1
Publicado el 22 Noviembre, 2016 por Marta Sojo en En Cuba
 
 

BLOQUEO E INJERENCIA: El cerco que no termina

 

Cuba contra el bloqueo. Por MARTA G. SOJO, CARIDAD CARROBELLO, CLAUDIA MARTÍNEZ CAMARERO, MARIETA CABRERA JAULAR, JESSICA CASTRO BURUNATE, RAÚL E. MEDINA ORAMA y HERIBERTO ROSABAL

Venció la entereza

Decir bloqueo, en cualquier lugar, es asociarlo de inmediato a la abominable medida impuesta a Cuba por Estados Unidos. Decir bloqueo, también, implica repudio, tanto en la Isla como fuera.

Año tras año, la aversión a dicha política estadounidense se ha visto en las votaciones de las Naciones Unidas, donde desde 1992 hasta hoy el número de países en contra del cruel instrumento ha ido en aumento. Tanto en 2015, como en el actual, 191 naciones de 193 integrantes del organismo internacional favorecieron la Resolución cubana que demanda el fin de ese cerco.

La salvedad de 2016 fue la abstención de Estados Unidos, junto a la de Israel, el dúo que siempre había votado por mantenerlo. Una decisión concebida como parte de todo lo que el presidente de ese país ha venido haciendo a partir de diciembre de 2014, en las relaciones con Cuba.

Nada más elocuente que lo dicho por el canciller cubano, Bruno Rodríguez, al presentar el Proyecto de Resolución ante la 71 Sesión de la Asamblea General de la ONU: “Ha tomado 24 años la rectificación del voto en solitario de los Estados Unidos de América en esta sala. Han sido veinticuatro años de aislamiento y fracaso. Cincuenta y ocho años de resistencia heroica de nuestro pueblo están en el fondo de lo que está ocurriendo. Pienso en este momento en mi pueblo, en Fidel y Raúl, en los jóvenes cubanos herederos de esta larga lucha gloriosa”.

También dijo el Ministro que el voto de Samantha Power, embajadora estadounidense ante la ONU, en nombre de su país, es una señal promisoria que Cuba espera se refleje en la realidad.

Con eso, sin lugar a dudas, la imagen de Obama a escala universal gana, al concluir sus ocho años de gobierno como el Presidente que restableció los nexos diplomáticos entre ambas naciones y habló contra el bloqueo, aunque este persiste prácticamente sin cambio.

La abstención de EE.UU. reafirma la opinión del Ejecutivo de que el bloqueo es una ley anacrónica y obsoleta con la que no está de acuerdo, e insta de manera sutil al Congreso, mayoritariamente republicano, a abolirla. Al respecto, es bueno recordar lo dicho por el propio Obama en julio de 2015: “Nuestros esfuerzos por aislar a Cuba, a pesar de las buenas intenciones, tuvieron un efecto opuesto, cimentando el statu quo y aislando a Estados Unidos de nuestros vecinos en este hemisferio”.

Verdaderamente, la preocupación del presidente no era tanto por el daño causado al pueblo cubano durante décadas, sino porque el bloqueo no había servido para alcanzar sus objetivos estratégicos, y afecta incluso los intereses de EE.UU. Pero el problema, entonces como ahora, sigue estando en que solo el legislativo puede revocar la medida, codificada en una ley durante la presidencia de William Clinton.

Encandilarse con este y otros pasos dados por Obama, sería desmedido, pero no se puede obviar que ha sido un hecho sin precedentes que, por primera vez en 24 años, EE.UU. evite apoyar explícitamente su propia ley, desde que Cuba presenta ante la Asamblea General de la ONU una resolución para exigir el fin del bloqueo impuesto desde 1960.

La abstención de EE.UU. e Israel fueron esta vez la gran novedad al votarse la resolución propuesta por Cuba, que de nuevo fue respaldada por todos los países, menos los dos que se abstuvieron, nuevamente quedaron solos. (Foto: RODOLFO BENÍTEZ VERSON).

La abstención de EE.UU. e Israel fueron esta vez la gran novedad al votarse la resolución propuesta por Cuba, que de nuevo fue respaldada por todos los países, menos los dos que se abstuvieron, nuevamente quedaron solos. (Foto: RODOLFO BENÍTEZ VERSON).

En la ONU, Rodríguez Parrilla recalcó que “el levantamiento del bloqueo es el factor clave para avanzar hacia la normalización de relaciones con los Estados Unidos”.

No hay que hurgar mucho para darse cuenta de que el asedio sigue en pie y continúa causando profundas afectaciones a la economía y a la población cubana. Esta política limita el derecho de Cuba al desarrollo, siendo su principal obstáculo, como ha reiterado en múltiples ocasiones la parte cubana.

Aunque el presidente Barack Obama le ha solicitado al Congreso de su país que desmantele la legislación –cosa que no parece haya interiorizado–, y ha promulgado medidas con ese fin, lo cierto es que todavía es insuficiente y la persecución financiera a las transacciones cubanas en el exterior y el alcance extraterritorial del bloqueo, en general, permanecen inalterables.

Ejemplo de esa persistencia del bloqueo es que en uno de los paquetes de medidas dictadas por el mandatario para intentar flexibilizarlo se autorizó el uso del dólar estadounidense en las transacciones financieras internacionales de la Isla, pero hasta el cierre de esta edición de BOHEMIA no se había cumplido.

Apuntaba el académico cubano Esteban Morales que Obama se despide dejando el legado de ser el presidente que más ha hecho por mejorar las relaciones con Cuba, pero, a la vez, no ha sacrificado uno solo de los intereses estratégicos de Estados Unidos con respecto a Cuba.

Por eso viene como anillo al dedo lo expresado por el canciller cubano: “Sería provechoso reconocer que cambiar a Cuba es solo asunto soberano de los cubanos y que Cuba es un país verdaderamente independiente. Lo es porque ganó su independencia por sí mismo y ha sabido y sabrá defenderla al precio de los mayores sacrificios y riesgos.”

Hospital pediátrico centro Habana

En el Hospital Pediátrico Centro Habana una veintena de niños asisten periódicamente –contra quienes quieren impedirlo– a los servicios de diálisis, terapias sustitutivas de la función renal. (Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA).

Todo por el tesoro más preciado

Cuba destina cifras millonarias para comprar equipos, medicamentos e insumos destinados a los niños con enfermedad renal crónica, sin embargo, el bloqueo entorpece la adquisición de muchos de esos productos y afecta la calidad de vida de estos enfermos

Hace más de dos décadas que la doctora Nancy Cazorla Artiles recorre cada día la sala de Nefrología del Hospital Pediátrico Centro Habana donde ingresan niños con insuficiencia renal crónica radicados en la región occidental del país. Cuando el equipo de BOHEMIA visitó el centro en octubre último un total de 22 menores recibía, como terapia alternativa en espera de un trasplante, las sesiones correspondientes de hemodiálisis y diálisis, métodos para limpiar la sangre de toxinas y ayudar a mantener el equilibrio de sustancias en el organismo.

Al referirse a las características de ambas técnicas, la especialista de primer grado en Pediatría y de segundo en Nefrología explica que en la hemodiálisis el paciente es conectado al riñón artificial a través de un acceso vascular, o sea, un catéter o una fístula arteriovenosa. En el caso de la diálisis peritoneal la colocación del catéter es en el abdomen, y la eliminación de toxinas se establece, previa instilación de un líquido, en la cavidad peritoneal.

“Este último procedimiento es el ideal en el niño porque no necesita acceso vascular, es mejor tolerado, menos invasivo, y reduce las complicaciones”, dice la doctora, y precisa que la mayoría de los pequeños acuden a esa institución tres veces a la semana para recibir una de las dos variantes.

Cuenta la especialista que en 1992 disponían de una salita con solo cuatro camas. Pocos años después fueron reorganizados los servicios de diálisis a nivel nacional y se edificó en el hospital una sala con los requerimientos necesarios.

En la actualidad, además, siete pacientes reciben diálisis peritoneal domiciliaria, ya sea por el método manual o a través de una máquina (cada una cuesta al país alrededor de dos mil 500 dólares). A estos casos se les entregan los insumos necesarios y los familiares, luego de un entrenamiento, les hacen el proceder en su vivienda. De esta manera el niño puede asistir a la escuela periódicamente y realizar el resto de sus actividades habituales.

Desafío cotidiano

Alejandro de Jesús Cabrera Barroso tiene siete años. A los tres debutó con un síndrome nefrótico y desde entonces, aunque reside en Holguín, es atendido por especialistas del Hospital Pediátrico Centro Habana, centro de referencia nacional en Nefrología.

Hace tres meses que ingresó en la entidad, donde le realizan diariamente la diálisis peritoneal. Yohany Barroso Consuegra, su mamá, ha estado junto a él todo el tiempo. “Mi familia me apoya mucho, al igual que los médicos y el personal que trabaja en este servicio. El niño recibe el tratamiento en el horario indicado, nunca ha fallado, y el hospital le garantiza las vitaminas, la eritropoyetina, los diuréticos y el resto de los medicamentos que necesita”, asegura.

Garantizar el equipamiento, los fármacos, los reactivos, el instrumental médico y otros insumos que requieren esas terapias sustitutivas de la función renal, así como el trasplante de riñón (tratamiento definitivo para estos niños), es un desafío para el país, pues a cada paso tiene que sortear el cerco que desde hace más de 50 años mantiene Estados Unidos.

“La nefrología es una especialidad muy costosa, pero lo es más aún para nosotros debido al bloqueo, pues hay que comprar los productos en mercados distantes, lo cual conlleva acudir a intermediarios que encarecen y demoran la adquisición de estos”, subraya la doctora Nancy Cazorla.

“Consumimos muchos dializadores (donde se produce la depuración o eliminación de toxinas). En el caso de los niños no los reutilizamos –aun cuando esto significa un incremento de los costos para el país– con el objetivo de lograr mayor eficiencia en el proceder y beneficiar al paciente.

“Para la hemodiálisis precisamos de otros insumos, como las ramas (líneas por donde circula la sangre hacia el dializador), las agujas de fístulas, las soluciones, y en la diálisis peritoneal resultan imprescindibles las bolsas portadoras de sustancias que permiten la realización del método.

Yohana Barroso Consuegra, madre del paciente Alejandro de Jesús Cabrera

Yohany Barroso Consuegra, madre de Alejandro de Jesús Cabrera Barroso, agradece el apoyo de su familia y del personal médico que atiende a su hijo. (Foto: JORGE LUIS SÁNCHEZ RIVERA).

“En Cuba los niños que requieren estos servicios son priorizados. Afortunadamente, hace más de 15 años que contamos con medicamentos como la eritropoyetina cubana –esencial para tratar la anemia en quienes padecen enfermedad renal crónica–, pero persisten las dificultades para adquirir otros productos en el mercado internacional.

“Por ejemplo –ilustra la nefróloga–, estos pequeños padecen de enfermedad mineral ósea, la cual ocasiona deformación en las extremidades, que puede provocarles cierto grado de discapacidad motora. A fin de evitarlo se les debe administrar los llamados quelantes del fósforo y el único que tenemos es el carbonato de calcio.

“En Estados Unidos y en naciones de Europa se fabrican otros medicamentos de ese tipo, algunos de los cuales son más efectivos que el usado por nosotros, pero debido a su costo y a las trabas del bloqueo se hace muy difícil adquirirlos”, refiere.

Acerca de los recursos que requieren los pacientes con trasplante renal, la pediatra comenta que entre los fármacos inmunosupresores que reciben para prevenir complicaciones y evitar el rechazo del órgano están el micofenolato y la ciclosporina A. “Cuba dedica cifras millonarias para la compra de estos medicamentos de alto costo y los esquemas de inmunosupresión que utilizamos son del primer mundo, a pesar de la situación económica del país y de los obstáculos del bloqueo.

“Por citar un ejemplo, cada bulbo de Simulect (conocido también como Basiliximab) empleado para prevenir el rechazo del órgano trasplantado cuesta mil 200 dólares y en ocasiones se usan uno o dos, según la edad del niño”.

En el Hospital Pediátrico Centro Habana se hacen como promedio de cuatro a cinco trasplantes renales al año, cirugía que también se practica en instituciones de salud de Santiago de Cuba, Holguín y Camagüey. En todos esos servicios los profesionales cubanos encaran a diario el acoso del bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos, y hacen hasta lo imposible para salvar la vida de un niño, el tesoro más preciado que tiene una familia, una nación.


Daño creciente

La afectación monetaria acumulada que ha ocasionado el bloqueo en la salud pública cubana desde su inicio es de dos mil 624.1 millones de dólares. En el período que abarca de abril de 2015 a igual mes de 2016, los daños ascienden a 82 millones 723 mil 876. 18 dólares. Esto significa un incremento en más de cinco millones de dólares con respecto a igual período de 2014 y 2015.


La luz contra lo oscuro

Pese al bloqueo, avanza la enseñanza especial.

Pese al bloqueo yanqui, la Revolución propicia que ellos logren su proyecto de estudiar, practicar deportes y aprender computación, actividades que realizan a diario los estudiantes de la Abel Santamaría. (Fotos: YASSET LLERENA).

Los estudiantes de la escuela especial Abel Santamaría Cuadrado son afectados por la injusta política, pese a ello, profesores, alumnos y personal no docente se sobreponen a las dificultades

-¡Ay, disculpen periodistas! ¡Apúrense que Reinier está ahí y se tiene que ir para la universidad!

Eso fue lo primero que escuchamos al llegar y, cómo se esperaba que hiciéramos, salimos a ver. En la entrada de la escuela estaba Reinier. Su mamá lo había traído para que viera a sus profesores, quienes mostraban emoción y orgullo sin disimulo.

“Mira, periodista, este pronto será tu colega. Estuvo con nosotros desde prescolar y ahora estudia Periodismo en la Universidad de La Habana.

(…)

Ubicada en el interior de la Ciudad Escolar Libertad se encuentra la escuela para ciegos y débiles visuales Abel Santamaría Cuadrado. En sus aulas, estudiantes con esas características cursan los diferentes niveles de enseñanza.

“Contamos con educación prescolar, primaria, secundaria básica y hasta un cuarto ciclo en el cual se ofrece una preparación laboral para alumnos que, generalmente, además de trastornos de la visión presentan retraso mental”, refirió Suramy Rodríguez Averhoff, directora del centro.

La escuela fue creada en 1989 por iniciativa del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Actualmente posee una matrícula de 69 estudiantes, para los que trabajan 49 profesores. Funciona también como centro interno, posee transporte propio, personal de salud y un claustro capacitado para la atención a la educación especial.

“Al ser una escuela de este tipo necesitamos otros recursos, muy costosos debido al bloqueo que nos impone Estados Unidos”, afirmó Rodríguez Averhoff.

Braille bloqueado

Acompañar y guiar a niños ciegos o débiles visuales por las distintas etapas de la enseñanza hasta que comienzan el preuniversitario o hasta que aprenden un oficio, requiere además del personal capacitado, medios de enseñanza especiales y recursos sin los cuales sería imposible prepararlos para la vida.

Aparte de la preparación general de todos los estudiantes de educación primaria en el país, los de esta escuela reciben asignaturas extra como estenografía braille, mecanografía, escritura plana, orientación y movilidad.

Entre las mayores dificultades que afrontan los alumnos de la escuela Abel Santamaría están la reparación de las máquinas braille y la obtención del papel braillón, de tecnología estadounidense.

“Normalmente, los estudiantes ciegos o débiles visuales en el mundo trabajan con el sistema braille y cuentan con los medios requeridos para el aprendizaje. En Cuba, obtener las máquinas y el papel se torna bien difícil. Si pudiéramos comprarlos directamente en Estados Unidos saldría mucho más barato. También es complejo obtenerlos en otros países, por el propio bloqueo”, señaló la también máster en Educación Especial, Rodríguez Averhoff.

Según el Informe de Cuba contra el bloqueo de 2016, en el lapso comprendido entre abril de 2015 y abril de 2016, “solo por concepto de reubicación geográfica del comercio, el Ministerio de Educación de Cuba sufrió pérdidas valoradas en un millón 245 mil dólares”.

Saltando sobre obstáculos

En una de las aulas, en clase, encontramos a Gisela Susety Duany Parada, estudiante de quinto grado. Cuando entramos nos ofreció mostrarnos todo lo que había aprendido a escribir y sus habilidades en mecanografía.

“Tenemos una máquina braille que nos acompaña desde que comenzamos tercer grado hasta el final de los estudios. A veces es difícil porque, si se rompe, tenemos que esperar a que nos la arreglen, pues casi nunca hay para cambiarla”, comentó.

Maikel Noda Sollet, bibliotecario de la escuela, fue alumno de la Abel Santamaría hace algunos años. Asegura que, pese a los problemas y dificultades que provoca, el bloqueo estimula la creatividad y saca a la luz el talento de cada uno.

“Nunca hemos dejado de recibir clases, ni de tener los medios necesarios, aun con esas limitaciones. Actualmente, un muchacho que fue estudiante aquí es quien arregla las máquinas braille cuando se rompen. De alguna manera siempre se están creando alternativas para que la enseñanza no deje de llegar. El bloqueo ha intentado ser un impedimento, pero ha conseguido ser solo un obstáculo, que hemos superado siempre”, argumentó Noda.

Ana Iluminada Pérez García, maestra en la Abel Santamaría desde hace 32 años, dice que los de aquí, más que estudiantes, son sus hijos. “El bloqueo ha aumentado el reto para los profesionales que tenemos la misión de enseñar a estos niños y adolescentes. Hemos sabido vencerlo porque, aun con escasos recursos, seguimos funcionando cada día, y aunque siguen las limitaciones, son mayores y mejores los resultados”, declaró.

Ana Iluminada recuerda etapas en que prácticamente no hubo papel braille y recurrieron a las más diversas alternativas para obtenerlo. “Nunca nadie se quedó sin aprender, por las dificultades, ante las cuales nos hemos crecido siempre”, añade orgullosa.

Alumno Carlos Cuba

Carlos Cuba, alumno de noveno grado, sobresale por su elocuencia, inteligencia y confianza en sí mismo y en su país. (Foto: YASSET LLERENA).

Un adolescente que llama la atención de todos por su elocuencia y preparación es Carlos Cuba Pérez, alumno de noveno grado en el centro. Tiene un sueño: ser cibernético, pues le apasionan las matemáticas y la computación.

Carlos sabe que estudiar una carrera como esa requiere gran dedicación y que el esfuerzo del país para adaptar la enseñanza de esas materias a personas con características especiales es inmenso, pero no duda ni de él ni de su país y está convencido de que será un gran profesional.

                                    (…)

Reinier, el joven de quien sus profesores están orgullosos, conserva y lleva consigo, después de muchos años, su máquina braille, la que obtuvo en su escuela Abel Santamaría y que hoy lo acompaña en las aulas universitarias.

Agradece a la escuela que lo formó por los conocimientos y el cariño que de allí se llevó, y no duda que en un futuro, como profesional de la comunicación, usará lo aprendido para denunciar todo lo que el bloqueo intentó quitarle y que su familia, sus maestros y muchos más se ingeniaron para ofrecerle.

Voces ante una política sorda

Estudiantes de música afectados por el bloqueo.

Los estudiantes de música conocen de primera mano las afectaciones del bloqueo a la enseñanza artística y la cultura cubanas. (Foto: YASSET YERENA).

A las escuelas de arte también llega la agresión y el bloqueo que ha dañado la cultura cubana. Desde la emigración, cubanos solidarios también la sufren y la combaten

Esa bestia apaleada en la ONU –pero vivísima– que es el bloqueo económico y financiero de Estados Unidos, muerde duro a la cultura cubana. Tomemos como ejemplo solo una de las manifestaciones artísticas: según informe del Ministerio de Cultura –en el que se compilan las afectaciones entre marzo de 2015 y marzo de 2016– el Instituto Cubano de la Música estima que el potencial de exportación de sus agrupaciones musicales en el mercado de EE.UU. pudiera alcanzar los cinco millones de dólares anuales, si no existieran las restricciones. En la empresa de promociones artísticas y literarias Artex S.A. consideran que si muriera el bloqueo, ellos podrían generar ingresos por ocho millones de dólares al año.

Marcela Rodríguez es estudiante de violín en el Conservatorio Amadeo Roldán, de La Habana. Todavía no tiene contratos, ni discos, pero tampoco escapa a la agresión. Explicó a BOHEMIA cómo la política de Washington lastima su carrera y la de sus 307 compañeros de estudio, cuando apenas empieza: “las mejores cuerdas para mi instrumento pueden costar hasta 70 CUC en el mercado informal. Por lo general en la escuela nos las garantizan, pero tenemos que cambiarlas cuando empiezan a deteriorase y aquí debemos esperar a que se rompan o a que tengamos que participar en un evento importante”.

Según el saxofonista de cuarto año Jorge Sergio Ramírez Prieto, “se hace difícil conseguir las zapatillas, que son unas almohadillas que sellan el paso del aire para lograr distintas notas; sobre todo escasean las cañas –pieza de madera que permite la emisión del sonido–, porque sufren mucho desgaste”.

Por lo general un saxofón como el que sostiene Jorge Sergio, precisa alrededor de 25 zapatillas. El director de la institución, Enrique Rodríguez Toledo, nos dijo que un juego de estos dispositivos puede valer entre 40 o 50 dólares, y debido a la humedad del clima no resisten mucho tiempo de uso en Cuba.

Rodríguez, trompetista y también subdirector de la Orquesta Sinfónica Nacional, habló sobre los malabares que deben hacer las instituciones culturales para contribuir a la vitalidad de la música cubana, lo mismo en las escuelas que en una orquesta de alto nivel. “Las mejores cuerdas, las D’addario, son estadounidenses. Hay que comprarlas en otro lugar, a un precio más caro. Sucede con casi todos los accesorios porque los principales fabricantes están en Estados Unidos o son propietarios de compañías ubicadas en otros países. Para adquirir los productos tienes que darle la vuelta al mundo”, afirmó.

Por ahora, la mayoría del abastecimiento lo gestiona el Centro Nacional de Escuelas de Arte (Cneart) gracias a un crédito otorgado por China que da facilidades para la compra en ese país, aunque según el director del Amadeo Roldán los instrumentos no tienen la mejor calidad. No es la única manera de resolver los medios para estudiar música, pues difícilmente quepan todas las necesidades y contingencias que suceden en la enseñanza artística en las solicitudes que hacen los centros educacionales al Ministerio. También ayuda la gestión personal de alumnos y familiares, así como la solidaridad de organizaciones no gubernamentales y músicos profesionales, cubanos y también foráneos.

De tal manera se intenta desde hace algún tiempo cambiar el piano de cola del conservatorio, un vetusto Estonia soviético, que según Enrique Rodríguez Toledo se encuentra en la sala de conciertos de la institución desde los años 70 del siglo anterior.

“Esta es una de las carreras más costosas. Un piano de cola nuevo cuesta entre 90 mil y 100 mil dólares. El país ha traído pianos para la escuela, pero de los verticales, más baratos. Un pianista clásico necesita para su clase uno de cola y el que tenemos aquí ya no está en buenas condiciones”, argumentó.

Para que los reporteros de BOHEMIA entendieran de qué hablaba, levantó la pesada tapa de la caja de resonancia del piano: “Aquí adentro está el clavijero, que es donde se afina tensando las cuerdas. Tiene mucho desgaste por la fricción”.

El Estonia del Conservatorio Amadeo Roldán se ha utilizado durante casi cuarenta años, tanto para las clases como para conciertos. En la misma banqueta con la que vino del otro lado del mundo se han sentado algunos de los mejores pianistas del país, y ya llega el momento en el que no se podrá afinar.

En Washington no creen en pianos

Daniesky Acosta, cubano diseñador gráfico y editor de videos residente en el Reino Unido, leyó atónito el mensaje electrónico que le enviaban de Eventbrite, la plataforma digital que permite planificar, promover y vender entradas para eventos en 190 países: “Nuestro banco nos ha notificado que el pago correspondiente a su evento ha sido bloqueado conforme a las regulaciones y programa de sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos (OFAC) [del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos]”.

La OFAC se lanzó sobre 360 libras esterlinas apenas, obtenidas por la venta de papeletas para un concierto de recaudación de fondos en marzo de este año, que tenía como objetivo comprar y enviar un piano de cola a Cuba. La idea de donar el instrumento al Conservatorio Amadeo Roldán fue de Eralys Fernández, otra cubana, pianista residente en Londres y ex-estudiante de la institución habanera. Daniesky Acosta se le sumó, como coordinador principal de la organización de emigrados Cubanos en UK (United Kingdom, Reino Unido).

“Decidimos apoyar la iniciativa y lanzamos una campaña de recaudación de fondos por Internet con el nombre Envía un piano a Cuba. También hemos organizado varios conciertos benéficos con la participación voluntaria de artistas cubanos en Gran Bretaña, artistas ingleses y de otros países. Para nuestra sorpresa la respuesta ha roto todas las expectativas en cuanto a la solidaridad que hemos recibido”, responde el joven activista a BOHEMIA.

-¿Qué hicieron luego de que bloquearon los fondos conseguidos mediante Eventbrite? ¿En qué momento se encuentra la iniciativa de donación?

-Quienes crecimos bajo el impacto del bloqueo suponemos que conocemos todo sobre él. Esta experiencia nos ha hecho entender un poco más la complejidad de esa política de EE.UU. hacia nuestro país. Tiene un carácter extraterritorial que viola incluso las leyes de terceros países, entre estas las de Gran Bretaña y el resto de las naciones europeas. Según las propias leyes de este país y la Unión Europea: ‘no existen regímenes de sanciones del Reino Unido, la UE o la ONU que restrinjan las transacciones entre el Reino Unido y Cuba. Los EE.UU. mantienen sanciones económicas contra Cuba. Sin embargo, la Legislación de la Unión Europea (Reglamento (CE) nº 2271/96) proporciona protección y contrarresta los efectos de la aplicación extraterritorial de las sanciones de Estados Unidos a Cuba, dentro de la UE’. La plataforma eventbrite.co.uk en el Reino Unido debería cumplir con las regulaciones británicas, pero este no es el caso.

“A pesar de nuestras quejas y cartas escritas a las autoridades competentes y parlamentarias en el Reino Unido, las respuestas han sido comprensivas, pero pasivas. Son pocos o ninguno quienes se atreven a desafiar estas políticas y regulaciones de EE.UU”.

-¿Habrá alguna otra iniciativa similar de Cubanos en UK?

-Ya logramos comprar un piano de segunda mano, pero en óptimas condiciones (C. Bechstein, piano de cola, 7 pies, 8 pulgadas) Hasta ahora hemos recibido 3.390 libras esterlinas de donación. Todavía estamos recaudando el dinero que nos costará enviarlo desde Londres a La Habana, y esperamos que se agilicen los trámites correspondientes.

“El próximo evento del proyecto será la muestra –el 7 de diciembre en Glasgow, Escocia– del documental Tuning with the enemy, sobre el ciudadano norteamericano Benjamin Treuhaft, quien donó pianos a Cuba, desafiando las leyes del bloqueo, durante los años noventa.

“También hemos recibido una donación de Jill Furmanovsky, reconocida fotógrafa inglesa quien cedió una imagen del famoso músico Sting y otra de Andy Summers, también exintegrante de The Police. Ambas fotografías, firmadas por los artistas, salen a subasta junto con un libro de Jill, para contribuir al proyecto. Además, en enero próximo tenemos previsto otro concierto en Londres con la participación del conocido pianista Marcos Madrigal, también exestudiante del Conservatorio Amadeo Roldán y la cantante de ópera Ann Liebeck, colaboradora habitual con Cuba.

“Creo que es importante que continúen la solidaridad y las colaboraciones. Como cubanos lo vemos como un deber para con nuestra patria. Envía un piano a Cuba es nuestro primer intento de ayudar como organización, y ha sido una experiencia extraordinaria”, afirmó.

Daniesky Acosta está decidido a ayudar a su país natal en todas las formas posibles. Aun cuando termine el bloqueo, considera, tomará mucho tiempo para que podamos recuperarnos de los daños causados. Mientras, en el Capitolio de Washington D.C. continúan sordos, ya no a la música, sino al concierto de naciones que piden el cese de la injusticia.

A fuerza de imaginación

La Ley 38 de “Innovaciones Racionalizaciones”, respalda al fuerte movimiento anirista.

En diciembre del 1982, la Asamblea Nacional del Poder Popular aprueba la Ley 38 de “Innovaciones Racionalizaciones”, en enero de 1984 se aprueba el reglamento de la Ley (Decreto 120), iniciativa nacida de la voluntad de sortear obstáculos. (Foto: YASSET LLERENA).

La fabricación y recuperación de piezas de repuesto resultan prácticas cotidianas como respuesta a las limitaciones que impone el bloqueo

Cuando gran parte de las industrias cubanas de tecnología estadounidense corrían el riesgo de ver paralizadas sus maquinarias por falta de piezas de repuesto, la experiencia e ingenio de sus trabajadores supuso una alternativa salvadora. Aun hoy, cuarenta años más tarde, alimentan el motor con que se mueve el país.

El movimiento de innovadores y racionalizadores comenzó su camino cuando en agosto de 1961, el entonces ministro de Industrias, Ernesto Che Guevara, lanzó la consigna “Obrero, construye tu maquinaria”, durante la Primera Reunión Nacional de Producción. Esta fuerza que creció desde la necesidad y acompaña casi toda la historia del proceso revolucionario, se convirtió en Asociación Nacional, el 8 de enero de 1976 por acuerdo del XIII Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba.

No hay un sector de la economía que no haya recibido el empuje de los innovadores para mitigar las afectaciones del bloqueo y continuar su producción. La industria del níquel, los centrales azucareros, las textileras y termoeléctricas, por solo citar algunos ejemplos de grandes centros, son muestra de ese empeño.

La ingeniera Rosa María Cordoví Cuza, de la Empresa Constructora de Obras de Ingeniería No. 5 (Ecoing 5), destacada anirista y especialista de calidad, asegura que el movimiento de innovadores ha sido esencial para que, a pesar de las carencias, se mantengan altos niveles de producción.

La Ecoing 5, especializada en servicios de construcción y mantenimiento de viales y aeródromos, es altamente golpeada por el bloqueo. Su producción depende de equipos pesados, industrias y transporte, en su mayoría con más de 30 años de sobrexplotación y una tecnología prácticamente obsoleta. El trabajo de 129 innovadores asociados hace funcionar esa infraestructura, cuya renovación resulta demasiado costosa.

Camionetas, ómnibus, cuñas de arrastre, motoniveladoras y fresadoras componen la larga lista de equipos recuperados, algunos únicos de su tipo en el país, y tal vez piezas museables en otras latitudes. En buena medida gracias a ellos fueron construidas la Autopista Nacional Este-Oeste, el Primer Anillo, la Avenida 23 y Vía Blanca, por solo citar algunas de las más transitadas.

En las cuatro décadas de labor del centro, y de trabajo también de la Asociación, fueron aplicadas 409 innovaciones con un efecto económico total de once millones de pesos.

Destacadas resultaron las distintas acciones puestas en práctica en las Plantas de Hormigón Asfáltico Caliente de San José y de Río Piedra, en el municipio capitalino de Guanabacoa. Entre estas cuentan la reparación capital de los molinos, recuperación total de una retroexcavadora, adaptaciones a un taller móvil, puesta en marcha del sistema hidráulico de un cilindro compactador, adaptación de caja de velocidad y motor de arranque a ómnibus construidos en el año 1970, y la reconstrucción y adaptación de los dos tándems de motoniveladora marca RICHIERD N-530, de procedencia francesa.

Quienes aquí innovan tratan de trascender el mero empuje de la necesidad y dar un valor más perdurable a sus ideas. “Presentamos ahora en el fórum el cálculo de la huella ecológica del hormigón asfáltico caliente, algo que normalmente no es manejado en el sector de la construcción, a pesar del impacto que tiene en el medioambiente. Pero no solo es la divulgación sino propiciar el debate sobre qué estrategia vamos a seguir, enfocarnos también en estos asuntos”, expresa Cordoví.

El ingenio y la innovación se han vuelto prácticas cotidianas para sobrellevar las ausencias. Hay que ver cuál sería el destino de esta fuerza en un contexto menos adverso.

Para Cordoví el movimiento de aniristas va a persistir sin importar cuáles sean las circunstancias. “Siempre va a estar ahí el talento de estos trabajadores, su interés por salir adelante, independientemente de la remuneración que también se les otorga”. Surge entonces una pregunta: hacia dónde enfocarían su ingenio si no existiera el bloqueo. Probablemente lo dedicarían por completo a la generación de ese desarrollo sostenible que tanto necesita la nación.


La visión de un experto

Con el título Una lectura entre líneas de la Directiva Presidencial de Política de Obama, CubaDebate publicó -reproducido también textualmente en el sitio digital de BOHEMIA-, el 21 de octubre un artículo del Profesor Emérito de la Universidad de Nuevo México, Nelson P. Valdés, quien analiza minuciosamente ese documento. Aquí, algunos párrafos de su contenido y preguntas-respuestas que al respecto se hace el experto:

“El objetivo de la nueva política es ayudar al pueblo cubano a lograr un futuro mejor por sí mismo e incentivar el desarrollo de un socio en la región que sea capaz de trabajar con los EE.UU. para confrontar desafíos regionales…”.

¿Quién es el socio? ¿La gente? ¿El gobierno? ¿El Estado?

“Los cambios endógenos en curso en Cuba ofrecen oportunidades para hacer avanzar los intereses de los Estados Unidos y distanciarse del embargo, que es una carga obsoleta para el pueblo cubano y ha sido un impedimento a los intereses de los EE.UU.”.

  ¿Qué intereses son esos? ¿Quién define estos intereses de Estados Unidos?

“Mi Administración ha apelado repetidamente al Congreso para que levante el embargo”.

  Cuando los demócratas tenían una mayoría en la Cámara y el Senado, la administración no hizo nada.

“La gran comunidad de origen cubano en los EE.UU. tiene un papel integral a la hora de la normalización, y en la reconciliación entre los miembros de la diáspora que salieron de Cuba y las personas que permanecen en la isla”.

Una afirmación totalmente engañosa ya que la mayoría de los cubanos, en ambas direcciones, no requieren de la reconciliación; la tienen.

“La política de los Estados Unidos ayuda a las empresas estadounidenses a ganar acceso a los mercados cubanos”.

  ¿De Verdad? Esto es increíble. Hay mentirosos y mentirosos malvados. Las personas que escribieron este documento se ajustan a la segunda categoría.

“Los EE.UU. está preparado para apoyar políticas del gobierno cubano que promuevan la igualdad social”.

  ¡Wow! Tal vez el gobierno de EE.UU. debería hacerlo, pero dentro de sus propias fronteras. Hacer referencia a la promoción de la igualdad social en Cuba es una farsa…

“Dada la proximidad de Cuba a los EE.UU., la mayor participación de los ciudadanos de los Estados Unidos, empresas y el sector no gubernamental es extraordinariamente prometedor en lo que se refiere a apoyar nuestros intereses nacionales”.

  ¿Y por qué eso no era así antes?

“Los líderes de Cuba reconocen la necesidad de hacer la transición hacia la próxima generación, pero su prioridad es hacer cambios graduales y por incrementos para asegurar la estabilidad”.

  El marco contrarrevolucionario de la administración de Obama vislumbra un “cambio de régimen” en Cuba, pero para expresarlo usa términos corteses, como la frase “varias transiciones…”.

“Debido a las restricciones legales, políticas y regulatorias respecto de Cuba, su economía no está generando las divisas suficientes para adquirir las exportaciones de los Estados Unidos que podrían derivarse de la flexibilización del embargo…”.

¿LEYÓ la frase anterior? Léala de nuevo, ¡los cubanos se auto-bloquean!

“Y cuando el Congreso levante el embargo, mi Administración… hablará con el Congreso respecto de la sustancia y el momento para un nuevo acuerdo comercial bilateral que aborde los restantes requisitos legales para el comercio”.

 ¿Es un poco tarde, no? ¡Estamos en octubre de 2016!

“Nosotros no buscaremos un cambio de régimen en Cuba. Continuaremos dejando claro que los EE.UU. no puede imponer un modelo diferente en Cuba porque el futuro de Cuba depende del pueblo cubano… Mientras, mantenemos nuestro compromiso de apoyo a los activistas democráticos… Seguiremos intentando participar con la sociedad civil por medio de la embajada de los Estados Unidos en La Habana y durante las visitas oficiales del gobierno de los EE.UU. a Cuba”.

-La misma vieja política.


 INFOGRAFÍA SOBRE EL BLOQUEO

El bloqueo de Estados Unidos contra Cuba afecta todas las esferas en Cuba. En reiteradas ocasiones el mundo  ha votado en la ONU a favor de su levantamiento, pero nada.

INFOGRAFÍA-daños-Cubanos-bajo-el-Bloqueo

INFOGRAFIA--bloqueo

3-Infografia2-ACN-obama-bloqueo


Marta Sojo

 
Marta Sojo