0
Publicado el 5 Noviembre, 2021 por Delia Reyes Garcia en En Cuba
 
 

ASAMBLEA NACIONAL

Un pueblo dispuesto a resistir y crear

El VII Período Ordinario de Sesiones de la IX Legislatura del Parlamento cubano reafirmó que tenemos Patria y defendemos la vida, y seguimos siendo de ¡Patria o Muerte!, como aseguró el presidente de la República, Miguel Diaz-Canel, quien clausuró la sesión en presencia del general de Ejército Raúl Castro. Los parlamentarios apoyaron una Declaración contra las agresiones del gobierno de Estados Unidos, aprobaron cuatro nuevas leyes, la liquidación del presupuesto de 2020, la marcha de la economía hasta el cierre de septiembre, los resultados del ordenamiento monetario. Además, ratificaron los acuerdos del 8vo Congreso del Partido y acordaron extender el mandato de los delegados.
Compartir

(Foto SITIO PRESIDENCIA)

Por DELIA REYES, LISET GARCÍA, MARIETA CABRERA y PASTOR BATISTA

Los desafíos de la desconcertante pandemia de la covid-19 y el bloqueo asfixiante de Estados Unidos, cuya intención sigue siendo borrar la Revolución, no han hecho más que ofrecer oportunidades para que Cuba sea un país mejor. De sus propias fuerzas han salido las alternativas.

En primer lugar, por esa hazaña de los científicos y el personal de la salud que permite decir que contra la pandemia ya estamos vacunados. Y contra el miedo, como aseguró el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, lo hemos estado siempre.

La sesión del Parlamento que el también Primer Secretario del Partido clausuró con esas palabras en presencia del general de ejército Raúl Castro, dio muchas razones para creer en el futuro, por la certeza de que se revolucionan engranajes de participación del pueblo y renacen la fuerza e iniciativa popular en el camino hacia la mayor justicia social posible.

Prioridad nacional sigue siendo enrumbar la estrategia económica y social de impacto en la vida de todos, que acelere el desarrollo del país y abra las puertas a la necesaria prosperidad ciudadana.

Agenda a debate

“La Revolución estaba y estará permanentemente desafiada a ser excepcional por la capacidad de su pueblo de resistir y crear”, aseguró el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, en la clausura de la se-sión ordinaria del Parlamento. (foto ESTUDIOS REVOLUCIÓN)

Los múltiples retos de ese camino fueron analizados en detalle por los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) en su VII Sesión Ordinaria, celebrada los días 27 y 28 de octubre en el Palacio de Convenciones de La Habana, y otra vez de manera virtual desde el resto de las provincias y la Isla de la Juventud. Su abultada agenda incluyó 14 puntos, todos de gran complejidad, como apuntó el presidente de la ANPP, Esteban Lazo, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba.

La sesión coincidió con las celebraciones por el aniversario 45 de la constitución de los órganos del Poder Popular, un sistema auténtico, innovador, del que nace el sistema político cubano, y que Lazo destacó por ser un hito en el “fortalecimiento de la institucionalidad y nuestra democracia socialista”.

Antecedida por dos días de debate del temario previsto, la sesión ordinaria motivó múltiples opiniones de legisladores e invitados. Desde la presentación de cuatro nuevas leyes que atemperan el sistema judicial cubano, hasta la alta fiscalización al Ministerio de la Construcción, ejercicio realizado por vez primera, en aras del control a la actividad estatal, una de las funciones del Parlamento.

Momento especial tuvo el informe del Ministerio de Salud Pública acerca del impacto del desarrollo científico en el enfrentamiento a la covid-19, movido por las emociones y el homenaje a los héroes que han logrado la proeza de meter en cintura la pandemia.

Durante la primera jornada 13 nuevos integrantes de la Asamblea, elegidos en varias localidades del país, tomaron posesión de sus cargos, luego de que se les rindiera tributo solemne a cinco parlamentarios fallecidos como consecuencia de la covid-19.

Los legisladores asimismo aprobaron una Declaración de denuncia a la hostilidad de la administración estadounidense no solo por las brutales medidas de bloqueo económico, sino por la instigación y el financiamiento a agresiones de diverso tipo contra Cuba.

También ratificaron el informe presentado por Roberto Morales Ojeda, secretario de Organización y Política de Cuadros, acerca de los acuerdos aprobados en el 8vo Congreso del Partido, entre los cuales figura la actualización de los Lineamientos de la Política Económica y Social y de la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista.

Un amplio informe de los resultados económicos hasta el 30 de septiembre de este año presentó el viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil; al tiempo que Meisi Bolaños, ministra de Finanzas y Precios, dio a conocer la liquidación del presupuesto de 2020. El diputado Marino Murillo explicó los resultados del ordenamiento monetario. Cada uno de estos informes motivaron reflexiones de los diputados, varios de ellos ministros de ramas decisivas, de cuyo esfuerzo y avances depende el desarrollo.

Al cierre de su segunda jornada, la Asamblea aprobó que Manuel Marrero rinda cuenta de su gestión como Primer Ministro, durante la próxima sesión del Parlamento. También se ratificaron los acuerdos del Consejo de Estado y decretos-leyes emitidos por ese órgano entre la pasada y esta sesión, de acuerdo con un informe presentado por su secretario, Homero Acosta.

Volver a la “normalidad”

El presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo, llamó a los diputados a interactuar con sus electores en los barrios, donde está la fuerza y la base social de la Revolución. (foto SITIO PRESIDENCIA)

Varios parlamentarios aportaron ideas acerca del despertar pospandémico, que será difícil para la mayoría. El desafío actual es llegar poco a poco a esa tan acariciada vida “normal”, con el auxilio de todos los aprendizajes del aislamiento, que obligó a recomponer tiempos, hábitos, responsabilidades, convivencia familiar. Lidiar con el espacio virtual está entre lo más perdurable y valioso de la pandemia. Y aunque ya nada será igual, esa práctica ya es definitivamente también parte del futuro, en lo laboral y personal.

El país se prepara para volver a la normalidad, con el acento puesto en la economía, mientras en muchos de sus barrios hierven las transformaciones y llega un cierto alivio ante la necesidad de atención y de un entorno menos en deuda con su gente. Se ensayan soluciones en las que participan los propios vecinos, junto a quienes tienen la obligación de responder por esas demandas.

En medio de los muchos motivos para celebrar que la vacunación masiva logró poner a raya la pandemia, se restrenan grupos de trabajo comunitarios y de prevención social con los delegados en primera fila. Muchas de esas experiencias estaban dormidas, como si hubieran caducado sus funciones.

Las urgencias de esas comunidades clasificadas en desventaja, dicen lo contrario, de ahí que hayan vuelto a la carga los trabajadores sociales, junto a estudiantes universitarios, cuya mirada ha contribuido al despertar del sentido humano y de justicia que caracteriza a una Revolución tejida con todos y para el bien de todos.

Los delegados del Poder Popular –que entre noviembre y diciembre rendirán cuenta de su quehacer después de dos años–, cuyo mandato se extendió hasta 2022, tienen ante sí la responsabilidad de avivar la participación de los vecinos en función de los problemas que los aquejan, como afirmaron varios parlamentarios.

Ese espacio de intercambio, suspendido durante el azote del coronavirus, dio lugar a que carguen en su agenda numerosos problemas irresueltos, pendientes…, sumado a que arrastran la deuda de ser verdaderos protagonistas del ejercicio de gobierno a nombre de quienes los eligieron.

En un país cuyo sistema político se asienta en esa estructura local, y en la activa contribución de cada elector junto a sus organizaciones barriales, urge que los delegados defiendan en cada palmo de tierra bajo sus pies las atribuciones asignadas a ellos por la Constitución y las leyes, y exijan su cumplimiento estricto a quien pretenda ser indiferente y dé la espalda con insensibilidad manifiesta o velada a las demandas de la ciudadanía.

Esa es una de las maneras de hacer que hoy salvan la vida de un proyecto social, venido de sangre y memoria, por el cual vale brindar chocando los nudillos de los dedos o con copas, según sea posible después de la enfermedad que provocó tantas muertes y contagiados. Ante los obstáculos que vengan de cualquier norte y frente a gente que quiera emprender el camino al revés, vive una obra que llegó hasta este tiempo y cuenta con un corazón colectivo y toda su savia lista para empinarse otra vez y seguir adelante.

El Estado cubano y su pueblo saben defenderse

Ana María Mari Machado, vicepresidenta del Parlamento Cubano, dio lectura a la denuncia de ese órgano contra el Gobierno de los Estados Unidos por sus continuos intentos de promover el caos para un cambio de sistema en Cuba, como parte de su estrategia de guerra no convencional, que incluye, entre otras agresiones, una política hostil dirigida a estrangular la economía nacional, la subversión redoblada y permanente, la creación y promoción de campañas comunicacionales con utilización de las redes sociales para provocar desestabilización y aparentar ingobernabilidad.

Frente a tales pretensiones, afirma el texto, Cuba Socialista avanza y se reanima por el esfuerzo, la resistencia, la inteligencia y la firmeza de su pueblo unido, orgulloso de sus conquistas, firme en sus convicciones y decidido a defender el Estado socialista de derecho y justicia social, democrático, independiente y soberano.

El máximo órgano del poder estatal cubano, en nombre del pueblo que representa, denuncia que la administración estadounidense organiza, instiga, facilita, financia, alienta y tolera agresiones contra Cuba desde su territorio. Se ejecutan provocaciones de personas y grupos sin escrúpulos, aupados y apoyados por algunos congresistas que se valen de redes sociales para convocar manifestaciones inconstitucionales, actos vandálicos, sabotajes y otras acciones criminales, con el fin de derrocar al Gobierno, incluso a través de llamados a la intervención militar directa
de Estados Unidos.

La vicepresidenta de la Asamblea agregó que este órgano “respalda la decisión del gobierno revolucionario de enfrentar e impedir, en ejercicio de la soberanía y la ley, la agresión del imperialismo estadounidense que se propone destruir el orden constitucional, la Revolución y el Socialismo en Cuba”.

Calar en la economía

Cuba no se detiene, aun en medio de condiciones excepcionales

Una caída del Producto Interno Bruto en un 13 por ciento pudiera parecer una bicoca. Ya no sería lo mismo, si se acompaña de 3 000 millones de dólares, el monto al que ascienden las pérdidas en la economía cubana en los dos últimos años por los efectos combinados del bloqueo y la covid-19. Sus secuelas se hacen sentir en el día a día de los cubanos, escasez de productos, largas y fatigosas colas. 

