Eterno contemporáneo

Un merecido tributo en la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí a la obra y al compromiso del notable intelectual portugués José Saramago revela valores de un hombre de trascendencia universal


Es considerado uno de los escritores importantes de la literatura contemporánea. Mereció el Premio Nobel de Literatura (1998), en ese momento el jurado reconoció su capacidad para volver comprensible una realidad huidiza con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión, la ironía.

José Saramago es un referente ético y estético.

En el año de su centenario la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí acoge la exposición Volver a los pasos dados, José Saramago (1922-2022), que propicia acercamientos a una obra magistral mediante libros, carteles, testimonios y la recreación musical de varios poemas.

El ser, el quehacer del autor maduro consagrado al difícil arte de la escritura son develados en conceptos asumidos por el prolífero novelista, poeta, periodista, traductor, dramaturgo portugués. Para él, la metáfora fue siempre la mejor forma de explicar las cosas. Consideraba al ser humano como la materia de su trabajo.

El grato encuentro abrió nuevas puertas al conocimiento del autor de Ensayo sobre la ceguera, El viaje del elefante, Las intermitencias de la muerte. En especial, el embajador de Portugal en Cuba, Excmo Sr. José Pedro Machado Vieirase, destacó el compromiso de Saramago con la historia de su país. Dijo que, al evocarlo en La Habana, “estrechamos los lazos de amistad entre Cuba y Portugal”.

Por su parte, el escritor, traductor Rodolfo Alpízar Castillo, rememoró las satisfacciones que le produjo conocer el estilo saramaguiano. “Sentí que había recibido la iluminación. En mi desarrollo intelectual hay dos momentos, el anterior y el posterior a la lectura de la novela Levantado del suelo. Ella cambió mi vida. Me dio el impulso para comenzar la obra que llevaba en mí y no me atrevía a hacer realidad, por no estar convencido de que la forma en que la concebía fuera factible”.

Su obra fue reconocida por los valores documental, histórico, formativo.

Hizo énfasis en un detalle emotivo: “Uno se transforma en autor del texto que traduce, yo fui el autor otro de esa obra. Después de eso ya nada sería igual para mí”.

La prosa fuerte, profunda de Saramago es expresión de una honesta voluntad literaria que rompe moldes, obediencias. Lidera en ella el desacato necesario para romper con la necedad o la indiferencia. Él descubre, advierte, ve donde otros apenas miran.

Lo ilustra en un fragmento de la novela Levantado del suelo: “Todos los días tienen su historia, llevaría años contar un solo minuto, el mínimo gesto, el descascarar menudísimo de una palabra, de una sílaba, de un sonido, para no hablar ya de los pensamientos, que es cosa de mucha enjundia, pensar en lo que se piensa, o pensó, o se está pensando, y qué pensamiento es ese que piensa el otro pensamiento, no acabaríamos nunca más”.

También su producción poética ilustra las preocupaciones del escritor interesado en congregar a los lectores frente a realidades terribles. Exquisitas recreaciones con música y canto lograron Lindiana Murphy (voz), Rosa García (voz y piano) y Alex Díaz (percusión) al presentar versos que revelan la necesidad de romper un silencio amordazador: Ha de haber un color por descubrir/ Un conjunto de palabras escondido/ Ha de haber una llave para abrir/ La puerta de este muro desmedido./ Ha de haber una isla más al sur/ Una cuerda más tensa y resonante/ Otro mar que nade en otro azul/ Otra altura de voz que mejor cante.

Deslumbró la poesía musicalizada en voz de la cantante Lindiana Murphy.

De igual modo la contribución de Saramago dramaturgo contribuye a las reflexiones sobre el ángel y el demonio que habitan en cada individuo. En la obra de teatro In nomine Dei, publicada por la Editorial Arte y Literatura, toma como argumento un hecho histórico: la pugna entre católicos y protestantes que tuvo lugar entre los años 1532-1535. Hace reflexionar sobre la naturaleza humana, la introducción de la poligamia, los ataques militares y la masacre de los vencidos a manos de las fuerzas triunfantes.

Un eterno contemporáneo es el protagonista del tributo que estremece desde la creación múltiple. Referente ético para los tiempos presentes y futuros, José Saramago vuelve, una, otra vez, en la piel de personajes estremecedores, en atmósferas, conflictos, relatos sobre los sufrimientos, la ignorancia, la amistad, el amor, la esperanza y su conquista para lograr el mejoramiento de la vida.

El acervo bibliográfico ilustra la diversidad temática del escritor portugués.

CRÉDITO

Fotos: Leyva Benítez

Comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos