agrupación, pero hoy, el número disminuye. En 2013 engrosaban sus filas unos 150 integrantes, mientras en febrero del actual año eran solo 85.

Con preocupación, Vergara García reconoce que “hoy formamos 200 hombres y luego se nos van. Tenemos también bajas de maestros que emigran hacia las cooperativas no agropecuarias”. La fluctuación, aunque es más atenuada entre estos constructores, es un permanente bombillo rojo en las obras.

Los Maestros de la Construcción ayudan a la calificación de los operarios

Maestros de la Construcción aseguran el rendimiento de la jornada laboral en las obras

Según Luis Valdés Suárez, director de Recursos Humanos del Gecot, tienen un déficit de 167 operarios. Sin embargo, Dionides Espinosa Vives, director comercial de la Empresa Contratista General de Obras de Varadero, perteneciente también a esta agrupación, considera que, sacando mejor las cuentas, son muchos más.

“Esa cifra tiene presente solo las obras contratadas con las dos empresas constructoras del grupo. Hay un déficit mayor de fuerza de trabajo que tratamos de cubrir con las formas no estatales. Incluso, estamos limitados para conciliar con otros clientes porque no disponemos de suficientes brazos.

“La dirección del Micons está diciendo, desde hace unos años, que Varadero debe subir la capacidad constructiva anual a 200 millones de pesos. Y en estos momentos oscila entre 160 y 170 millones, aproximadamente”, refiere el arquitecto.

Orígenes

La ampliación del hotel Las Conchas es un hervidero de obreros, técnicos, ingenieros. Todos con chaleco verde fosforescente y casco protector, cada cual en una tarea específica, ni uno solo descansando. Enormes grúas mueven pesadas estructuras de hormigón.

Omar Alarcón Valladares, electricista

El electricista Omar Alarcón Valladares sostiene que es hora de que la retribución salarial sea un “traje a la medida”.

En el primer piso de una de las edificaciones, Omar Alarcón Valladares se encarga de colocar tomacorrientes en las nuevas habitaciones. El joven electricista pertenece a la brigada de instalaciones especiales y forma parte del destacamento. Bajo su responsabilidad están los equipos, los insumos, la calidad de cada trabajo.

A su juicio, las causas de la fluctuación están en las insatisfacciones con la retribución salarial. “Los ingresos no se corresponden con el aporte que realizamos. En días pasados se terminó la remodelación del hotel 1920, cercano a esta obra. Cuando indagamos con los constructores de allí, ganaban mucho más. Nosotros trabajando de campana a campana, nunca hemos logrado recibir un sueldo superior a los 800 pesos. Resulta que en las obras que comienzan de cero, las normas son más difíciles”.

Félix Castañeda Echemendía, jefe del departamento de Contabilidad y Negocios en Gecot aclara que simplificaron las normas, pero “no hemos logrado establecer sistemas de pago diferenciados. Con la entrada en vigor de la Resolución 17 -sobre las nuevas formas de pago-, los constructores que laboran directamente en las obras no experimentaron ninguna variación en sus ingresos, porque ya estaban a destajo”, refiere el ingeniero.

A pocos kilómetros de allí, en la Parcela 19, donde se labora en la ampliación del hotel Paraíso, Rafael Vaillant Olivero expone otras causas. “Recibimos un pago adicional de 0.35 centavos en CUC por cada hora trabajada, pero si tienes un solo día de ausencia por enfermedad, o problemas personales, te tumban toda la divisa. Aunque hayas estado el mes casi completo faja’o duro a pie de obra. Y no es justo”.

Similar criterio comparte el carpintero Alexis López Blanco, quien agrega las diferencias con quienes ejercen el oficio por cuenta propia. “El año pasado alterné este empleo con otro durante un mes. En la cooperativa obtuve 600 CUC. Aquí, para poder ganar eso, tengo que sudar la camisa durante siete meses”.

Alfredo Colombé Negret (en segundo plano), Maestro de la Construcción

Alfredo Colombé Negret (en segundo plano) siente satisfacción de ayudar a formar a los aprendices

Para el ingeniero civil, Humberto Pérez Domínguez, con muchos años de experiencia en los trajines constructivos, la diferencia en los ingresos, entre constructores estatales y no estatales, viene dada porque en el caso de los primeros, a los gastos en salario se suman otros relacionados con la alimentación, el calzado y el vestuario, las condiciones de trabajo, que no se descuentan en el pago a los segundos.

“En buena lid, si a los trabajadores se les abonaran todos los gastos en que incurre la empresa como alimentación, vestuario, condiciones de trabajo, herramientas, etc., los ingresos serían similares en ambos casos”.

 

Proposiciones

Desde la espaciosa terraza del bungalow, la vista se pierde en la inmensidad del mar. Es una mañana soleada y dentro de la confortable edificación los obreros realizan varias actividades a la vez. Ismael Pantoja, espátula en mano, enmasilla el techo. En un lateral, otro constructor pinta una pared con rodillo.

En la puerta, de grandes cristales y marquetería de aluminio, trabajan Alfredo Colombé Negret y su ayudante Leonady Gómez Sánchez. El veterano Colombé va mostrándole al dedillo cada paso. El santiaguero ya perdió la cuenta de la cantidad de aprendices a los que ha enseñado los secretos del oficio.

A los constructores se les asegura la alimentación en las obras.

A los constructores se les asegura la alimentación en las obras

Para poder estimular a estos constructores, los directivos de Gecot han hecho varias sugerencias. Sin embargo, “no fructifican”, afirma Félix Castañeda Echemendía. Una de ellas, “redirigir los elementos del gasto de la obra hacia el salario directo a los trabajadores. Esa propuesta salió de aquí y significa que desaparecerían otras entidades, como la que brinda el servicio de alimentación”, explica el ingeniero.

Cándido Maimot Laffita sostiene que también respaldaron una forma diferenciada de pago. “Esa propuesta requirió de mucho estudio y nos la batearon. Se trataba de aplicar una escala progresiva de estimulación a los maestros, porque, además, ellos tienen el gran mérito de formar a los nuevos constructores.

“Desde mi punto de vista, el problema de fondo es que no se quiere reconocer la diferencia. El igualitarismo nos mata y tenemos que acabar de desterrarlo. Sencillamente, como indican los Lineamientos del VI Congreso del Partido, hay que darle a cada cual lo que le corresponde”, resume el abogado.

La tarde va cayendo y los constructores del primer turno en el hotel Las Conchas recogen sus herramientas. El electricista Omar Alarcón Valladares se asegura de que no quede un solo tornillo en el suelo y mientras lo hace, comenta entre contrariado y jocoso. “La diferencia salarial entre mi ayudante y yo son 40 pesos. Y cada vez que viene un palo, es para arriba del operario. Entonces, no puede ser igual. Llevamos años esperando esa diferenciación”.

Honrar a quien lo merece

La dirección del Sindicato de Trabajadores de la Construcción en Matanzas, representada por Camilo Pérez González, miembro de su buró provincial, reconoce que “no se les ha dado todo el reconocimiento moral que requieren los Maestros de la Construcción”.

Y como rectificar es de sabios, anuncia que presidirá la comisión para procesar los expedientes de los más destacados, con vistas a que puedan obtener la medalla Jesús Menéndez, estímulo que los acercará a la aspiración de ser algún día Héroes del Trabajo de la República de Cuba.

Enhorabuena para Pedro Martínez Chávez, Luis O. Hernández Escobar, Rafael Rodríguez, Arnaldo Pérez Herrera, Rafael Vaillant, Miguel A. Martínez Moya, Osmany Casquero Jaime, Luis Castellano, Alfredo Colombé Negret, Israel Pantoja Rodríguez, Yurisen Autin González, Omar Alarcón Valladares, Ángel del Toro Leyva, Alexis López Blanco, Alexis Mayo Rodríguez… y tantos otros.


Delia Reyes Garcia

 
Delia Reyes Garcia