Con la implantación de la Tarea Ordenamiento, a principios de año, se intentó poner en orden a la economía. Mas las cosas no salieron como se diseñaron y en la esfera de la circulación mercantil minorista comenzó una escalada especulativa sin frenos. Desde entonces la Isla está sentada encima de un volcán.

Alejandro Gil Fernández estima que, mientras exista una demanda insatisfecha, las distintas formas de gestión tendrán una oportunidad para insertarse. (foto VLADIMIR MOLINA)

De tales realidades comentó Alejandro Gil Fernández, viceprimer ministro, al actualizar a los diputados sobre la marcha de la economía hasta el cierre de septiembre. La tendencia al alza de los precios en el mercado internacional favorece las exportaciones, pero tensa aún más las importaciones. Al detenerse la industria sin chimenea, los ingresos en divisas por el turismo quedaron atrapados en el tiempo.

Cuba es una economía abierta y necesita importar insumos para poder producir. Empero, sin liquidez, la situación se torna bien compleja. En tal sentido, se ha visto afectada –particularmente– la producción de alimentos. Para no quedar de brazos cruzados, el Gobierno aprobó un paquete de medidas que buscan estimular al productor agropecuario, como una de las vías al incremento de las ofertas a la población. 

De igual manera, se adoptan decisiones de gran calado para estremecer a las empresas. La última de esas, la eliminación de la escala salarial para retribuir el trabajo. Sin embargo, a pesar de las medidas, el sistema empresarial todavía no ha reaccionado como necesita el país. El 30 por ciento cerró con pérdidas el mes de septiembre.

“No podemos decir que todas son por ineficiencias, hay algunas que en el propio tránsito de la Tarea Ordenamiento le diseñamos pérdidas y se están comportando acorde a ese diseño. Pero evidentemente tienen también problemas de eficiencia, de productividad. Hay limitaciones materiales. Pero sobre todas las cosas hay que hurgar en la parte subjetiva. Y no es despreciable”, subrayó Gil Fernández. 

A su juicio, el país tiene una demanda insatisfecha que puede ser una oportunidad, un catalizador para la inventiva y la búsqueda de soluciones, tanto para el sector estatal como para el no estatal.

Los objetivos inmediatos del Gobierno estarán dirigidos a controlar la inflación, lograr la sostenibilidad del Sistema Electro-Energético y la atención a las personas vulnerables.

Puntos fuertes

De la producción agropecuaria depende también la sostenibilidad alimentaria. (foto PASTOR BATISTA)

Para Oscar Luis Hung Pentón, presidente de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC), el punto más fuerte de la economía cubana, y su talón de Aquiles, está en la empresa estatal.  “Ella es la mayor aportadora, incluso de ingresos al presupuesto del Estado, y el eslabón fundamental de la economía.

“Si la empresa estatal socialista está bien, nuestro desarrollo económico y social irá en avance. Pero, si no se estremece, ni utiliza todas las prerrogativas y medidas aprobadas para su fortaleci-miento, ahí estaría su debilidad. Porque además no tengo dudas de que el resto de las transformaciones realizadas, con la actualización de los otros actores económicos, va por buen camino y buen paso. Y serán un complemento importante al desarrollo”.

Tanto el viceprimer ministro, como otros dirigentes, en reiteradas ocasiones han señalado el factor subjetivo –la mentalidad– como un freno a la hora de realizar los cambios en el sistema empresarial. Precisamente, ante la inercia que mantienen algunos directivos, el diputado Raúl Alejandro Palmero propuso hacer procesos de idoneidad a los directivos de las empresas porque no todos cumplen con tener un pensamiento innovador, sin miedos, buscar soluciones…

Hung Pentón valora por su parte que estamos en un período de constantes transformaciones de todas las normativas que rigen hoy el desempeño empresarial. También en el marco de las finanzas, en la actualización de la contratación. Es decir, hay un intenso ejercicio de replanteo jurídico en el país.

“Y los empresarios tienen que recibir, en primer lugar, una capacitación adecuada. Para decir quién es o no idóneo se requiere una preparación con métodos científicos de los directivos empresariales para que se puedan apropiar de las nuevas normativas, procedimientos. Porque es mucho contenido difícil de asimilar en cuanto a la magnitud y a los cambios que plantean”.

A su juicio, los que no reaccionen y no sean capaces de autoprepararse y apropiarse de manera creativa e innovadora de las posibilidades abiertas a la gestión empresarial quedarán en el camino. Ahora hay que tener sentido común para comprender que los empresarios están en un proceso de constantes cambios y adaptándose a las nuevas condiciones que se imponen desde la actualización del modelo económico y social.

“Hay muy buenos ejemplos, pero esos han tenido por muchos años respaldo a sus actividades, como pivotes del Estado y el Gobierno. Y eso marca la diferencia con otros sectores. La vida solita irá dejando en el campo a aquellos que no sean capaces de moverse con la prontitud que necesita hoy el país”.

Del control… al presupuesto

A juicio de la diputada Gladys Bejerano Portela, Contralora General de la República, la decisión de eliminar la escala salarial dentro del sistema empresarial es un paso importante: “todos debemos estar atentos a que eso no se prostituya. Que yo no te pague a ti más salario porque eres mi amiga. O me caes bien. Eso hay que hacerlo con un procedimiento interno.

“¿Por qué si van a hacer un correcto ajuste de distribución de salarios no se colegia con el sindicato, con otros directivos de la empresa? Y después lo lleva al consejo de dirección. Entonces hay quien dice: eso es mucho tiempo. No es verdad. Las cosas se pueden hacer eficientemente en el menor tiempo posible. Pero trabajar rápido no quiere decir improvisar, o que cada cual haga lo que desee o
le convenga”.

La dirección colegiada es también una manera de proteger de errores y deficiencias a los directivos. Bejerano Portela opina que el jefe tiene la posibilidad de oír bien a todo el mundo y después tomar la decisión más certera. Mas si no quiere oír a nadie y hacer solo su voluntad, seguro tendrá problemas. Podrá tener decisiones brillantes, pero ¿cuántas equivocadas?

La Contralora comentó que actualmente realizan visitas a las entidades para evaluar las medidas que flexibilizan la gestión empresarial.  “Son acciones de intercambio y asesoramiento para ayudar a entender, a corregir y también para aprender nosotros. Porque las cosas no solo se aprenden de arriba, también se aprenden de abajo”.

La Conceptualización del modelo cubano, los Lineamientos aprobados desde el VI Congreso del Partido, –actualizados en el último cónclave partidista–, y el Plan Nacional hasta 2030, ahora sí parecen ir de la mano.

“En los macroprogramas hoy, argumenta el Presidente de la ANEC, ya tenemos la posibilidad de haber integrado para su implementación cada uno de los 201 lineamientos aprobados en el 8vo Congreso del Partido. Dentro de estos hay programas de trabajo y proyectos que se vinculan. Existe una participación, como bien explicaba el Ministro de Economía y Planificación, más horizontal, con diversas miradas, desde la academia, el sector productivo, el sector público, de los propios organismos rectores de cada una de las actividades, que, además, tienen la función estatal de enriquecer los resultados que se pueden lograr en la implementación de estos lineamientos, los cuales van a concretar el avance en el corto y mediano plazos.

“No es un tema privativo de la capital. El país en pleno se ha involucrado en la participación en los macroprogramas y esto es una diferencia sustancial con respecto a la forma en que los tratábamos desde la comisión, la implementación de los Lineamientos.

“Creo que es una manera revolucionaria de conducir el de-
sarrollo económico y social del país, y cumplir con las metas que nos hemos trazado para 2030. Y todas ellas lo que dan es mayor satisfacción a las necesidades que va teniendo la población y más prosperidad a la nación. Es lo que esperamos todos los cubanos de nuestro modelo de desarrollo socialista”.

¿Saco sin fondo?

El déficit fiscal al cierre del pasado año alcanzó la cifra de 20 734 millones de pesos. Muy por encima del que aprobaran los legisladores para el ejercicio fiscal. Cierto que la reforma de salarios, jubilaciones y prestaciones monetarias de la asistencia social obligó a subir la varilla de los gastos para respaldar la Tarea Ordenamiento.

Sin embargo, mientras mayor es el déficit fiscal los equilibrios macroeconómicos se tambalean. No por gusto Manuel Marrero Cruz, primer ministro, alertó: “el presupuesto del Estado no puede ser un saco sin fondo”.

En tal sentido aseguró que desde el erario público se han destinado miles de millones para financiar pérdidas por desfalcos, desvío de recursos e ilegalidades. Y eso se acabó. Hay que poner un punto final, dijo enfático. 

El primer ministro exhortó a los gobiernos municipales y territoriales a realizar una adecuada administración de los recursos financieros para atender las urgencias locales, sobre todo las relacionadas con los barrios vulnerables y que deberán atenderse sin improvisaciones.

Por ello, para 2022, subrayó, el presupuesto que se presentará a la Asamblea Nacional del Poder Popular para su aprobación será diferente.

Por un Partido cada vez más democrático

En medio de circunstancias complejas, la organización de los comunistas cubanos trabaja para avanzar hacia un mayor bienestar social.

Aunque implicara “apretar” un poco más el tiempo, la agenda de la VII sesión ordinaria correspondiente a la IX legislatura del Parlamento analizó la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, así como la Con-ceptualización del Modelo de Desarrollo Socialista, documentos estratégicos aprobados por el 8vo Congreso del Partido.

Ambos resultan instrumentos programáticos, medulares para el desempeño económico y el progreso social de la nación, a cuyo alcance e interés no escapa nada ni nadie: desde el propio Gobierno, con sus ministerios, institutos y formas de organización y de dirección empresariales, instituciones y organizaciones, hasta el ciudadano residente en la más apartada zona rural o montañosa.

No por casualidad Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político y secretario de Organización y Política de Cuadros del Comité Central, puntualizó que el Congreso ratificó el desarrollo de la economía nacional, junto a la lucha por la paz y la firmeza ideológica como las misiones principales de la organización.

Los retos de más alta prioridad se relacionan con la necesidad de fortalecer constantemente la economía nacional sobre la base de un empeño realmente integrador que traduzca en eficiencia y en resultados las potencialidades de la empresa estatal, así como del creciente sector no estatal, en aras de resolver necesidades en todos los ámbitos para un progreso ascendente y sostenible.

