0
Publicado el 23 Mayo, 2017 por Heriberto Rosabal en En Cuba
 
 

CADENAS PRODUCTIVAS: La logística y sus lógicas (III)

La logística y sus lógicas.

La cadena de suministros al turismo, desde la Agricultura, debe considerar, incluso, a los que proveen a esta de semillas, fertilizantes y otros insumos necesarios para asegurar buenas cosechas. (Foto: GILBERTO RABASSA VÁZQUEZ).

Por CARIDAD CARROBELLO y HERIBERTO ROSABAL

Fotos: MARTHA VECINO ULLOA

Los doctores en ciencias, y profesores, José Acevedo Suárez y Martha Gómez Acosta, coordinador y vicecoordinadora, respectivamente, del Laboratorio de Logística y Gestión de Producción (Logespro), de la Facultad de Ingeniería Industrial de la Cujae, destacan por su perseverancia en la promoción de los encadenamientos productivos en Cuba.

Desde los predios universitarios, y también desde las mismas empresas nacionales, con sus investigaciones y asesorías, ambos favorecen la integración que requieren, hoy más que antes, los procesos productivos y de servicios, y en general la economía, para más eficiencia y competitividad.

Del VI al VII Congreso del Partido hay más conciencia de tal necesidad, a ese nivel, considera Acevedo, quien señala como prueba que el objetivo aparece más explícito en los Lineamientos y en la Conceptualización del modelo de desarrollo.

“El mayor problema es la preparación de quienes tienen que hacer los cambios, lo cual debe ser a partir de conocimiento, y ahí nos hemos quedado muy relegados. Respecto al tema, hoy seguimos como hace cinco años, en la formación de los profesionales”, expresa el líder del Logespro.

La logística y sus lógicas.

La enseñanza de la logística debe ser básica en la formación de profesionales y técnicos de nivel medio, especialmente los que laborarán en empresas, aseguran los doctores en ciencias José Acevedo y Martha Gómez.

La materia en la universidad –amplía– sigue centrada en la carrera de Ingeniería Industrial, cuando debe impartirse a todos los futuros profesionales, sobre todo a los que irán para las empresas, donde de una forma u otra tendrán que ver con la logística y la cadena de suministros. También, en quienes están en activo es poca la preparación.

“Todo el mundo está de acuerdo con lo que decimos, pero nadie da el primer paso para cambiar”, agrega el profesor, mientras la doctora Martha señala que en muchos países se estudia logística en el nivel medio de la enseñanza técnico profesional, y se certifica a la fuerza de trabajo en la materia.

En cuanto a encadenamientos, pese al interés de algunos ministerios, aún no se logra salir del enfoque sectorial. “Por ejemplo –dice Acevedo–, se habla mucho del suministro de las cooperativas agropecuarias al turismo, pero este requiere productos beneficiados y no hay centros de beneficio, que las cooperativas no pueden resolver, pues su economía no les da para eso. Tiene que haber ahí un eslabón industrial que procese y beneficie los productos para hacerlos competitivos”.

El turismo, subraya, necesita calidad, buena presentación, entregas puntuales, requisitos que, o se forman cadenas donde se integren no solo eslabones de la agricultura, sino también de la industria alimentaria, el transporte, el envase y otros, para lograrlos, o no se asegura competitividad.

La profesora añade a esa cadena, incluso, a los que les proveen a los productores agrícolas semillas, fertilizantes y todo lo demás necesario para lograr buenas cosechas.

Frutas Selectas ha ido evolucionando bien como aprovisionador de alimentos con valores añadidos al turismo, aunque debe integrar no solo a las empresas estatales, sino también a las cooperativas y otras formas de gestión no estatales, evitando así convertir los hoteles en un mercado donde cada uno vaya por separado a vender su mercancía, plantea el profesor.

La logística y sus lógicas.

El beneficio de productos como las frutas debe aumentar, para lo cual hay que fortalecer el eslabón industrial.

Prever para ganar

Otro asunto importante es la estrategia de desarrollo logístico, que debe anteceder al de la producción, señala el entrevistado. “Hoy –ilustra– aumenta el arribo de turistas, pero el desarrollo de capacidades aeroportuarias se ha retrasado, y ahí surge un cuello de botella, por la falta de ese eslabón.

“La imprevisión en la logística y la débil integración de cadenas de suministro retrasan el desarrollo nacional”, sentencia. “Por eso –razona– han aumentado en los últimos años los inventarios, mientras crece poco o disminuye el producto interno bruto (PIB), porque se compra esta materia prima, pero no está garantizado lo demás, y no hay integración de cadena”.

Entonces, explican ambos, falta dinero, aunque lo hay en inventarios, contradicción llamada efecto látigo, porque hay más gastos y menos satisfacción de los clientes. Entre sus causas está la práctica incorrecta de pedir a estos últimos sus demandas, en vez de estimarlas los productores, y la exigencia a las empresas de que sean eficientes, sin atender a que también sean eficaces.

“O sea, importa que usted, empresa, sea eficiente, cumpla el plan, más que si el producto que hace llegó al cliente y satisfizo su necesidad”, precisa el coordinador del Laboratorio.

Un mejor manejo de la logística, favorable a su desarrollo, demanda que un comercializador –como puede ser hoy Frutas Selectas–, que trasciende esa mera función al brindar servicio y agregar valor en su gestión, reciba por ello los beneficios correspondientes y no solo el margen de ganancia de la mera gestión comercial. “Aún no ocurre así y cambiarlo depende solo de tomar la decisión”, considera el experto.

Ver más…

CADENAS PRODUCTIVAS: Al Edén no se llega a pie (I)

http://bohemia.cu/en-cuba/2017/05/cadenas-productivas-menos-sectorialismo-mas-integracion-ii/

 


Heriberto Rosabal

 
Heriberto Rosabal