Estudios Taíno: debajo de la piel
Foto. / Jorge Luis Sánchez Rivera.
Estudios Taíno: debajo de la piel
Foto. / Jorge Luis Sánchez Rivera.

Estudios Taíno: debajo de la piel

Dicen que la maquillista Elda López Yánez es toda una institución dentro de los policíacos de la televisión en Cuba. Por sus manos ha pasado el elenco de Móvil 8, Sector 40, Julito el pescador… “Llevo seis décadas dedicadas al vidrio. Empecé en el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos, luego pasamos al Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). Soy fundadora de Día y noche y de Tras la huella”, sostiene muy orgullosa.

Algunos bromean: “es más vieja que Matusalén”. Ella los desmiente: “Solo tengo 77 años, y aún me quedan muchos actores por maquillar y muchachitas por enseñar; los secretos del arte no se van conmigo a la tumba”, subraya mientras lanza una carcajada al aire y sus ojos brillan como luciérnagas.

Otro de los fundadores del espacio televisivo Tras la huella –enaltecido por los Estudios Taíno, del Ministerio del Interior (Minint),– Omar Alí comenta, justo en el set donde filman las principales escenas del coronel Silvio, jefe del Grupo Investigativo: “he tratado por todos los medios que mi personaje sea fresco, suave, relajado, creíble.

Estudios Taíno: debajo de la piel
Elda tiene tanto que enseñar todavía.

“Pienso haberlo logrado en alguna medida. Lo siento en las preguntas de los propios oficiales y de la gente en la calle. ‘Tú eres guardia, ¿verdad?’ Esa es la mejor crítica, porque, al creer eso, significa que tu personaje está funcionando”.    

Sergio, uno de los tres asesores de la serie, rememora: “el programa surgió en la Academia del Minint, como base material de estudio para los estudiantes de las distintas especialidades. Posteriormente, a partir de su aceptación, empezaron a emitirse por la televisión”.

Él también es de los precursores. Empezó en mayo del 2005. “Tenía experiencia de trabajo en el terreno como oficial operativo y docente de la Academia, pero no sabía nada de dramaturgia. He tenido que aprender con dedicación y entrega. A trastazos”.

Molina, también asesor, explica que desde hace dos años comenzó en la serie y se ha enamorado de este trabajo, a partir de sus experiencias en la investigación criminal, en la cual trabajó por más de 35 años en la especialidad de Homicidios.

El programa cuenta con tres equipos de trabajo: Pre-filmación o trabajo de mesa, la grabación y la posproducción, donde se dan los toques finales para la aprobación. Generalmente suman en su staff entre 40 y 46 trabajadores, contratados de modo permanente al ICRT. De manera temporal entran por obras una veintena de actores y otros tantos como figurantes especializados.

Antes de la covid se producían capítulos para cubrir dos temporadas, la de verano (julio- agosto) y la de invierno (enero-diciembre).

Estudios Taíno: debajo de la piel
El director Armando Toledo comparte algunas ideas con los actores antes de entrar a la filmación.

“Para este año se incrementó el mes de septiembre en la temporada de verano para un total de 17 capítulos. La segunda, la concentrarán solo en diciembre. Igual está previsto para el año 2023”, explica el teniente coronel Pedro Luis Pita, coordinador general del dramatizado, dedicado a divulgar el accionar de las mujeres y los hombres anónimos del Minint en el enfrentamiento a cualquiera de las manifestaciones delictivas y a mantener el orden interior.

En todos estos años ha pasado muchísimo personal técnico, camarógrafos, directores de fotografía, sonidistas, luminotécnicos, asistentes y guionistas, entre otros. Internamente han promovido cursos, con el apoyo del centro de capacitación del ICRT donde dan prioridad al personal más joven en distintas especialidades.

Luces, cámara… acción

Estudios Taíno: debajo de la piel
Rodaje del capítulo Batería de Litio.

El equipo de grabación se prepara. Lo dirige Armando Toledo. Como siempre anda de buen humor, revisando los detalles de la filmación. En el cuarto de maquillaje se acicalan Maikel Amelia, Miriam Alameda, Laura Delgado, Yailín Coppola. Parecen relajadas. Quizás repasando en la mente el texto del guion…

Toledo irrumpe en la puerta. Detrás, el equipo de BOHEMIA. ¿Qué capítulos van a filmar ahora? “Son dos. Batería de litio y El turno de guardia. Hoy se harán todas las escenas en el estudio donde se encuentra el salón de reuniones. Ayer hicimos la de los interrogatorios. Antier, las del hospital.

“En general nos preparamos con seis o siete meses antes del verano y dejamos listos todos los capítulos. Esta vez no, por los atrasos debido a la covid. Nuestro objetivo de los estrenos se va a cumplir, nuestros televidentes que cuenten con ello”, afirmó.

El equipo de pre-filmación, con Eduardo Vázquez Consuegra al frente, ultima las locaciones en el exterior, y prepara el casting que participará en la nueva serie Almacén I y II. Esta será la prueba de fuego del joven director y también su primera obra como guionista.

Estudios Taíno: debajo de la piel
Las viejas cámaras se cuidan como joyas, ante la escasez de financiamiento para reponerlas o alquilarlas a terceros.

“Como todos los casos de Tras la huella se basa en hechos reales, con modificaciones necesarias, acorde con los elementos de ficción que se le incorporan. En esta ocasión se trata de una serie de robos que ocurrieron en diferentes almacenes durante un tiempo determinado. El último robo lo realiza una mujer, implicada en los hechos”.

La actriz Rosa Elena Zactorres, productora de radio y asesora de casting, encarnará ese personaje. También actuarán Félix Chong y Alden Knight, junto al elenco fijo del programa, y otros rostros nuevos, en particular de la radio, y de primer nivel, para refrescar la pantalla.

Proyecto más que trabajo

Cuando Camilo Wilmayer llegó a los Estudios Taíno era camarógrafo. Después se hizo director de fotografía. La experiencia acumulada detrás de los lentes es vasta. Después de seis años allí se siente tan comprometido como cualquiera de los pioneros.

Estudios Taíno: debajo de la piel
Iris y Omar coinciden en la urgencia de mejorar los audiovisuales que producen.

Tras la huella es un proyecto bien acogido, no es solo un trabajo. Por eso aquí las cosas fluyen mejor. Para los nuevos muchachos que están entrando esto es una escuela; los más viejos les trasmitimos nuestra experiencia. Quienes entraron de cero salieron camarógrafos, sonidistas o editores”, subraya.

Katia Noris Oleaga es una de las jóvenes privilegiadas. Se graduó de camarógrafa en el Centro de Estudios del ICRT, una profesión “reservada” para hombres. Ahora, desde los Estudios Taíno, se prepara para entrar al nivel superior en la Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual (Famca).

Por su parte, Jorge Ernesto Rodríguez se encarga de adiestrar a los bisoños Luis Enrique Fernández y Amed García en el arte de la luminotécnica.

“Tallados a mano”

Hay personajes en la serie policiaca Tras la huella que parecen “tallados a mano”. La recta mayor Lucía, que interpreta la actriz Maikel Amelia; ahora la nueva instructora capitana Mabel, con su sobria concentración, protagonizada por Miriam Alameda; o el mayor Julio, vivaz y galán que arrasa corazones, en la piel de Leonardo Benítez.

Estudios Taíno: debajo de la piel
En el cuarto de edición, Frank Ernesto (al final) y Jorge Contreras muestran la secuencia de imágenes de la película.

“No hay nada que nos reconforte y comprometa más que el cariño del público”, dice agradecida Maikel Amelia. “Somos amigos. Somos un equipo. Nos cuidamos unos a los otros. Eso es muy importante. Llevamos muchos años juntos”, alega Miriam. “Hago mucho hincapié en que la gente vea al ser humano, lo que hay debajo de la piel del policía. Trato de ponerle colores al personaje para que sea más creíble porque de lo contrario es de cartón”, valora Leonardo.  

Estudios Taíno: debajo de la piel
Después de filmar… nada mejor que un buen almuerzo, servido con una sonrisa en los labios.

A pesar del extra que le ponen al programa actores y equipo de realización, todavía ellos se sienten insatisfechos. Algunos aducen problemas objetivos, como la falta de dinero para reponer cámaras y sistemas de audio e iluminación.

Más allá de esas limitaciones, concentran esfuerzos para renovar las maneras de hacer. “El ritmo de trabajo es tan fuerte, no lo puedes parar porque repercute en las temporadas y el público lo percibe. Los reajustes debemos hacerlos sobre la marcha, los guiones se puntualizan in situ con sus escritores, de acuerdo al criterio del colectivo de realizadores y las circunstancias en que se esclareció el caso. Incluso, incorporar la biografía de los personajes para humanizarlos.

“Pulir el trabajo de dirección. Quitarnos de encima lastres como el tono didáctico del programa y estereotipos. Hurgar en el contexto social de los acusados”, propone Iris Pérez, también asesora de la serie y guionista por más de una década.

La casona

Aunque la pandemia le puso un stop mayúsculo al programa, atrasando el proceso de filmación y edición, no evitó que el pintor y escenógrafo Jorge Pérez Castro, junto a otros trabajadores de los Estudios Taíno, remangaran sus camisas para remozar la casona ubicada en el céntrico Vedado, municipio Plaza de la Revolución, justo en la intersección de 23 y 4.

De poco hablar, como suelen ser las personas humildes, él cuenta que levantaron pisos, construyeron la pasarela lateral y un ranchón rústico, repararon estudios e hicieron otros nuevos como el laboratorio de criminalística. Cambiaron vitrales, arreglaron techos, pintaron. Todos pusieron su granito de arena para que en 2018 el colectivo de Tras la huella recibiera la Réplica del Machete del Generalísimo Máximo Gómez, que cuelga en una pared de la oficina del coordinador general del proyecto, entre otros reconocimientos de las instituciones y organizaciones de masas, lo que constituye un orgullo para todos.


CRÉDITOS

Autora: Delia Reyes

Fotos: Jorge Luis Sánchez Rivera

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos