Eurasia y Cuba, tan lejos y tan cerca
Mapa del núcleo fundacional de la UEE. / cubaeconomica.com
Eurasia y Cuba, tan lejos y tan cerca
Mapa del núcleo fundacional de la UEE. / cubaeconomica.com

Eurasia y Cuba, tan lejos y tan cerca

Tal vez al “común” de los mortales le sean indiferentes los debates académicos en torno a si alrededor impera lo unipolar o lo multipolar. Aun así, muchos seres en Latinoamérica, por ejemplo, han mejorado la existencia a través de los convenios cubanos con gobiernos progresistas de la región una década atrás, al proveer médicos donde nunca ningún galeno burgués se atrevió a ir. Esos fueron gérmenes de multilateralismo.

Ahora, cuando una nueva guerra nos hace vulnerable a todos, es más patente que nunca que hay partos de bloques por doquier. Algunos dañan; otros se consensuan a favor del bienestar colectivo, con sentido práctico, humanista y solidario.

No podía ser diferente, porque en la centuria XXI del planeta los tradicionalmente marginados, los indígenas, las mujeres, los negros, la clase obrera, ni se callan ni se resignan a la explotación: pelean. “El señor de los cañones”, o sea, Estados Unidos y sus satélites se creyeron el sueño de Fukuyama del fin de la Historia. Contradiciendo las leyes del devenir humano.

Una visión interesante 

El presidente del Presídium del Consejo de Política Exterior y de Defensa ruso, Fiódor Lukiánov, considera que las medidas de la Unión Europea contra su nación solo exacerbarán el ya en marcha proceso de fragmentación de la actual situación internacional.

Y subraya la siguiente verdad: la estructura energética de Eurasia empezará a fluir de Moscú hacia Asia. A China en primer lugar, que (según el asambleísta) significa un nuevo equilibrio político en la vasta zona, afectando integralmente al orden mundial conocido.

Para el bienestar del hombre (y mujer) “común”

Eurasia y Cuba, tan lejos y tan cerca
En su intervención, Díaz-Canel reiteró “el compromiso de potenciar nuestra inserción en este mecanismo integrador y honrar la condición que hemos recibido”. / acn.cu

Prepotente como es, Washington minimizó la significación de esa variable, del mismo modo que le ha restado la debida importancia a la actual Unión Económica Euroasiática (UEE), redondeada en enero de 2015, habiendo dado sus pasos iniciales en mayo de 2014, mientras el Tío Sam guerreaba en vano en Afganistán, del que debió salir estrepitosamente. La integran Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Rusia, y cuenta con Cuba entre los observadores.

Se presume, por los expeditos lazos amistosos con el Kremlin, la incorporación de China, gran compradora de hidrocarburos rusos y contendiente serio de los yanquis.

Si bien hay diferencias dentro del bloque, se descartan discriminaciones ideológicas, muestra de palpable democracia.

Al revisar fuentes para este texto, encontré una cubana sumamente interesante, introductora de un concepto novedoso, que desde el propio título se aprecia: “La importancia de fortalecer la cooperación bilateral entre Cuba y Rusia en los marcos del Nuevo Regionalismo (la negrita es de la comentarista) de la Unión Económica Euroasiática”, del doctor en Ciencias, Oscar Julián Villar Barroso, de la Universidad de La Habana.

En opinión del investigador, la creación de la entidad (a la que designa como UEEA) les ha permitido a los principales miembros fortalecer posiciones internacionales, dígase: territorio, con más de 20 millones de kilómetros cuadrados; la tenencia de petróleo, con 605.1 millones de toneladas; gas, con 710.2 miles de millones de metros cúbicos; la producción de abonos minerales y una extensísima vía férrea. Como si esto fuera poco, sobresale por su producción de leche, papa, hierro fundido, carbón, acero y trigo.

Imposible soslayar las altísimas potencialidades en el comercio, el turismo, las finanzas o en las revolucionarias TIC, sin las cuales ya nada se mueve en el mundo. La organización está conformada por una población descomunal: 175 100 000 de habitantes, totalizando un producto interno bruto (PIB) de 2 411.2 miles de millones de dólares.

Además, no se trata de cualquier tipo de gente, pues su núcleo duro, ex repúblicas soviéticas, cuenta con la herencia cultural y educativa del primer Estado socialista en el poder, exponente claro de que la historia siempre se modifica, nunca se queda estática.

Coincidencias

Villar Barroso concuerda en lo fundamental con los criterios de Fiódor Lukiánov. Pero veamos qué dice el cubano textualmente: “El Neoregionalismo o Nuevo Regionalismo no es otra cosa que la materialización de nuevas formas de integración a partir de la asunción de una manera diferente de relaciones entre las naciones a las que primaron durante la época de la Guerra Fría y que forma parte de una tendencia actual que está optando por configurar un mundo “desamericanizado”, proceso que está siendo encabezado por un grupo de potencias emergentes”.

Cuba sigue fortaleciendo amistades

Nuestro país ostenta el estatus de Estado Observador del Consejo Supremo Económico Euroasiático desde el 11 de diciembre de 2020. Un año después, y debido a la covid-19, el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, intervino virtualmente el 10 de diciembre.

Emocionado agradeció, en nombre del pueblo cubano, “el apoyo de sus Estados al enfrentamiento de la pandemia y a nuestro reclamo por el cese del bloqueo”. Ratificó la “determinación de seguir adelante”. Y se despidió cordialmente: “Tenemos la convicción de que juntos somos capaces de avanzar en los procesos de integración entre nuestros países y de que el año 2022 será provechoso para la realización de los objetivos y metas comunes”.

Comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos