1
Publicado el 2 Septiembre, 2020 por Pastor Batista en En Cuba
 
 

TURISMO (II) Sorteando la crisis

El impacto de la pandemia puede haber trastocado las rutinas de un sector dependiente del mercado externo. Sobre esto BOHEMIA dialoga con José Reynaldo Daniel, director general de Desarrollo del Mintur y el doctor en ciencias económicas José Luis Perelló
TURISMO (II) sorteando la crisis.

José Reynaldo Daniel, director general de Desarrollo del Mintur, comentó que la estrategia de inversiones del sector no ha variado tras la pandemia. (Foto: excelenciascuba.com)

Por LILIAN KNIGHT ÁLVAREZ y PASTOR BATISTA VALDÉS

Como la propia vida y las rutinas diarias, también el devenir económico está sujeto a la incertidumbre que emana como secuela del coronavirus. Sin vacuna ni un manejo global efectivo, la pandemia ha arrojado tanta niebla sobre el futuro cercano como cadáveres a las calles de algunos países.

Sobre los derroteros que deberá seguir el sector turístico cubano ante ese nuevo escenario, dialogamos con especialistas en el tema. Lo primero es conocer si hubo transformaciones en el programa previsto.

“No existe cambio en la estrategia de inversión como resultado del impacto de la pandemia. Sigue contenida en nuestro plan de desarrollo hasta el 2030 y continúa sobre la base de la explotación de los productos de sol y playa. Prioriza también las actividades de bienestar, salud y calidad de vida así como las de naturaleza y las extrahoteleras”, advierte José Reynaldo Daniel, director general de Desarrollo del Mintur.

Pero sin duda, como alega el propio directivo, la pandemia ha generado afectaciones en el arribo de clientes y suministros, que a su vez han provocado atrasos en los cronogramas de las obras y paralizaciones de algunas inversiones previstas.

Aun así, el equipo de BOHEMIA pudo comprobar que las construcciones de mayor escala en el sector no se detuvieron durante el período de aislamiento, debido a su relevancia económica.

“Entre las principales estructuras que se venían ejecutando se encuentran las vinculadas a la venidera Feria del Turismo (FitCuba) en Varadero, que marchan a buen ritmo y algunas se pondrán en explotación próximamente. También debo destacar la ejecución de ocho nuevos campismos (cuatro al norte de Holguín) en la modalidad de tiendas de campaña, de los cuales uno, en Playa Antillitas, ya está en operación con muy buena aceptación”, informa Daniel.

TURISMO (II) sorteando la crisis.

En la agenda del Mintur ocupa un lugar relevante la ampliación del número de instalaciones extrahoteleras. (Foto: Cortesía Mintur Matanzas).

El crecimiento del volumen habitacional en los principales polos turísticos se mantiene igualmente como una prioridad dentro del sector, lo cual se demuestra con la próxima puesta en marcha del primer hotel de la Península del Ramón y el Albatros de Guardalavaca, ambos en Holguín.

El representante del Mintur añadió a la lista de zonas preferenciales a Cayo Cruz, Cayo Santa María, Trinidad, Varadero y La Habana, con obras como el complejo hotelero del Oasis en Varadero, el nuevo hotel Meliá Ancón en Trinidad, y los hoteles de 1a y D y 3a y 70 en La Habana.

TURISMO (II) sorteando la crisis.

El doctor José Luis Perelló, explicó que en la recuperación del turismo internacional incidirán las ofertas de empleo, la confianza de los viajeros y la creación de destinos seguros (Foto: Archivo de BOHEMIA).

“En nuestra agenda también ocupa un lugar relevante la reparación capital de los campismos del litoral norte de Mayabeque, la implementación de un programa de turismo cultural y la ampliación del número de instalaciones extrahoteleras, que demuestran el peso del turismo en nuestra economía”, sentencia el funcionario.

Luego de un cierre total de la oferta turística nacional, la nueva normalidad exige un cambio en los mecanismos comunicativos.

Al respecto aclara José Daniel que en estos momentos todos los vinculados a la actividad comercial trabajan intensamente en múltiples concilios con turoperadores, líneas aéreas y agencias de viajes.

“La estrategia para el reinicio paulatino de la actividad turística desde nuestros mercados emisores no es una cuestión que dependa solo de nosotros, pero sin duda el control de la pandemia y los protocolos que hemos implementado nos permiten ser optimistas respecto a una próxima estabilidad”, puntualiza.

Por su parte, el doctor en Ciencias Económicas, José Luis Perelló, refiere que la recuperación total del sector en el país es un tema con muchas incertidumbres y que dependerá del entorno global.

“Nuestros principales mercados son zonas fuertemente impactadas por la pandemia y la crisis económica subsecuente. En mi opinión, las nuevas amenazas a escala global están relacionadas con las rupturas que afectarán el mercado de trabajo, el futuro de las fuentes de empleo, la desigualdad en los ingresos, la seguridad geopolítica y la percepción de riesgo”, comenta el profesor auxiliar de la Facultad de Turismo, de la Universidad de La Habana.

Como bien refiere el académico, el clima de miedo generado por la pandemia unido a la gestión política desatinada en muchos países, pone en duda la recuperación económica inmediata.

“Por otra parte, hay que tener en cuenta que la aviación ha sido el principal motor impulsor de la industria de los viajes y del turismo, renglón que en el actual escenario sufre una recuperación demorada, lo que pudiera convertirse en un factor muy negativo para la reanimación del turismo internacional”, alerta el catedrático.

TURISMO (II) sorteando la crisis.

La ‘nueva realidad’ decretada por la pandemia mantiene entre luces y sombras la recuperación del sector turístico. (Foto: PASTOR BATISTA VALDÉS).

Durante esta pandemia, líneas aéreas y aeropuertos con grandes flujos de pasajeros se han convertido en epicentros de contagio debido a la concentración de viajeros y dilatadas esperas. De modo que Europa, Estados Unidos y Canadá, con las mayores tasas de contagios y fallecimientos, estarán sujetos a varios factores pospandémicos que determinarán el largo camino hacia la recuperación.

“En el escenario turístico de la ‘nueva realidad’, más que ‘normalidad’, pesan varios factores: la recuperación del sector aeronáutico, la intensidad de la crisis económica y el desempleo en los principales países emisores, la recuperación del comercio internacional y de las cadenas de suministros.

“También depende de que se recobre el clima de confianza del consumidor para realizar viajes de media y larga distancia, de la implementación acelerada de las altas tecnologías, del comercio electrónico y las plataformas digitales en los destinos y hoteles, y de nuevos procesos de operación hotelera que reduzcan el contacto interpersonal y los grupos en las áreas de recepción, información y alimentación”, concluye Perelló.

Para rebasar el impacto de la COVID-19 el país debe aprovechar al máximo sus atributos como “destino seguro y saludable”, sustentados en el exitoso desempeño del sistema de salud, su gran sentido de hospitalidad y solidaridad, servicios de alto consumo y la belleza de sus inigualables parajes.


Pastor Batista

 
Pastor Batista