Tras la intervención de Morales Ojeda, los diputados apoyaron la actualización de los Lineamientos de la Política Económica y Social y de la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista, aprobada en el 8vo Congreso del Partido. (foto OMARA GARCÍA MEDEROS)

Ojeda insertó, en diáfano abanico de ideas, asuntos que ningún cubano debe olvidar como las distintas formas de propiedad. También, el imprescindible uso de la ciencia en cada proceso, el recrudecimiento de la batalla ideológica y en particular del llamado a la subversión interna por parte del enemigo imperial, el consiguiente combate en todos los terrenos, con énfasis en el espacio digital; el imperativo de un mayor enfrentamiento institucional y social a indisciplinas, ilegalidades, formas de corrupción y otros fenómenos que perjudican al país…

Según apuntara el Presidente cubano en la clausura de la sesión del Parlamento, “el 8vo Congreso del Partido, celebrado en este difícil año, nos dejó valiosos debates y orientaciones fundamentales que son el referente y el mayor impulso a cuanto hacemos”.

Problemas tan desafiantes como los vacíos, las fallas en la comunicación, la necesidad de fomentar el diálogo, la participación y el control popular, la vida en nuestros barrios, la labor de las organizaciones de masas y sociales, la atención a los sectores vulnerables de la población, el conocimiento de las problemáticas e intereses juveniles deben despertar en el Partido una mirada especial.

Igualmente los errores, las rutinas, la burocratización del trabajo en la comunidad, tan criticada durante el Congreso, también requiere la atención de los militantes y de los diputados en cada territorio por donde resultaron electos.

Conceptualmente muchas cosas han quedado bien claras otra vez: 201 lineamientos devienen zumo para obrar hasta 2026; existen un Programa Nacional de Desarrollo, seis macroprogramas que derivan programas y proyectos hasta la base… resta actuar bajo la convicción de que solo el trabajo creador genera riqueza verdadera y que debe estar imbuido de valores morales sólidos.

Gratitud a quienes nos salvan

Diputados cubanos reconocen a científicos y al personal de la Salud por sus aportes y entrega en el enfrentamiento a la pandemia

Por MARIETA CABRERA

Científicos condecorados días atrás con el título de Héroe del Trabajo de la República de Cuba, recibieron el reconocimiento del Parlamento cubano. (foto VLADIMIR MOLINA)

Diputados cubanos reconocen a científicos y al personal de la Salud por sus aportes y entrega en el enfrentamiento a la pandemia

Cualquier gesto de agradecimiento parece pequeño ante la proeza realizada por los hombres y mujeres que laboran en los sectores de la Ciencia y la Salud Pública en Cuba durante estos casi dos años de pelea contra la covid-19. Por eso una vez más asistimos al reconocimiento, ahora por parte del Parlamento cubano, a quienes han puesto no solo su inteligencia y constancia, sino su alma y corazón, en esta lucha para salvar vidas. Lo han hecho con creces.

Con la presencia de prestigiosos científicos en el plenario durante la VII sesión ordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el doctor José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud Pública, presentó una actualización de los aportes de la ciencia en el combate contra “una de las más terribles epidemias vividas por la humanidad en los últimos
siglos”, dijo.

En este contexto, el titular destacó la aprobación por el Consejo de Ministros, en fecha tan temprana como enero de 2020, del Plan Nacional para la Prevención y Control del nuevo coronavirus y su actualización sistemática, acorde con las experiencias aportadas por la ciencia. Esto ha permitido, afirmó, anticiparnos a los riesgos de la enfermedad y actuar sin improvisación.

La voluntad política del Partido y del Gobierno de poner en primer lugar la salud de las personas, teniendo como premisa una gestión basada en el empleo de la ciencia, fue resaltada por el ministro y acotó que justamente en esta se han encontrado las mejores respuestas para combatir al virus.

Lo corrobora la concreción de 1 023 proyectos de investigación e innovación desarrollados a nivel nacional, provincial e institucional, explicó Portal Miranda, e ilustró que como respuesta a la covid-19 se ha conformado una carpeta con 27 productos logrados en las empresas del Grupo Empresarial de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica (BioCubaFarma).

Entre esos éxitos resaltó la existencia de tres vacunas propias, aprobadas por la autoridad regulatoria nacional para su uso de emergencia, y dos candidatos vacunales, ambos en ensayo clínico. El ritmo de vacunación en el país ha permitido que desde hace más de dos meses lideremos el indicador de mayor proporción de dosis diarias aplicadas por cada 100 habitantes, con un promedio diario de 250 000 vacunas, enfatizó el titular. Destacó que Cuba es la única nación que ha podido vacunar de forma masiva a sus niños y niñas, desde los dos años de edad.

La simiente de estos frutos es el desarrollo de la medicina y la ciencia, gestado por Fidel desde el triunfo de la Revolución. Por eso, como expresó en una entrevista el doctor Vicente Vérez Bencomo, líder de las vacunas Soberana: “estas son obras de grandes colectivos siempre. Si a uno le toca capitanear un barco, el barco no es nada con un capitán; el barco con un capitán es un barco a la deriva; solo es un barco con toda su tripulación y, realmente, yo he contado con tripulaciones maravillosas, a las cuales les debo todo”.

Cuba, ese barco-país, tiene la fortuna de contar con excepcionales tripulaciones –de microscopio y batas blancas– que, en medio de las aguas procelosas de la pandemia, nos han salvado. “Cada vacuna creada y aplicada, cada compatriota inmunizado, cada contagio evitado y cada vida salvada son triunfos de la causa nacional y derrotas de la agresión imperialista contra nuestro país”, afirmó el presidente cubano Miguel Díaz Canel, al clausurar la sesión.

Cuando la realidad se impone

La implantación de la Tarea Ordenamiento sacó a flote debilidades de la economía insular

Para Marino Murillo las desviaciones del diseño de la Tarea Ordenamiento ocurrieron en la esfera minorista. (foto VLADIMIR MOLINA)

El diputado Marino Murillo Jorge sube al podio despacio, como repasando en la memoria cada palabra. El tema que explicará en el plenario ha mantenido en vilo a mucha gente: los resultados de la implantación de la Tarea Ordenamiento (TO).

Asegura que para hacer sus cálculos, no tuvo necesidad de llamar a ninguna empresa ni Organización Superior de Dirección Empresarial. Los estados financieros publicados en la Oficina Nacional de Estadísticas e Información le fueron suficientes.

A juicio de Murillo, uno de los resultados positivos del ordena-miento es que el presupuesto del Estado dejó de subvencionar a las empresas al lograrse la igualdad cambiaria de uno por 24. Al hacer el balance de los resultados del diseño de la TO en el mercado mayorista, asegura que se mantuvo según las predicciones hasta el cierre del primer semestre. “La meta de inflación era de 1 200 por ciento y en el sistema empresarial no se va a llegar a ese por ciento. El ajuste que se esperaba se logró. El problema está en la inflación minorista”, reitera a BOHEMIA.

Con la devaluación del tipo de cambio en el sector empresarial de un 2 300 por ciento; y la reforma de salarios, jubilaciones y prestaciones monetarias de la asistencia social, se creó el caldo de cultivo para una inflación que desbordaría los pronósticos ante una crisis de oferta, agudizada por las medidas de las administraciones norteamericanas y los impactos de la covid-19 a escala global. 

Murillo considera que la principal desviación del diseño de la TO está precisamente en la inflación minorista, en tanto se ha visto muy afectada la capacidad real de compra de los ingresos. En ese sentido, las quejas e inconformidades de la población no son infundadas.

Pero, ¿cómo ponerle frenos a la galopante inflación? El diputado considera que puede haber muchas soluciones, algunas pasan por la esfera productiva, como mayor participación de los productores nacionales en función de satisfacer las demandas del pueblo. Otras, son más financieras, mejor control de la liquidez en moneda nacional en manos de la población, velando porque el presupuesto recobre los equilibrios macroeconómicos.

¿Qué nos faltaría hacer, desde una perspectiva monetaria, para tratar de contener el incremento desorbitado de los precios? Oscar Luis Hung Pentón, presidente de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC) estima: “Además de darse una respuesta productiva del lado de la oferta, porque hay una demanda insatisfecha, hay muchos instrumentos financieros que poner a prueba. Otros, realmente están necesitando consolidarse para que puedan ser utilizados por los distintos actores.

“No se puede desconocer que nuestro mercado tiene muchísimas insuficiencias. Cuando usted ve que el precio del aguacate en Camagüey es de cinco pesos y en La Habana 25, eso es imperfección del mercado; o si en las tiendas en MLC, donde la única forma de venderle es mediante una tarjeta magnética, no funciona el POS; o que un grupo de acaparadores, revendedores  especulen con las mercancías. Estos son temas de control, de indisciplinas administrativas que tienen mucho que ver con este fenómeno de la inflación. Amén del tema de la demanda.

“Hay muchas aristas para trabajar porque este fenómeno es multicausal. Pero también el sistema financiero, particularmente el financiero bancario, tiene mucho que actualizarse en este sentido a fin de proporcionar herramientas que desde la macroeconomía puedan conducir las finanzas y la política monetaria del país acertadamente”.

Agenda legislativa cubana por más derechos

El Parlamento dio luz verde a normas jurídicas que regulan la actividad judicial en el país, ejercicio que ha tomado meses de preparación y ha dado lugar a una verdadera reforma procesal.

La mejor de las bienvenidas por su impacto en la vida de las personas tendrán las cuatro leyes relacionadas con el ámbito judicial, aprobadas por la Asamblea Nacional del Poder Popular en esta sesión ordinaria. Son textos novedosos, modernos, y ajustados a la realidad y los tiempos de hoy.

Pero su singularidad radica en que respaldan derechos con mayores garantías para la ciudadanía, a partir de lo preceptuado en la Constitución de 2019, desde el enunciado de su primer artículo: Cuba es un Estado socialista de derecho y justicia social.

Las cuatro normas contienen los códigos de procesos, del pro-ceso administrativo, del proceso penal y de los tribunales de justicia, y fueron ampliamente debatidas por parlamentarios y expertos en esas materias en diversos espacios de diálogo, que, junto a útiles criterios de la población, enriquecieron su letra.

Atemperar el accionar de los tribunales populares cubanos en materias civil, administrativa, laboral, económico y penal, con espíritu renovador materializa, al decir del presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, el acceso a la justicia para todos y amplía el debido proceso con las garantías que estas leyes refuerzan.

Iniciativa legislativa

En un ejercicio de ejemplar democracia, el presidente del Tribunal Supremo, Rubén Remigio, intercambió con los diputados acerca de los contenidos de las leyes y sus criterios de modificación. (foto VLADIMIR MOLINA)

Como comentó Rubén Remigio Ferro, presidente del Tribunal Supremo Popular, encargado de ejercer la iniciativa legislativa en cumplimiento de la Disposición Transitoria Décima de la Constitución, en la redacción de los cuatro textos los expertos tuvieron en cuenta la necesidad de actualizar y dar mayor coherencia a la práctica judicial en el país, a partir de convenciones, protocolos y otros tratados internacionales ratificados por la Isla.

Igual importancia se otorgó a propuestas y recomendaciones de cientos de trabajos investigativos, fruto de la ciencia y la innovación en universidades y otras instituciones, las que aportaron ideas a la construcción colectiva de sus contenidos.

Destacó que con respecto a la legislación actual un paso de avance es la supresión de trámites burocráticos, con lo cual se agilizarán y simplificarán procederes, regulados en el nuevo Código de Procesos, que establece cómo operar asuntos de diversas materias (civil, familiar, mercantil, del trabajo y la seguridad social), que podrán tener similares modos de encaminarse.

Estas leyes, vistas en su conjunto por primera vez, abordan el ámbito judicial y varios de sus postulados nunca antes habían sido incluidos en la legislación cubana. Desde el punto de vista organizativo y funcional se desarrollan conceptos a los que la Constitución le concedió una especial connotación en cuanto al acceso a la justicia, el debido proceso y la tutela judicial efectiva.

Entre otras novedades que refuerzan derechos y garantías aparece ahora lo regulado en los artículos 92, 94 y 99 de la Ley de Leyes, que incluyen la reparación o indemnización por daños provocados indebidamente por directivos, funcionarios o empleados.

José Luis Toledo Santander, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos, detalló los antecedentes históricos de las leyes aprobadas, y los cambios que han tenido en el tiempo. (foto VLADIMIR MOLINA)

Como destacó José Luis Toledo Santander, presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos, las modificaciones en la competencia de los tribunales para asuntos administrativos no tienen precedentes en Cuba. Ahora surge como norma independiente por la trascendencia que se le ha dado.

“Lo que las personas se veían obligadas a tramitar mediante quejas ante las autoridades por actuaciones indebidas de las administraciones, ahora pueden hacerlo también ante los jueces”, explicó. Quiere decir que por vez primera los ciudadanos podrán establecer demandas contra quienes los afecten. El objetivo de las reclamaciones será la rectificación de los actos que indujeron a perjuicios. Obviamente, antes habrá que agotar el recurso de ir ante la autoridad superior del supuesto responsable de la nociva decisión.

Vale destacar que también aparece por primera vez la figura de la víctima y su tratamiento, ahora bajo protección teniendo en cuenta los argumentos recogidos en la Carta Magna.

Al referirse al tema, el ministro de Justicia, Oscar Silvera Martínez, acotó que esta Ley del Proceso Administrativo influirá en “la creación, en las administraciones a todos los niveles, de un ambiente de legalidad y control, al tiempo que debe propiciar una cultura jurídica superior para que funcionarios, directivos y trabajadores conozcan sus derechos aquí recogidos. Los asesores jurídicos deben actuar con profesionalidad y no admitir lo mal hecho para que cada responsable pueda decidir bien sin provocar daños”.

Por su parte, la Ley de Tribunales refuerza el principio de independencia de los jueces, quienes deben obediencia solo a las leyes y la Constitución. También se reconoce de forma explícita la imparcialidad, la gratuidad de la justicia y la oralidad de los juicios para todas las materias. El juicio oral en Cuba está bien sedimentado en el área penal y no en las demás, muchos de los cuales han discurrido a nivel de escritos entre las partes.

No basta con hacer leyes, hay que aplicarlas bien

En diálogo con BOHEMIA, Yumil Rodríguez Fernández, vicepresidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del Parlamento, comenta que cuando redactaban la Carta Magna se previeron ajustes y adecuaciones en muchas de las leyes vigentes. Pero, al analizar una por una, la realidad arrojó que había que ir más allá y se llegó a una verdadera reforma procesal.

Uno de los desafíos a la vista es la preparación de todos los operadores de la justicia: jueces, abogados, fiscales, incluso la población, cuyos derechos se han reforzado con mayores garantías. Y si no conoce cómo reclamar, a qué puerta tocar, nos quedamos en las mismas de antes, a juicio del diputado, quien también formó parte del equipo redactor de la Constitución.

Destaca que la puesta en vigor de estas leyes se había pensado prolongarla por lo menos seis meses tras ser aprobadas para dar tiempo a la preparación. Pero ahora se pondrán en vigor en enero próximo porque al aplazarse su aprobación dada la situación de pandemia, se ha contado con un lapso mayor que no solo permitió enriquecer el articulado, sino ampliar las consultas a un número mayor de juristas, luego de publicados los textos en los sitios web de la Asamblea y del Tribunal Supremo.

“Como se han venido preparando, se supone que son de su dominio. Aunque sabemos que su adecuada aplicación depende del mejor manejo que se logre de sus contenidos. La propia Constitución aprobada hace dos años, todavía hay muchas personas que no la conocen bien”.

Tampoco se han podido aplicar varias de las normativas que regulan la organización y funcionamiento de todas las estructuras de gobierno. La situación sanitaria obligó a trabajar en lo urgente y dejar a un lado lo estratégico, y aún no se ha podido regularizar la preparación de las buenas prácticas que deben acompañar su aplicación. Ese proceso vendrá a partir de la nueva normalidad.

“Un gran desafío supone la posibilidad que les otorga la
ley a las personas a emplazar ante un tribunal si son perjudicados por decisiones indebidas de un funcionario a cualquier nivel. El sistema judicial debe estar bien capacitado para aplicarlo, pero también los funcionarios deben saber que no pueden vulnerar derechos.

“Se supone que el funcionamiento social se encamine mejor sabiendo qué derechos se tienen y a qué puertas se debe tocar frente a cada conflicto. Eso es también un modo de participación en las decisiones. En los tribunales las personas encontrarán el amparo a sus derechos y garantías.

“Se sabe que un buen número de quienes se quejan en las oficinas de atención a la población tienen razón en lo que reclaman. Ahora pueden ir al tribunal. Esta ley facilita y exige que haya aplicación de la justicia y se ejecuten las sentencias”.

Calendario legislativo a la orden

El secretario de la Asamblea Nacional y del Consejo de Estado, Homero Acosta, presentó para su ratificación los acuerdos y los decretos-leyes aprobados por ese órgano desde la pasada sesión ordinaria. (foto SITIO PRESIDENCIA)

Como nunca antes el país asiste a un amplio entramado legislativo de gran calado social, que ya muestra avances, pese al azote de la pandemia. La Asamblea acordó seguir un cronograma riguroso, moderno, atendido personalmente por el Presidente de la República, quien ha advertido que el mayor desafío es hacer cumplir lo legislado para que las leyes sean letra viva.

Ese programa incluye normas vigentes que requieren modificaciones, y otras totalmente nuevas, partiendo de una proyección estratégica nacional y de las transformaciones que necesita el país. Son fruto de un ejercicio democrático en el que todos aportan, desde los expertos hasta los ciudadanos, pasando por los diputados en constante consulta.

Ahora la Asamblea aprobó cuatro proyectos de leyes, además de ventilar el cumplimiento de la Ley del Presupuesto del pasado año. Antes se habían aprobado las del funcionamiento y organización de las estructuras del Gobierno, que dan cuerpo a la institucionalización del país. Y le seguirán otras a partir de lo preceptuado en la Constitución. 

El reto mayor no es hacer las leyes, discutirlas y aprobarlas. Es que se apliquen adecuadamente para respaldar toda la justicia posible.

Una de cal… y dos de arena

Desde su larga experiencia en las construcciones, la diputada Francisca Jorge Márquez tiene sólidos argumentos para asegurar: “si las obras no avanzan hoy en día es porque improvisamos mucho los ejecutores”. A su juicio, no puede suceder que estos no sepan interpretar un plano, desconocer el proyecto, o los materiales necesarios y equipamiento para construir.

A esta infatigable camagüeyana le duele que no se aproveche la tecnología Sandino para avanzar a mejor ritmo en el programa de la vivienda y en la construcción de las células habitacionales a los casos de subsidios. Francisca no entiende por qué las empresas del Ministerio de la Construcción (Micons) son las que menos casas levantan y no chequean las obras con el rigor requerido.

El punto crítico en el programa de la vivienda es la rehabilitación para detener el deterioro del fondo habitacional, que trae insatisfacciones de la población, en tanto no se consigue el rescate integral de edificios y viviendas, reducción de vulnerabilidades y trasformación de ciudadelas, puntualizó Santiago Lajes Choy, al presentar el Informe de la más alta fiscalización al Micons, que realizaran por primera vez los diputados de las comisiones de Industria, Construcciones y Energía, y de Asuntos Económicos, de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Acerca de la implementación de la Estrategia económico-social para impulsar la economía y enfrentar la crisis global derivada de la covid-19, precisó Choy que en las entidades de la construcción existían avances parciales durante el primer trimestre del año, en particular en la sustitución de importaciones, y el inicio del programa inmobiliario de construcción de viviendas para arrendar y vender.

Las tres Organizaciones Superiores de Dirección Empresarial (OSDE) han trabajado para encadenarse a la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), como una de las vías para obtener los ingresos en divisas y poder reaprovisionar sus ciclos productivos y garantizar las ventas a la población.

 En los estudios realizados como parte del posicionamiento internacional que demanda la ZEDM se evidencia que Cuba se ubica dentro de los cuatro países con mayor precio de los servicios de construcción, lo que la hace poco competitiva. Según el informe presentado, “aunque a nivel de Micons se encuentra identificado el fenómeno y se trabaja en su posible solución, aún no se perciben los resultados, elemento que influye negativamente en la atracción de nuevos negocios de mayor valor agregado”.

El Micons patrocina una decena de negocios con inversión extranjera, de los cuales siete ya están operando. Los incumplimientos reiterados del plan de exportaciones y de los ingresos por ventas de bienes y servicios en el país; los atrasos en las inversiones y las demoras en la presentación de los estudios de factibilidad fueron identificados como deficiencias.

Al cierre de agosto, 30 de las 126 empresas del organismo tuvieron pérdidas y no pudieron distribuir utilidades. Esta situación, alerta el informe de los legisladores, puede provocar el éxodo de la fuerza de trabajo especializada y profesional.

Después de muchos años de polémica, el sistema Precons, aún con los ajustes realizados a raíz de la Tarea Ordenamiento, continúa provocando dolores de cabeza a los constructores. La diputada Francisca Jorge Márquez sugiere “seguir revisando el Precons. Porque no es lo mismo una obra de arquitectura que otra industrial. Es verdad, no todo es dinero, pero una retribución justa motiva a seguir trabajando”.

Discurso pronunciado por Miguel M. Díaz-Canel Bermúdez, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, en la clausura del Séptimo Período Ordinario de Sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Palacio de Convenciones, el 28 de octubre de 2021, “Año 63 de la Revolución”.

 

Compartir

Delia Reyes Garcia

 
Delia Reyes Garcia