0
Publicado el 6 Mayo, 2017 por Jessica Castro Burunate en En Cuba
 
 

SEQUÍA: El camino de Santiago (III)

Cansada de los embates de las sequías, la mayor ciudad del oriente cubano iniciará la ruta de la desalinización en Cuba
Sequía: El camino de Santiago

Esquema de la desalinizadora de cinco módulos de Santiago de Cuba (Foto: BETTY BEATÓN RUIZ)

Por JESSICA CASTRO BURUNATE y TONI PRADAS

Santiago de Cuba no es solo una de las provincias más golpeadas por la sequía actual, sino una de las más victimadas por la falta de lluvias en todos los tiempos. Para colmo, ha entrado en la lista de los lugares elegidos por los grandes ciclones y más veces de las que allí quisieran los terremotos le causan un susto.

Quizás por esto, si se lo propone, el territorio puede convertirse en el más resiliente de Cuba, es decir, el que tiene mejores condiciones para organizar la reversión del efecto de las catástrofes. Al menos es un escenario propicio para proyectar y probar estrategias de adaptación.

La situación actual, se sabe, es preocupante. Con una sequía sostenida por más de 30 meses, y la cabecera provincial siendo abastecida cada 21 días en el mejor de los casos, quien no tiene experiencia en este tipo de eventos, puede preguntarse cómo sobrevive, pero allí buscan soluciones.

Y no se trata solamente de la ausencia de lluvias, también es cómo ocurre: empeñada en caer en la mitad inferior de las cuencas, más cerca de las desembocaduras y contrarias al esquema de aprovechamiento que se había diseñado para ellas.

Hoy, una de las variantes tecnológicas más populares elegidas para adaptarse a la desgracia es la desalinización del agua. La ciudad de Santiago se encuentra próxima a tener su propia planta en Boca de Cabaña.

Esta tecnología permite la desmineralización mediante membranas de ósmosis inversa, un proceso con el que se logra remover todas las sales del agua marina. Luego el líquido desmineralizado pasa a la planta potabilizadora ya existente en Santiago, la cual añade algunas sales esenciales para la salud humana.

Una vez concluida, la desalinizadora debe aportar unos 50 litros por segundo al sistema de acueducto Parada, hoy totalmente deprimido por la sequía. Emergentemente, este sistema está recibiendo agua de las presas del noroeste gracias a otra obra de ingeniería que permitió interconectarlo con el sistema Quintero.

Sin embargo, el abastecimiento de la población requiere 2 000 litros por segundo, por lo que con esta solución claramente no se resuelve todo el problema, y serán necesarias otras innovaciones.

Más de 80 por ciento de las aguas residuales se vierten sin procesos para su reutilización, tal vez una de las mejores opciones para paliar la falta de líquido. Al menos así piensa Onnel Pérez Hernández, profesor del Departamento de Ingeniería Hidráulica de la Universidad de Oriente.

Mientras, la Empresa de Acueductos y Alcantarillados Aguas Santiago viene lidiando desde el año 2015 con la técnica de abre y cierra compuertas para ir garantizando, dentro de lo que cabe, el agua del día a día. Pero con un bombeo cada 21 días o más, el aire acumulado en las tuberías secas, al ser presionado por el agua, provoca el aumento de roturas y salideros.

El director de mantenimiento de esta empresa, Eudel Michel Rojas, enumera entre las acciones adoptadas, los cambios de válvula de diferente diámetro para lograr las presiones que necesitan los diferentes circuitos hidrométricos. A la vez, interconexiones para dar agua a la ciudad de Santiago y la supresión de los salideros que han ido en aumento (un promedio de 200 a 350).

La población también encuentra sus mecanismos, y así ha ido creciendo el número de tanques y cisternas en la ciudad, en ocasiones indiscriminadamente, según el profesor Pérez Hernández.

Esto pudiera constituir un nuevo problema si no se estudia la nueva capacidad de almacenamiento y cuánto supone la multiplicación del consumo con estos nuevos medios.

Ver más…

SEQUÍA: Nubes en huelga (I) http://bohemia.cu/en-cuba/2017/05/sequia-nubes-en-huelga-i/

SEQUÍA: ¿Y si no llega un aguacero en venganza? (II) http://bohemia.cu/en-cuba/2017/05/sequia-y-si-no-llega-un-aguacero-en-venganza-ii/ 

SEQUÍA: En busca de la sangre de la tierra (IV) http://bohemia.cu/en-cuba/2017/05/sequia-en-busca-de-la-sangre-de-la-tierra-iv/


Jessica Castro Burunate

 
Jessica Castro Burunate