0
Publicado el 8 Mayo, 2015 por Caridad Carro Bello en En Cuba
 
 

EN CUBA: SALARIO Y PRODUCTIVIDAD (I)

¿Vamos subiendo la cuesta?

(foto: MARTHA VECINO)

(foto: MARTHA VECINO)

Por CARIDAD CARROBELLO y DELIA REYES GARCÍA

Variadas opiniones despierta en Cuba el monto de los salarios, sobre todo dentro del sector estatal, pues hay quienes no entienden por qué su retribución es condicionada por la productividad del trabajo.

Políticos y economistas han explicado que establecer aumentos salariales sin resultados productivos traería como consecuencia el crecimiento del dinero circulante en el país y, por tanto, se dispararían los precios de manera automática. En fin, no existiría una subida real del poder adquisitivo de los trabajadores.

También hay los que opinan que si no mejoran primero los ingresos de quienes más aportan, serían insuficientes los incentivos para emplearse más a fondo y hacer crecer la productividad, lo cual, dicho sea de paso, exige acometer mejoras tecnológicas y una organización del trabajo superior, entre otras acciones.

Es por eso que en 2008 y 2013 dos disposiciones legales (las resoluciones 9 y 56) buscaron perfeccionar las formas y los sistemas de pago, así como eliminar restricciones administrativas para estimular mejores resultados en el sistema empresarial.

Pero eso no fue suficiente para desatar las trabas que frenaban a las fuerzas productivas, por ello en abril de 2014 entró en vigor la Resolución No. 17 (R-17) del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social (MTSS), que deroga las anteriores y estipula que, en dependencia de las condiciones técnicas organizativas del proceso de producción o servicios, así como de las posibilidades de control y medición de gastos y resultados del trabajo, se emplean las formas de pago por rendimiento y a tiempo.

 Mesa Redonda de BOHEMIA

A la Mesa Redonda de BOHEMIA asistieron 17 directivos y especialistas de Recursos Humanos de cuatro ministerios, y un dirigente nacional de la CTC. (foto: LEYVA BENÍTEZ).

Según apunta el documento, la primera variante se aplica en el sistema empresarial en aras de hacer crecer “la productividad del trabajo, reducir los gastos y los costos, elevar los niveles de producción o servicios con la calidad requerida, el aprovechamiento de la jornada laboral y otros que incrementen la eficiencia de la empresa”.

Dentro de la propia retribución por el rendimiento quedan establecidos sistemas de pago por resultados y a destajo, y el último a su vez contiene diversas variantes de aplicación.

Evaluar desde la práctica

Sin particularizar en las características de las formas y los sistemas de pago aprobados, debido a sus complejidades técnicas, esta revista se propuso conocer la eficacia inicial de la nueva normativa. Para ello dialogó con 18 directivos, entre los que se encontraban especialistas de Recursos Humanos (RH) de cuatro ministerios y un dirigente nacional de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).

¿Qué novedades incorpora la R-17?, inquirieron las reporteras.

Guillermo Sarmiento Cabanas

Guillermo Sarmiento Cabanas, director de Organización del Trabajo, del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social. (foto: LEYVA BENÍTEZ)

Sarmiento: “Debemos hacer resaltar el entorno en que se implementa la nueva normativa. Varios acápites de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución están relacionados con la productividad y los salarios. Específicamente el número 20 precisa que el ingreso de los trabajadores, ya sea en las formas de gestión estatal o no, ha de estar asociado al resultado del trabajo.

“Los Lineamientos 170 y 171 sostienen: los salarios deben garantizar que cada cual reciba según su trabajo y ese aumento del ingreso de los trabajadores tiene que hacerse gradualmente a partir de la importancia económica y social de cada sector, así como de las posibilidades económicas del país.

“Eso, asociado a otros Lineamientos, como el 17, sobre la eficiencia empresarial y la responsabilidad de los directivos, ubican a la normativa más reciente en un entorno de cambios.

“Las directivas del plan de la economía de 2014 estaban ya en esa dirección, establecían medidas para flexibilizar la gestión del sistema empresarial, asociada al objeto social, a los indicadores del plan y las relaciones financieras entre las empresas. Otras disposiciones dieron facultad a las entidades para el diseño y aprobación de formas y sistemas de pago.

“Pero en específico la R-17 pone en vigor, desde abril de 2014, una política novedosa, pues erradica las restricciones administrativas al salario.

En sectores como el de la construcción, la Resolución 17 pudiera tener un impacto positivo en la disciplina laboral, el aprovechamiento de la jornada y la gestión de las diferentes unidades. (foto: MARTHA VECINO)

En sectores como el de la construcción, la Resolución 17 pudiera tener un impacto positivo en la disciplina laboral, el aprovechamiento de la jornada y la gestión de las diferentes unidades. (foto: MARTHA VECINO)

“Quita el tope de 30 por ciento, como máximo al pago por resultados, lo cual constituía un freno al desarrollo de las fuerzas productivas. Elimina el límite de cinco por ciento, estipulado para el personal de las áreas de regulación y apoyo a las actividades principales; además, erradica igual tope por el sobrecumplimiento en la labor.

“Ahora el diseño y la aprobación de los salarios no tienen que depender de un ministro, ni del presidente de un Consejo de Administración provincial. En las empresas no subordinadas a una estructura superior, determinan sus directores. Cuando estas pertenecen a un grupo empresarial es su presidente quien aprueba. Y en las entidades en perfeccionamiento, decide el propio director.

“Así los componentes de cálculo del salario básico de un trabajador no quedan diseñados desde una disposición, como antes ocurría con la Resolución 9 (R-9). Ahora se deja esa facultad a las personas que conocen las interioridades de la empresa y a ello se añade la opinión de los trabajadores”.

Esther Leyva Villacán

Esther Leyva Villacán, jefe del Departamento de Organización del Trabajo y los Salarios del Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria. (foto: LEYVA BENÍTEZ)

Esther: “Otro aspecto nuevo radica en el tratamiento dado a las entidades calificadas como mal o deficiente tras una auditoría. Con la R-9 se penalizaba a todos los miembros del Consejo de Dirección, fueran o no responsables de los problemas detectados.

“Era penoso eso, pues, por ejemplo, un directivo que se incorporara a trabajar en la entidad resultaba afectado hasta la próxima auditoría. Ahora se penaliza el pago por resultados solo a los implicados en las deficiencias detectadas”.

Capacitar es lo primero

De manera concordante, los invitados a la mesa insistieron en la necesidad de preparar, en todos los niveles, tanto a directivos como a trabajadores en general, pues de lo contrario se corre el riesgo de una incorrecta implementación, que, lejos de estimular, se convierta en freno como sucedió con la R-9.

Luis Alberto Pizano

Luis Alberto Pizano, director de Recursos Humanos de la OSDE Gempil. (foto: LEYVA BENÍTEZ)

Pizano: “Al salir la normativa, el MTSS organizó de inmediato seminarios a los especialistas relacionados con los RH. Tras esa preparación para esclarecer cómo hacerlo, convocamos a nuestras 23 empresas nacionales más las Unidades Empresariales de Base (UEB), para intercambiar y familiarizarnos con la forma de aplicar la Resolución.

“En el segundo semestre realizamos tres talleres, en occidente, centro y oriente del país; convocamos a distintos centros y promovimos un debate entre todos. Dio buen resultado porque se analizaron las mejores experiencias, y a la par, las cosas mal aplicadas. Es una prioridad continuar capacitándonos en el presente año”.

La mayoría de las organizaciones comenzaron a aplicar la resolución desde mayo y junio. Si se tiene en cuenta el estrecho margen de tiempo de su funcionamiento, resulta prematuro asegurar que la R-17 logre un impacto notable en la productividad del trabajo y los salarios.

Sin embargo, la totalidad de los directivos y especialistas convocados por la revista no vacilaron en aportar cifras favorables en los dos indicadores.

Sarmiento:Los resultados generales del país en 2014 -según despachos con los organismos y datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información- constatan que el salario medio llegó a 600 pesos; eso significa un crecimiento de 11 por ciento, pues lo planificado era 541.

Se pueden incrementar las ventas en las panaderías, y por tanto los salarios, añadiendo valor agregado a las ofertas

Se pueden incrementar las ventas en las panaderías, y por tanto los salarios, añadiendo valor agregado a las ofertas. (foto: MARTHA VECINO)

“A nivel macroeconómico la productividad creció en más de 18 por ciento, al alcanzar alrededor de 22 mil pesos por trabajador. Podemos entonces afirmar que se está logrando un equilibrio; es decir, aumenta más la productividad que el salario medio.

“En años anteriores Cuba tenía cerca de mil empresas que pagaban salarios sin respaldo productivo. En 2013 fueron casi 700, y el pasado año se redujo a algo más de 200. Aunque quede mucho por hacer, lo anterior da evidencias de mayor disciplina a nivel empresarial”.

En el intercambio los invitados expusieron otros resultados particulares de diferentes sectores económicos. Cubaníquel incrementó su productividad al cierre de febrero último en 32.3 por ciento; el Grupo Empresarial de la Industria Ligera aumentó 33 por ciento el mismo indicador.

En cuanto al salario, Cubaníquel reportó un aumento del salario medio en 147 pesos, a finales del pasado año. El Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria logró pagar un promedio de 557 pesos, aún por debajo de los indicadores del país, pero 63 pesos más que en 2013.

Cuba-Petróleo registró en 2014 un ascenso del salario medio en 8.7 por ciento, llegando a 896 pesos. En Gesime la remuneración creció 22 por ciento, hasta obtener 571 pesos el promedio por trabajador y en esto es posible que haya incidido una novedad de la actual resolución: los trabajadores pueden estar acogidos a diferentes sistemas de pago.

Junto a las estadísticas aportadas, llamó la atención que varios directivos y expertos hablaron de cambios cualitativos. Aseguraron que se está transformando la manera de pensar y de actuar de una parte de los trabajadores.

Interés común

De manera coincidente los participantes en el intercambio expresaron que la R-17 potencia la motivación por el desempeño colectivo.

Ana Fombellida Argüelles

Ana Fombellida Argüelles, directora de Capital Humano de Geominsal. (foto: LEYVA BENÍTEZ)

Ana: “En Geominsal se fortaleció el cumplimiento de las producciones de oro, sal, carbonato, zeolita. A estas UEB les dimos autonomía para autofinanciarse, de manera que puedan conocer qué materia prima hace falta para cumplir el plan y poder asegurar los recursos de manera anticipada.

“En un intercambio con obreros de las minas de oro, constatamos su preocupación por las materias primas; o sea no se interesan solo por el salario, sino también por la eficiencia de su entidad.

“La R-17 introduce un elemento positivo en la disciplina laboral, un mayor aprovechamiento de la jornada, la gestión y la necesidad de la capacitación para ser rentable dentro del grupo, y en cada puesto de trabajo.

“Por otra parte, obliga a los especialistas de RH a unirse con el departamento de contabilidad y finanzas. Estas dos áreas deben trabajar de conjunto en los cierres contables, para saber por dónde vamos y prevenir cualquier dificultad”.

Omar Alfonso Zamora

Omar Alfonso Zamora, director de Recursos Humanos de la OSDE Gesime. (foto: LEYVA BENÍTEZ)

Zamora: “En Gesime, la R-17 logró un despegue productivo. Por ejemplo, la empresa de fabricación de resistencias Midas, que pertenece a la industrial de herrajes de Guanabacoa, trabajó en el incremento del valor agregado de las resistencias para la cocción y logró incrementar la producción.

De Armas:Muchas entidades registramos un significativo salto. Y me pregunto qué cambió. Pues sencillamente existía un plan diseñado con limitaciones y había muchas reservas productivas.

“Debo destacar que lo implementado impacta las neuronas del trabajador. Por ejemplo, el pago a los trabajadores del Mindus está por encima del salario medio del país, y ¿cómo fue posible? Pues aquí empezamos a particularizar dónde quedaban reservas; lo que estaba planificado hacerse en 10 días se logró en nueve y con más calidad, más eficiencia. O sea, hubo un despliegue de motivación en la masa de trabajadores y en los directivos”.

Unos ganan, otros no

Ningún otro cuerpo normativo había rozado siquiera el salario básico de los trabajadores. A partir de la R-17 hay una afectación cuando la empresa no logra lo planificado. Y se penaliza a 225 pesos el incumplimiento.

Zamora: “En Gesime fueron penalizadas dos mil 648 personas, y de ellas dos mil 137 al salario mínimo. La causa: no cumplir los indicadores directivos del plan, donde se contemplan las ventas totales, las concernientes a la exportación, la utilidad neta, el encargo estatal y el aporte a la cuenta central en CUC.

Esther:En 2014, el Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria estimuló a 62 mil 260 trabajadores, que representan 90.4 por ciento del total; pero otros seis mil 585 fueron penalizados en su salario, por los resultados que en varias ocasiones tuvieron 15 empresas.

Góngora: “Es importante profundizar en las penalizaciones a partir de la R-17, sobre todo para que no sean subjetivas. Y que lo expuesto en el reglamento tenga una objetividad clara.

“Hay que establecer cuáles son para el trabajador que incurrió en el problema y cuáles tienen un efecto en el fondo de formación de salario para el colectivo o para la unidad básica. Sobre todo se deben orientar mejor hacia los errores que nos hace falta combatir”.

María Caridad Linares de la Paz

María Caridad Linares de la Paz, directora de Recursos Humanos de Cubaníquel. (foto: LEYVA BENÍTEZ)

María Caridad:Con la flexibilidad de esta ley y el capital humano preparado, podemos contribuir a que se logre un buen camino en la actualización socioeconómica del país. Pero debemos velar porque una normativa tan revolucionaria no se vuelva estática e inoperante, sino que dinamice la economía y los ingresos de los trabajadores”.

No todo es color de rosa

Pizano: “El valor más grande de la R-17 es que quita trabas. Antes, por la cantidad de indicadores formadores de salario y condicionantes establecidas por la R-9, se creaba un andamiaje de cosas más propensas a no pagar a los trabajadores, que a hacerlo. Las personas cumplían, pero luego no había con qué retribuirles, porque quien realmente debía crear el dinero no lo hacía.

“Ahora no hay límites para incrementar los ingresos de los trabajadores destacados, pero siempre será a partir del cumplimiento de los indicadores directivos aprobados en el plan de la economía y las posibilidades económicas y financieras de cada entidad, la cual debe obtener ingresos a partir de la eficiencia.

“Esto tiene su pro y su contra, según el tipo de actividad de que se trate. En el grupo empresarial nuestro, aunque en sentido general ha sido positivo, tenemos que el año pasado en la rama poligráfica alrededor de 12 UEB no lograron cumplir el plan en valores. Han tenido que ir recuperando de sus desperdicios, de sus desechos, para hacer otras producciones”.

Ángel Morffi Lozada

Ángel Morffi Lozada, director de Recursos Humanos de la Unión Nacional Eléctrica. (foto: LEYVA BENÍTEZ)

Morffi: “Hay un principio claro en los Lineamientos: la fuente de ingresos de los trabajadores debe buscarse dentro de la propia producción. Pero la obtenida por la UNE siempre será topada, porque la energía eléctrica es subsidiada por el país y evidentemente ese subsidio no puede incrementarse.

“Quizás los aumentos salariales de los trabajadores pudieran originarse disminuyendo el índice de consumo de los portadores energéticos en la generación, pero nunca se va a lograr que este indicador disminuya en 12 gramos, por ejemplo; pudiera ser entre 0.48 y 2, a nivel de termoeléctrica, pero de ahí no baja más, por razones tecnológicas.

“Otra variante sería reducir las pérdidas de la distribución entre uno y dos por ciento. Eso en nuestra empresa eléctrica de Holguín representa 48 millones de pesos, pero acabaría repartiéndose después en todo el sistema. Y realmente cualquier disminución también está topada”.

Tania Pérez Delgado

Tania Pérez Delgado, directora de Capital Humano de la Unión Cuba Petróleo. (foto: LEYVA BENÍTEZ)

Tania:La Unión Cuba Petróleo posee rasgos parecidos a la eléctrica: no está diseñada para producir más, salvo en la extracción de combustible, si aparece un yacimiento nuevo.

“Tenemos 35 empresas estatales. Nos vimos imposibilitados de aplicar la R-17 en la de gas manufacturado, porque su objeto social es el servicio de este producto a la población y no se deben incrementar ni tarifas, ni otras cosas que permitan mejorar el valor agregado, como sí pueden hacer el resto de las entidades.

Al pan, pan

Desde la experiencia de lo sucedido en la empresa provincial de la industria alimentaria en la capital se emitieron interesantes reflexiones.

Luis Carlos Góngora Domínguez

Luis Carlos Góngora Domínguez, director de la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria en la capital. (foto: LEYVA BENÍTEZ)

Góngora: “Históricamente los panaderos han tenido salarios muy bajos; que sin ánimo de justificarlo, si ha repercutido en el incremento del delito e impacta en la calidad del pan. Por lo que se deben aplicar variantes novedosas para aumentar tanto los salarios como la calidad de las producciones.

“Es posible crecer en las ventas añadiendo valor agregado a las ofertas. Hay una demanda de los trabajadores por cuenta propia y de la población de que el pan de cien gramos se haga con ajonjolí. Sacamos los cálculos y costaría dos pesos. Con esto pudiéramos ingresar 160 mil pesos de utilidades netas; es cierto que la población debería pagar más, pero sería un producto nuevo y mejor elaborado.

“También estamos buscando otros ingresos, pero no a partir de aumentar los precios. Por ejemplo, la base de pizzas, de una alta demanda en el sector privado, costaba 0.33 centavos producirla y la vendíamos a tres pesos. Tras un análisis bajamos a 1.75 centavos su precio de venta. Hoy estamos elaborando muchas más, siete millones de unidades, y logramos crecer en las ventas con esa rebaja.

“Además, pensamos mejorar los resultados de nuestras unidades mediante el ahorro. Ya la gente se preocupa por disminuir el gasto de energía eléctrica. Hay panaderías que están poniendo ventanas nuevas para aprovechar la luz solar y esas son cosas muy positivas”.

Sin varita mágica

La R-17 complementa otras normas, pues por si sola no resuelve los problemas del salario, que tienen diversas causas y datan de mucho tiempo. Es decir, no es la solución milagrosa.

Rafael Guevara Chacón, jefe del Departamento de Empleo y Salario de la CTC nacional. (foto: LEYVA BENÍTEZ)

Rafael Guevara Chacón, jefe del Departamento de Empleo y Salario de la CTC nacional. (foto: LEYVA BENÍTEZ)

Guevara:Disposiciones como la flexibilización del objeto social de las entidades, por ejemplo, comienzan a dotar a las empresas de facultades y al mismo tiempo de capital. Estos dos problemas eran antes los más recurrentes e impedían el desarrollo de la gestión.

“En la medida en que avance el ordenamiento del proceso productivo, independientemente de que se pueda o no crecer en resultados a corto plazo, se desarrollarán las reservas de cada empresa”.

Amado de Armas

Amado de Armas, director de Recursos Humanos del Ministerio de Industrias. (foto: LEYVA BENÍTEZ)

De Armas:Alguien pudiera preguntarse cómo pudieron incrementarse el salario y la productividad sobre la base del plan aprobado en 2014, si la R-17 sale en abril.

“Mi respuesta es que las nuevas facultades nos han obligado a lograr avances en la organización del trabajo, a obtener producciones con mayor valor agregado, a despertar el interés de cómo operar con los indicadores económicos, ya que en muchas organizaciones había un mal cálculo y eso repercutía en que la empresa no obtuviera buenos resultados, y por tanto no se podía retribuir a los trabajadores.

“Ahora podemos premiar a los mejores y no es magia. Con anterioridad los indicadores de eficiencia no se podían revertir en salario, y, para colmo, faltaba organización, interés.

“Estoy seguro de que cada colectivo comienza a hablar ahora de lo más importante en una empresa: el plan. Si se discute y desarrolla correctamente, veremos cambios en la economía del país”.

El primer acercamiento periodístico de BOHEMIA a la Resolución 17, aplicada hace un año, denota que se empiezan a desatar las fuerzas productivas. La nueva norma jurídica se acerca más al objetivo de que el resultado de cada entidad se refleje en el ingreso individual, en el bolsillo de los trabajadores.

Asistieron al encuentro en BOHEMIA: Guillermo Sarmiento Cabanas, director de Organización del Trabajo del MTSS; y Rafael Guevara Chacón, jefe del Departamento de Empleo y Salario de la CTC.

Entre los dirigentes y especialistas de RH estuvieron: Magdiel Quesada Casado, del Ministerio de Energía y Minas (Minem); María Caridad Linares de la Paz, de Cubaníquel; Tania Pérez Delgado y Otmaro Ruiz de la Torre Alfonso, de la Unión Cuba Petróleo; Ángel Morffi Lozada, de la Unión Nacional Eléctrica (UNE); Ana Fombellida Argüelles y Lourdes Santos Cruz, del Grupo Empresarial Geólogo Minero Salinero (Geominsal).

También, como expertos de RH, concurrieron: Amado de Armas y Alberto Maceo del Todo, del Ministerio de Industrias (Mindus); Luis Alberto Pizano, del Grupo Empresarial de la Industria Ligera (Gempil), y Omar Alfonso Zamora, del Grupo Empresarial de la Sideromecánica (Gesime), ambas Organizaciones Superiores de Dirección Empresarial (OSDE), subordinadas a dicho ministerio.

Por el Ministerio de la Industria Alimentaria y la Pesca (Minal) intervinieron Marlene Rosabal Sánchez, así como Héctor Muñoz Márquez y Esther Leyva Villacán, ambos del Grupo Empresarial de la Industria alimentaria (Geia). De la corporación Cuba Ron participó la vicepresidenta Iluminada Cachón Ruiz. Se sumó al diálogo Luis Carlos Góngora Domínguez, director de la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria en la capital.

Faltaron a la invitación los ministerios de la Construcción y del Turismo. El primero no dio respuesta y el segundo envió un aviso de que a la directora asignada le era imposible acudir.

 


Caridad Carro Bello

 
Caridad Carro Bello