Estados Unidos: el antisistema como debate.
Foto. / gettyimages.ru
Estados Unidos: el antisistema como debate.
Foto. / gettyimages.ru

Estados Unidos: el antisistema como debate

Las próximas elecciones de medio término en Estados Unidos para renovar la Cámara Baja del Congreso, un tercio del Senado y 34 gobernaturas, darán continuidad en noviembre próximo a un mundo de frustraciones y malestar social. Y sin embargo…

Esta desconfianza hacia los sistemas económico y legal, y su uso antisistémico, no son solo un medio de crítica, sino también un recurso político. Demócratas y republicanos han utilizado las redes digitales para polarizar a los ciudadanos. Difunden datos e interpretaciones falsas todos los días; seleccionan temas subestimados en la política nacional, los completan con situaciones sociales (el aborto) y se presentan como representantes aptos para enfrentar lo que molesta.

Por eso, al exagerar el caso de los documentos de Mar-a-Lago, los opositores de Donald Trump corren el riesgo de perder. Las reacciones de la gente tras la publicación del texto subyacente a la orden de allanamiento eran predecibles. En consecuencia, la divulgación parcial influyó en la estrategia del exmandatario de exigir que se revelara todo el expediente con la esperanza de que no sucediera así.

En un caso normal, la justicia podría tomar una decisión sin que su legitimidad e integridad institucionales sean atacadas. Pero con Donald Trump no. Mientras sus abogados tratan de montar una defensa, sus colegas políticos solo necesitan retórica para desacreditar el pesado proceso del Departamento de Justicia. En tales circunstancias, no es suficiente apelar al orden regular y a la legalidad institucional. Trump ataca precisamente estas características.

Estados Unidos: el antisistema como debate.
Ambos partidos utilizan las redes digitales para polarizar a los ciudadanos. Foto. / gettyimages.ru

Además, la investigación de Hunter Biden se prolonga sin resolver y enoja a quienes afirman un “doble rasero” de la justicia. Hace unos pocos días, Mark Zuckerberg, fundador y consejero delegado de Facebook, comentó en el último episodio del podcast The Joe Rogan Experience que el FBI contactó con la plataforma de redes sociales antes de que el New York Post informara sobre los hallazgos en la computadora del hijo del ahora presidente estadounidense Joe Biden, que arrojaban luz sobre sus turbios negocios en el extranjero.

Por su parte, Antony Fauci, asesor médico principal del presidente Joe Biden, admitió que supervisó el estudio del virus de la covid-19 en Wuhan, China, y en varios laboratorios de Ucrania, según informó Fox News. Al ser interrogado sobre el propósito de abrir tantas investigaciones, el jefe de los epidemiólogos en EE.UU. respondió: “Se realizaron experimentos muy necesarios en interés de la seguridad nacional. Son extremadamente peligrosos y su realización en nuestro territorio está prohibido por ley. Pagamos buen dinero a los ucranianos, estaban felices. No fue nada difícil convencer a Kiev. Ellos no tenían idea de la mayoría de nuestros experimentos. También logramos abrir varios laboratorios en China, en Wuhan en particular”.

No obstante, las búsquedas en Mar-a-Lago, en la computadora de Hunter Biden o en los laboratorios de Ucrania y Wuhan, todavía están limitadas al tiempo y la burocracia. Obviamente, ambos partidos están librando una batalla tanto política como legal, con la esperanza de que la primera interrumpa la segunda. Pero, al parecer, la justicia está condenada a perder el debate tras recurrir a su práctica tradicional.

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos